Ministra afirma que pondrán a órdenes de la justicia la llamada de “Resistencia combativa” de RC

Luego de que el excanciller Ricardo Patiño llamara a una “resistencia combativa” en contra del gobierno del Presidente Lenín Moreno a los simpatizantes y militantes de la Revolución Ciudadana y a quienes estuvieran en desacuerdo con el régimen, la ministra del Interior, María Paula Romo, advirtió: “Si pretenden tomarse instituciones, tomarse carreteras o caotizar el país, no vamos a dudar en detener a esas personas y llevarlas a órdenes de la justicia”.
“En este gobierno, las personas no son detenidas ni perseguidas, ni por lo que piensan, ni por lo que dicen. Pero si pretenden tomarse instituciones, tomarse carreteras, o caotizar el país, no vamos a dudar en detener a esas personas y llevarlas a órdenes de la justicia”, enfatizó la Secretaria de Estado, en breves declaraciones a la prensa.

Reiteró que, actualmente, en el Ecuador existen exfuncionarios que tienen que responder penalmente ante la justicia y políticamente ante el país, por lo que no pueden convertir el caos o la agresión en su estrategia de defensa. “Es nuestra responsabilidad el asegurar que se mantenga el orden y vamos a hacerlo”, insistió.

Y es que, durante su intervención en la IV Convención Nacional de la organización política, Patiño alertó: “Vamos a pasar de actividades pacíficas a otras que van a ser reprimidas. Vamos a prepararnos para esa represión. No vamos a dar papaya tampoco, vamos a prepararnos para la represión porque tenemos que tomarnos las instituciones públicas, que cerrar los caminos, que acompañar a nuestro pueblo”.

Por lo que lanzó un reto a los agentes de inteligencia que, según dijo, estaban presentes en la reunión: “Díganle a sus jefes que no les tenemos miedo, que nos cojan presos, carajo, no les tenemos miedo. Ahora vamos a demostrar nuestra capacidad y veremos a los compañeros de los chats, que han sido muy combativos, a combatir en las calles”.

(JPM)

Fuentes: Twitter Pública FM/El Comercio – Ecuadorinmediato.com

“Tenemos que tomarnos las instituciones públicas”, enfatizó Ricardo Patiño

El movimiento Revolución Ciudadana organizó su IV Convención Nacional en Latacunga, este fin de semana. Durante su intervención, el excanciller Ricardo Patiño llamó a una “resistencia combativa” en contra del gobierno del Presidente Lenín Moreno. “Es necesario pasar a la ofensiva. Cambiamos las estrategias de resistencia pasiva y organizada a la resistencia combativa”, enfatizó.
“Hay tiempo para cada cosa, no estábamos todavía preparados para poder hacer eso algunos meses atrás. Ahora, no es que todo está facilito, pero estamos en mejores condiciones. Vamos a pasar de actividades pacíficas a otras que van a ser reprimidas. Vamos a prepararnos para esa represión. No vamos a dar papaya tampoco, vamos a prepararnos para la represión porque tenemos que tomarnos las instituciones públicas, que cerrar los caminos, que acompañar a nuestro pueblo”, insistió.

Por lo que lanzó un reto a los agentes de inteligencia que, según dijo, estaban presentes en la reunión: “Díganle a sus jefes que no les tenemos miedo, que nos cojan presos, carajo, no les tenemos miedo. Ahora vamos a demostrar nuestra capacidad y veremos a los compañeros de los chats, que han sido muy combativos, a combatir en las calles”.

Una de las cosas más importantes, enfatizó Patiño, es la persistencia, valentía y claridad de objetivos y mensajes. “Yo he planteado, por ejemplo, pararnos al frente de la Asociación de Bancos Privados (ASOBANCA) con un letrero -ojalá no seamos 5, sino 100, 500, 1.000- que diga ‘devuelvan la plata que le robaron a los ecuatorianos’”.

“Iremos al Ministerio de Acuacultura para reclamar por las millas de los compañeros pescadores artesanales. Ahí nos paramos 1, 2, 3 días, los que sean necesarios. Vamos a ir y a tomar las acciones necesarias en las carreteras en reclamo a los precios del arroz. Muchos de ustedes ya las han hecho, cerraremos las carreteras y quemaremos llantas, si es necesario, para demostrar que la lucha del pueblo está encendida”, dijo.

Patiño reconoció que durante el gobierno de Rafael Correa, como autoridades decían que estas acciones no se debían tomar, pero si el régimen atendía al pueblo ecuatoriano. Sin embargo, aseveró que en el periodo de Lenín Moreno esa atención no ha existido. “Si el gobierno ofende al pueblo, si permite que le roben, si ataca a los campesinos, agricultores, pescadores, si hace eso, nosotros tenemos que tener una resistencia combativa”.

“Esperamos que los dirigentes, los compañeros concejales, asambleístas, etc., estén al frente de esa lucha. Nos golpearán, nos llevarán presos, pero nosotros tenemos que resistir porque nuestro pueblo ya está pendiente y atento a la reacción que nosotros tomemos. No estamos diciendo que utilizaremos la violencia, vamos a hacer una resistencia con nuestro pueblo”, comentó.

(JPM)

Fuentes: Teleamazonas – Kolectivoz

Ecuadorinmediato.com

Fernando Alvarado se encuentra en Caracas, según fuentes

El exsecretario de Comunicación Fernando Alvarado se encuentra en Caracas, Venezuela, bajo protección de la Dirección General de Contrainteligencia Militar, según ha conocido este sitio,  de fuentes no oficiales vinculadas al Servicio Bolivariano de Inteligencia, al que ha tenido acceso La República.

