USD $9.000 millones en financiamiento requerirá Ecuador en 2019, según estimaciones de economista Santiago García

Catedrático de Universidad Central insiste en llegar a un pacto social en temas crediticios, subsidios, financiamiento y prioridades presupuestarias, por ejemplo, en educación

La proforma del 2019, asciende a USD $31.318,8 millones y representa 1.3% menos que la de este año, en relación al Producto Interno Bruto (PIB), sin considerar la cuenta de importación de derivados, según explicó el ministro de Finanzas, Richard Martínez. En declaraciones exclusivas para Ecuadorinmediato.com, Santiago García, analista económico y catedrático de la Universidad Central del Ecuador, comentó que, según estimaciones, son USD $9.000 millones en financiamiento los que requerirá Ecuador en 2019.

A su criterio, esta proforma es bastante complicada para una economía muy difícil como la ecuatoriana. El tema fiscal es muy complicado de trabajar y abordar ya que, por un lado, se intenta, de alguna manera, reducir el presupuesto público, el gasto corriente, sin tener un resultado favorable. Sin embargo, se logra reducir la inversión pública.

Consideró que existe cierto optimismo para capturar ciertos ingresos, pensando que la economía va a funcionar de la mejor manera posible y habrá un buen crecimiento. Pero, en realidad, éste será del 1,4%. Otra de las preocupaciones, mencionó, es que el Ecuador ha caído en un punto en donde se está repitiendo la historia de décadas pasadas.

“Por ejemplo, si sumamos lo que son amortizaciones e intereses de la deuda pública, llega a más de USD $7.000 millones, que es mucho más que salud y educación. La situación fiscal del Ecuador es complicadísima y creo que deberíamos tomar conciencia de esa realidad, no tanto para buscar culpables, sino alternativas porque eso es lo que le interesa al pueblo ecuatoriano”, señaló.

En cuanto a la fijación del precio del petróleo, en USD $58 dólares, el catedrático no cree que el precio esté “inflado”, tomando en cuenta que, de enero a agosto de 2018, lo que el Ecuador ha recibido de dato duro es la cifra de USD $65 dólares por barril. Recordó, por ejemplo, que en el 2014, se mantuvo el precio del petróleo en USD $80, cuando ya se sabía que en ese año “iba tomando fuerza esa caída brutal, que luego se originó en 2015”.

“Los políticos, el gobierno de ese entonces decidió dejarlo en ese valor y se verá qué pasa. Eso forma parte de los problemas que han venido a continuación porque eso permitió inflar las operaciones de gasto y luego se nos cayó y nos encontramos en lo que ahora estamos. Es decir, un gasto público bastante considerable y un financiamiento bastante débil”, comentó.

La reducción del presupuesto en sectores de salud, educación, cultura y mantenimiento vial ha sido causa de preocupación en la ciudadanía, por lo que, desde varios sectores, ya se han anunciado movilizaciones. Para el analista económico, lo fundamental en este punto es poder priorizar, pero recalcó que el gasto social se intenta mantener en la proforma.

“Otra cosas positiva que se ve son las transferencias que se hacen a los Gobiernos Autónomos Descentralizados (GADs), que se incrementan en USD $530 millones. Entonces, es un claro-oscuro, es decir, no todo es malo ni todo es bueno. Por eso es que insisto en que se mire en su globalidad: ingresos, gastos y financiamiento. Por la información que tenemos del Consejo Sectorial de lo Social, no se reduce el gasto, sino que se mantiene, pero educación pública disminuye de USD $1.443 millones en septiembre de 2018 a casi USD $1.300. Se reduce USD $140 millones, impactando a la Central, por ejemplo, en cerca de USD $20 millones”, añadió.

En este marco, llamó a tomar conciencia a la ciudadanía y a los políticos sobre un escenario económico extremadamente difícil. Expuso además, que en materia de financiamiento, siendo que el Ministerio habla de USD $8.200, las estimaciones que han hecho como economistas, es que, aproximadamente, el Ecuador, para 2019, va a requerir USD $9.000 millones.

