Acosta: “Gobierno morenista ya no puede vivir de la deuda o tarjeteo, caeremos en una crisis”

El analista, Alberto Acosta Burneo, advirtió que si el Gobierno no aumenta el ritmo de la toma de decisiones en las medidas económicas el país corre el riesgo de caer en una crisis de iliquidez. “En realidad tenemos una crisis económica muy complicada. El peligro que estamos corriendo es que si el ritmo es muy lento lleguemos a un momento en que Ejecutivo ya no pueda vivir de la deuda o tarjeteo y caigamos en una crisis”.

“Es realidad tenemos una crisis económica muy complicada, y así porque los síntomas no se sienten en su gran magnitud debido a un sistema monetario que nos blinda de estos efectos y se trata de la dolarización. Gracias al dólar no sentimos los ciudadanos los efectos de la crisis que se está viviendo en el país.

Recordó que los ecuatorianos tenemos que estar claros en que nos encontramos “en una situación muy complicada”. “La estrategia que se adoptó, desde hace ya seis años, fue la de posponer las correcciones económicas con más deuda. Lo que buscaban es que la gente no sienta la crisis, pero eso generaba mucha deuda. Esto era algo insostenible”.

Afirmó que ahora el cambio de estrategia es urgente, “el riesgo existe, decir que aquí no pasa nada, que todo está muy bien y seguir tarjeteando. Todos sabemos cómo termina quien quiere vivir de la tarjeta de crédito, termina quebrado. Esto es lo que puede pasar en el país”.

“El origen de la crisis nace de un exceso de gasto para el nivel de ingresos actuales. Ya son seis años consecutivos que el Estado está pagando más de lo que recibe. Eso es lo que ha vivido el Ecuador durante estos años y generamos déficits superiores al 4% del Producto Interno Bruto (PIB). El resultado es que la deuda ha subido significativamente, tenemos pasivos en este momento de US$58 mil millones de dólares. Todas las deudas las tenemos que pagar los ciudadanos”.

Sobre las medidas económicas adoptadas por el Gobierno, como la focalización de subsidios y la disminución del tamaño del Estado, Acosta, afirmó que “en este momento las decisiones que debe tomar el Ejecutivo deben estar encaminadas en reducir el nivel de gasto y generar sustentabilidad”. Aseguró que las herramientas que está planteando el Gobierno en términos económicos, “va en la ruta correcta”.

“El Estado está hablando de austeridad, de reducción o focalización de subsidios a los que más lo necesitan e incentivar la inversión privada. La gran pregunta es si el ritmo que está siguiendo el Gobierno es el adecuado. Yo tengo mis dudas, si bien la dirección es la correcta, no sé si el ritmo es el adecuado. El peligro que estamos corriendo es que si el ritmo es muy lento lleguemos a un momento en que Ejecutivo ya no pueda vivir de la deuda o tarjeteo y caigamos en una crisis de iliquidez”.

Acosta aseveró que ese es el escenario que se debe evitar, “hay que acelerar el ritmo de las medidas antes de llegar a una crisis”. Sobre la propuesta de focalización de subsidios y un posible encarecimiento de producto, explicó que es falso que el incremento de la gasolina súper ha generado el incremento de los productos. “Hay incrementos de precios por otras razones que no tiene que ver con el aumento de la súper”.

“Hay que estar claros, como ciudadanos, que los subsidios no son gratuitos. Estos los pagamos todos, vía impuestos. Tenemos dos opciones ahora y debe tomarla el ecuatoriano, ya que tenemos un exceso de gasto que tiene que ser financiado de alguna u otra manera: por un lado hay la opción de focalizar subsidios, es decir que quienes sí podemos pagar por algún servicio lo hagamos y la otra es que nos siga el estado subsidiando pero que se aumente los impuestos como el IVA”.

Acosta recordó que “no hay almuerzo gratis”, y mencionó que es necesario escoger una alternativa u otra. “Yo creo que la decisión correcta es ir focalizando los subsidios, que quien pueda pagar lo haga. Son US$ 3 mil millones de dólares que se destinan a los subsidios de combustibles, es lo mismo que se destina a educación”.

“Es una aberración que un país pobre como el Ecuador, destine a subsidiar combustibles lo mismo que a la educación. La única manera de conseguir que los recursos se destinen a lo que en verdad necesita el país es racionalizándolos de manera lógica. No necesitamos entregar recursos a quienes no lo necesitan”.

Comentó que existe un estudio del Ministerio Coordinador de la Producción del 2010, en el que se estableció que el quintil más rico de la población recibía alrededor de US$418 dólares al año en subsidios a los combustibles, mientras que el quintil más pobre solo recibía US$ 91 dólares anuales. “Estemos claros los subsidios están llegando a quienes no lo necesitan”.

Sobre la remisión de multas y recargos, propuesta por el Gobierno, aclaró que este tema se ha politizado pero que esta es beneficiosa a la economía del Estado. “Este proceso se ha prestado para usos politiqueros de gente que quiere causar insatisfacción. Este mecanismo lo utilizó Rafael Correa en el 2015 y lo que se quiere hacer es convencer a los que están en disputa con el país, por deudas tributarias, que abandonen sus juicios y paguen esas deudas”.