Según las mismas fuentes, que se mantienen anónimas, pero que gozan de gran credibilidad para este medio, Alvarado ha llegado a Caracas en un vuelo de la petrolera PDVSA, procedente de Bolivia.

#Brasil da giro hacia la ultraderecha

Tras las encuestas a boca de urna en la elección presidencial de segunda vuelta en Brasil, el ultraderechista Jair Bolsonaro alcanzó un 56 % de votos, frente al representante del Partido de los Trabajadores, Fernando Haddad con 44 %  de votos.

Jair Bolsonaro fue durante casi tres décadas un diputado irrelevante de Brasil, pero el domingo este excapitán del Ejército fue electo presidente, gracias a su propuesta de mano dura en un país sumido en el descontento, y pese a su discurso misógino, homófobo y racista.

En los últimos días de la campaña, Bolsonaro no abandonó su estilo provocador y hace tan solo una semana dio su “pésame” a la “prensa vendida”,agradeció a sus seguidores porque “están salvando nuestra patria” y dijo que el encarcelado expresidente Luiz Inácio Lula da Silva “va a pudrirse en prisión”.

En contraste con sus diatribas, también abrió la puerta a retroceder en propuestas polémicas como la de retirarse del Acuerdo de París sobre el clima.

A menudo apodado “el Donald Trump brasileño”, este defensor de la familia tradicional, de Dios y del porte de armas impulsó su campaña por redes sociales, con un discurso antisistema en un país en profunda crisis política, económica y de seguridad.

Nostálgico declarado del régimen militar (1964-1985), llegó a afirmar hace dos años que “el error de la dictadura fue torturar y no matar”.

Ya el 7 de octubre había estado a punto de obtener la victoria en la primera vuelta, Bolsonaro obtuvo 46% de los votos, frente a 29% para Haddad. Con esto, la fuerza política de Bolsonaro, el hasta entonces minúsculo Partido Social Liberal (PSL) se convirtió en la segunda mayor representación en la Cámara de Diputados.

Desde temprano los simpatizantes de Bolsonaro se concentraron frente a su casa, en el exclusivo barrio de Barra de Tijuca, en Río de Janeiro. Desde alí el candidato del partido Social Liberal (PSL) , desde donde dirigió toda su campaña a través las redes sociales tras sufrir una puñalada en un mitin callejero a principios de septiembre.

Antes de caer la noche ya eran una multitud envuelta en banderas de Brasil, que festejaba a rabiar el triunfo del exmilitar al conocer los resultados de boca de urna.

El ultraderechista, con una activa campaña en las redes sociales, ganó popularidad con las promesas de liberalizar el porte de armas para combatir una inseguridad galopante y de librar una guerra sin cuartel contra la corrupción.

Incertidumbre en Brasil

A inicios de mes, un sondeo de Datafolha mostró que 88% de los brasileños se sienten “inseguros”, 79% “tristes por la situación del país”, 78% “desanimados”, 68% con “rabia” y 62% con “miedo del futuro”.

En caso de victoria de Bolsonaro, su gurú económico, Paulo Guedes, tratará de lanzar un programa de privatizaciones para reducir la deuda y reactivar la economía, que viene de dos años de recesión y dos más de débil crecimiento.

El próximo presidente de Brasil deberá tratar con un Congreso con partidos debilitados por los escándalos y dominado por los lobbies conservadores del agronegocio, las iglesias evangélicas y los defensores del porte de armas. (I)

Con información de El Universo

Izquierda Democrática confirma candidatura de Paco Moncayo a Alcaldía de Quito

Además, informaron que hasta el 15 de noviembre completarán sus cuadros para las seccionales del próximo año

Este sábado 27 de octubre se desarrolló un encuentro del movimiento político, Izquierda Democrática, en la Plaza Belmonte del Centro de Quito. El evento sirvió para confirmar la candidatura de Paco Moncayo a la Alcaldía de la Capital, además, para para posesionar a las directivas del partido en las 32 parroquias urbanas del Distrito. En la asamblea también se confirmó que hasta el 15 de noviembre ya tendrán listos a todos los cuadros que serán postulados a las elecciones seccionales.
La Presidenta Nacional del Partido, Wilma Andrade, señaló que la ciudad ya no necesita más experimentos ni improvisaciones, por lo que tomaron la decisión de apoyar al ex general en su candidatura. Asimismo, manifestó que su postulación cuenta con el respaldo de movimientos como Vive y Democracia Sí, además de colectivos y organizaciones sociales: “La ciudad ya no necesita experimentos, necesita gente con experiencia en un momento difícil que vive la ciudad”.

Por su parte, Moncayo señaló que la ciudad debe volver a ser un sitio seguro para todos, por lo que trabajarán en construir un Quito más accesible, equitativo y solidario: “Ya lo hicimos y lo vamos a volver a hacer. Nuestros niños deben caminar tranquilos por las calles, nuestras mujeres deben transportarse en buses, taxis y saber que no van a ser acosadas ni ofendidas”.

En el acto participaron figuras tradicionales de este movimiento como Andrés Vallejo y Luis Caicedo. También estuvo matizado por la presentación de artistas populares, entre ellos Delfín Quishpe.

Paco Moncayo fue Alcalde la Quito entre los años 2000 y 2009