Rafael Correa quiere enfrentar al neoliberalismo con cumbre de dirigentes de izquierda

“Tenemos que organizarnos y movilizarnos para volver”, precisó

El ex Presidente de Ecuador, en su visita a Argentina, anunció la organización de una cumbre de dirigente de izquierda, especialmente, de ex mandatarios de la región para enfrentar el nuevo avance del neoliberalismo. “Lo importante es que estos retrocesos no sean costosos ni irreversibles. Por eso tenemos que organizarnos y movilizarnos para volver”, señaló.

El ex presidente de Ecuador Rafael Correa denunció que los gobiernos de derecha de la región pusieron en marcha “un nuevo Plan Cóndor contra ex presidentes” latinoamericanos que consiste en el impulso de denuncias “falsas de corrupción” contra ellos y a través de las cuales intentan deslegitimizarlos “hasta destruirles la reputación” para dejarlos afuera del juego electoral.

Esta operación, añadió, cuenta con “la complicidad de los medios de comunicación” que defienden “el lucro” por sobre la información a la sociedad. “Hemos cambiado del Estado de derecho al Estado de opinión”, cuestionó.

“Una buena prensa es vital para la democracia, pero una mala prensa puede ser fatal para la democracia”, definió el ex mandatario durante la charla por AM 750 en la que puso en el blanco de sus críticas al modo en que los medios de comunicación operan en política. De hecho, reveló, está escribiendo un libro al respecto.

“El conflicto esencial es que los medios son empresas privadas con fines de lucro. Entre eso y el interés de los ciudadanos, en ellos prima e fin del lucro”, dijo para explicar uno de los puntos de partida de su análisis. En su opinión, “si hoy no te sometes a los medios, ellos te muestran con más ganas quién es el que manda. Eso se llama manipulación”.

El ex presidente ecuatoriano mantuvo una entrevista con el programa La Mañana, con Víctor Hugo Morales, en la que también sostuvo que es “indispensable una unidad continental” de los sectores de izquierda y centro izquierda para enfrentar el nuevo avance del neoliberalismo. Para esto, anunció, “me he reunido con ex presidentes y dirigentes para ver si hacemos una cumbre que cualquier demócrata va a respetar”.

En su análisis sobre la actualidad latinoamericana, Correa sostuvo que el avance de gobiernos de derecha durante los últimos años no es algo irreversible. “Los procesos no son lineales”, dijo e indicó que, en su criterio, “lo importante es que estos retrocesos no sean costosos ni irreversibles. Por eso tenemos que organizarnos y movilizarnos para volver”.

Desde ya, no dejó de reconocer que “hubo errores” en los gobiernos progresistas que estuvieron al frente de la región en los últimos 15 años. “Son las secuencias del desgaste del poder y de nuestro propio éxito”, afirmó y puntualizó que uno de los puntos débiles de ese período fue que “creamos una clase media nueva que ahora cree en las ilusiones que le venden la derecha y los medios”, y por eso los apoyan.

No obstante, dejó claro que “hay una diferencia entre ser autocrítico y darle la razón a quien no la tiene”. “¿Quién no tiene errores? Lo importante de destacar es que en esos años ha habido cambios trascendental” que no deben ser vistos como desaciertos.

Corra también se refirió al referéndum impulsado en su país por el gobierno de Lenín Moreno, para cerrarle el paso a su intento de retorno. “La consulta fue una barbaridad jurídica y fuera del orden constitucional”, sentenció. “Imposibilita que los funcionarios acusados de corrupción queden inhabilitados de por vida” para ocupar cualquier cargo público “sin que se haya definido siquiera a qué se llama corrupción”, explicó.

Además, calificó de “traidores” a los dirigentes del actual gobierno que también fueron funcionarios del suyo. “Fue el más duro golpe que recibí desde aquel 30 de septiembre de 2010 (en que fue secuestrado por la policía acuartelada). Con muchos tuvimos una relación muy cercana. Había gente que creció conmigo, que la apoyé y promocioné. Y ahora nos traicionan”, lamentó.

Correa también se refirió a la situación del creador de Wikileaks, Julián Assange, quien se encuentra asilado en la Embajada de Ecuador en Londres desde 2012, cuando la “revolución ciudadana” estaba en el poder. “Creo que no se irá por mucho tiempo de allí. Pero deja que Estados Unidos presione un poco más”, consideró para poner en duda la posición que mantiene el gobierno de Lenín Moreno.

Fuente: Página 12

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s