“De ahí va a venir la plata. No es que se está perdonando impuestos, eso es falso, lo que se está pidiendo es que no se continúe con los procesos engorrosos que probablemente podría perder Ecuador”. Aclaró que no es que las deudas que se tenían entre empresas y Estado esten en firme sino que estaban impugnadas ante la justicia.

“Lo que busca el Gobierno es anticipar los ingresos, necesita dinero ahora. No puede esperar dos o tres años que pueden durar los juicios. Este es solamente un mecanismo para anticipar ingresos, no es que el Gobierno esté siendo perjudicado por esta remisión”.

Acosta afirmó que el Ecuador necesita más producción. “Para conseguir esto es necesario tener más inversión, es decir, tiene que haber capitales eso es lo único que genera nuevos empleos, mas pago de salarios y más bienestar”. Mencionó que el Gobierno tiene que estar claro en que se debe generar el ambiente adecuado para impulsar la inversión.

“Tienen que venir esos capitales del exterior, muchos de los dineros de ecuatorianos están en otros países, porque prefieren ir a lugares más atractivos. Capitales ecuatorianos que van a Colombia o Perú, eso es lo que tiene que cambiar el país. Los capitales no están en el país están en el exterior y no van a llegar por leyes que los obliguen a regresar sino cuando el Ecuador sea competitivo”.

Acosta afirmó que la apertura comercial tiene grandes beneficios permitirá que el país pueda colocar sus productos en mayores mercados. “Así los productores están obligados a competir y mejorar. Lo peor que pudo pasarle al país en estos últimos años fue la sustitución de importaciones”.

“Tratar de encerrar a los productores nacionales en una pecera para supuestamente protegerlos, lo que hizo en verdad fue atrofiarlos”. Mencionó que en la actualidad lo que se vive en el país es que los productos han ascendido los precios “sin mejorar, están ganando ventas extraordinarias”.

“Si queremos que mejore la producción tenemos que ponerles competencias. Que sea mejorar o morir esas son las alternativas”. Recordó que de este proceso los grandes beneficiarios somos los ciudadanos, “ya que podemos tener productos de mejores precios, más competitivos y de mejor calidad”.

“En la actualidad hay un proceso muy preocupante que se vive en el país. Hay productos ecuatorianos que se venden más baratos en otros mercados como Colombia de lo que se venden aquí. Eso es parte de la sustitución de importaciones que se vivió, todos sabemos que a menor oferta mayor precio”.

Comentó que en otros mercados los productos nacionales pueden competir con otros. “Es hora de que los ciudadanos dejemos de subsidiar a productores ineficientes y que compitan”.

Acosta aseguró que la producción nacional no se ha estancado por la competencia o inversión que llega internacionalmente. “Se estanca por las medidas que no le permiten ser competitivos. La política pública tiene que enfocarse no en impedir que compitan sino en mejorar estos aspectos”.

Por ejemplo, el sector de ensamblaje de vehículos, “tiene un problema muy grave, es una aberración que los ensambladores de vehículos tengan que pagar un 15% de arancel a las piezas que se importan para poder construir un auto en el Ecuador. Es decir desde que se trae las partes ya hay medidas que afectan al sector. Ese arancel tiene que desaparecer”.

“No podemos pedir que los productores sean competitivos cuando el Estado entrega todo tipo de recargos. Es momento que el Gobierno revise en cada uno de los sectores cómo mejorar esto”. Recordó que existe una tramitología excesiva que incrementa costos, junto con cargas impositivas, inflexibilidad laboral, entre otras.

“Tenemos una gran serie de factores que encarecen la producción. La preocupación debe de ser como ayudamos a los productores a reducir gastos”.

Ante la problemática de desempleo que se ha generado en el Ecuador, Acosta, afirmó que “desde el 2016 ha habido una caída fuerte en el empleo privado pero las plazas públicas siguieron subiendo. “Recién este año se está hablando de recortes, sin embargo, el sector privado si presentó disminución de plazas. Hemos visto como el empleo de calidad se ha reducido en el país”.

“A diciembre de 2007 existían más de 400 mil servidores públicos en 2017 esta cifra ascendió a más 700 mil. En cambio cada vez hay menos empleo en el sector privado, a septiembre del 2014 58 de cada 100 personas tenían un empleo adecuado, ahora 48 de cada 100. Estas personas han perdido un empleo en el sector privado”.

Acosta recordó que la situación que se está viviendo en el Estado es insostenible, “hay que estar muy claros cuales son las alternativas en este momento, si el Estado continúa con esas plazas hay que subir aranceles, impuestos o comenzar a reducir de manera significativa los puestos en el sector público”.

“Solamente a través de nueva inversión se generan nuevas plazas de trabajo”. Finalizó mencionando que es imperante que el Gobierno aplique medidas de austeridad, “que deje de gastar, para conseguir una política de competitividad. Es necesario comenzar a revisar todo el esquema tributario. Hay que acelerar la reducción del tamaño del Estado y seguir incrementando inversiones de salud, educación, entre otros. Los recursos son escasos”.

Fuente: Ecuadorinmediato y Republica del Banano

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s