Guayas: el tratamiento de aguas, en deuda con el ambiente

Santa Arroyo y sus hijos se han acostumbrado a vivir entre las privaciones y los malos olores en la cooperativa Unidos Venceremos 2. Su vivienda es parte de una hilera de rústicas construcciones de caña y madera donde viven más de un centenar de familias asentadas desde hace unos 15 años al pie de las lagunas de oxidación de El Recreo, en el noreste de Durán.

El riesgo ambiental importa poco en ese asentamiento carente de servicios básicos que ocupa parte de las 30 hectáreas asignadas para la depuración de las aguas servidas del cantón. Las orillas del depositario se han convertido en botadero de basura y, para algunos, en espacio para la siembra de plátanos, como lo constata en el sitio un equipo de EXPRESO.

El Ministerio de Ambiente (MAE) otorgó hace dos años la licencia ambiental para la operación de ese sistema de lagunas de oxidación.

La vulnerabilidad de la infraestructura sanitaria y el déficit en la prestación del servicio son temas preocupantes en Durán, una de la urbes ecuatorianas con mayor índice de ocupaciones ilegales. Pero esas deficiencias son palpables también en otros cantones del Guayas.

A más de un escaso sistema de alcantarillado, en la provincia no existe un adecuado tratamiento de aguas servidas, sobre todo en las zonas rurales, lo que conlleva a impactos ambientales, menciona un diagnóstico del Consejo Provincial del Guayas, organismo acreditado por el Ministerio de Ambiente como autoridad ambiental de aplicación responsable en su jurisdicción.

A 2016, seis municipios no realizaban procesos de tratamiento a las aguas residuales domésticas (Balzar, El Triunfo, Milagro, Pedro Carbo, Simón Bolívar y Bucay), de acuerdo con un registro que el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) entregó a este Diario. Milagro pudo salir de esa lista y hoy cuenta con un sistema de lagunas de estabilización relativamente nuevo.

Asimismo, cuatro cantones (Jujan, El Empalme, Salitre e Isidro Ayora) carecían de un sistema de alcantarillado. El Empalme debía concluir la obra en el presente año.

En la provincia, el 62,5 % de las aguas residuales tratadas van a parar a los ríos, mientras que el porcentaje restante se descarga en sitios como canales y pantanos, de acuerdo con el reporte oficial.

Los bajos presupuestos de los municipios y la falta de conciencia ambiental son, a criterio de Verónica Llaguno, directora de Gestión Ambiental de la Prefectura, factores para que exista un inapropiado tratamiento de las aguas servidas.

El Ministerio de Ambiente insiste en que los operativos de control a las descargas de aguas negras de proyectos sanitarios, son permanentes. La dirección de esa entidad en Guayas no reporta en este año sanciones administrativas contra municipios, por incumplimientos a la normativa ambiental.

“Los problemas más comunes que encontramos es que no muchos cumplen con el rango permisible”, reconoce Evelyn Montalván, directora del MAE en Guayas. La funcionaria explica que, por ello, a los infractores se los conmina a que presenten planes de acción “para que realicen su mejoramiento a fin de que no incurran en una sanción administrativa”.

Sobre las condiciones sanitarias en la gestión de las aguas servidas, EXPRESO constató, en un recorrido, situaciones dispares en el área metropolitana del gran Guayaquil, que comprende poblaciones de Samborondón, Daule, Durán y Milagro.

En el Puerto Principal, con un 92 % de cobertura en alcantarillado, la empresa concesionaria busca una remediación para los malos olores que emana el sistema de lagunas de oxidación Guayacanes-Samanes. Samborondón y Daule mejoraron la gestión sanitaria con nuevas plantas de tratamiento, mientras que Durán y Milagro sufren todavía por su incompleta obra de drenaje.

EXPRESO inicia hoy una serie de reportajes sobre el estado de la infraestructura sanitaria de los cantones que conforman la conurbación de Guayaquil.

Las autoridades ambientales

Evelyn Montalván, Ministerio del Ambiente

“No existe un cantón que tenga el 100 % de cobertura sanitaria, para que las aguas tengan un tratamiento adecuado. Sobre el caso de las lagunas de Durán, debe haber un área de retiro de 50 metros. Si el MAE va al sitio y evidencia un incumplimiento, puede iniciar un proceso contra el Municipio”.

Verónica Llaguno, Prefectura del Guayas

“Hay muchos sectores de Guayas que todavía no cuentan con plantas de tratamiento calificadas. Hay algunos que todavía la tienen en construcción. Municipios como el de Durán, Nobol y Balao ya la tienen. Nosotros, como autoridad ambiental, nos encargamos de realizar el seguimiento y control”.

Con información de El Expreso y Republica Del Banano

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s