“Esto ha hecho que la evaluación de riesgo internacional nos lleve a un riesgo país de 700 puntos, por encima de Argentina, que no se compadece con la situación socioeconómica, por lo cual, eso complica muchísimo el financiamiento. Siempre es bueno ver el presupuesto general del Estado en tres elementos: ingresos, egresos y financiamiento”, explicó.

Desde su punto de vista, gran parte del financiamiento en los últimos 10 años han sido los préstamos en los mercados de capitales a través de la colocación de bonos y, en el gobierno anterior, con préstamos desde el gobierno de China. Sin embargo, si el riesgo país es de 7% (700 puntos), significa que el Ecuador tendrá que capturar financiamiento, incluso del mismo régimen chino o bonos internacionales, por más arriba de dos dígitos, es decir, 10, 11, o 12%. “Entonces, el discurso de que íbamos a bajar el costo del financiamiento se cae”.

Pero además, cuando el inversionista privado, cuando está interesado en llegar al país tendrá que analizar este tema a pesar de estar en vigencia la Ley de Fomento Productivo. “Nos dirá que requiere, como mínimo, 7% para no perder (por el riesgo país), más una demanda de rentabilidad del 7% del capital, 15% de rentabilidad y si el país no me ofrece eso, pues no voy”.

“No son muy convincentes los mecanismos de financiamiento que hoy se están planteando, hay un valor de más de USD $4.000 millones, de los USD $9.000 que presupongo que tendremos que financiar, que no tiene identificado la fuente. Eso es complicado, es un mensaje muy difícil, muy duro a la comunidad internacional porque no saben, a lo mejor, casa adentro pasamos, pero a nivel internacional no. Por eso es que el riesgo país, en vez de haberse posicionado más bajo, una vez que en el mes de agosto se promulgó la Ley de Fomento Productivo y hay el Plan Prosperidad, todo se nos complicó y el riesgo país subió”, dijo.

Para Santiago García, no existe más alternativa que seguir con el endeudamiento porque. “Ya se ha presupuestado USD $1.000 millones en materia de concesiones, habrá que pensar en que se va a concesionar más, entregar bienes públicos”. Pero ¿concesionar o privatizar?, para el catedrático, se debe tomar en cuenta que la concesión prohíbe vender activos de los sectores estratégicos.

“Se nos viene un periodo complejo de financiamiento, con deuda. Quizá cuando algunos analistas plantean el tema de que nos vamos a pasar del 40%, hay que leer lo que dice la Ley de Fomento Productivo. Ahí lo que se establece es un periodo de convergencia, que puedo llegar a más del 40% para que, finalmente, en el periodo de estabilización, bajar”, expresó.

Pese a su análisis, consideró oportuno que se mida nuevamente el porcentaje de la deuda. A su criterio, no cree que esté en el 70% (USD $70.000 millones, valor fijado por la Contraloría General del Estado). “El informe de Contraloría fue a inicios del año y la Ley de Fomento Productivo salió en agosto, en donde ya se ponen las reglas del juego”, acotó.

¿Se estaría allanando el camino para que el Ecuador acuda al Fondo Monetario Internacional (FMI)? Para García, la situación sí daría para tomar este camino, dado que son USD $9.000 millones que se necesitarían de financiamiento. “En el mercado local se podrá colocar USD $900 millones, pero qué hago con la diferencia, ¿organismos multilaterales? Sí, nos podrán prestar el Banco Mundial, el Banco Interamericano, la Corporación Andina de Fomento, en fin; pero con eso no puedo pensar que se va a llegar a los USD $9.000 millones”.

Una alternativa, indicó, es la renegociación con China para encontrar los mejores mecanismos para reperfilar la deuda, plazos y tasas de interés. “Creo que, en este momento, sí se presentan condiciones de necesidad para acudir al FMI, no sé si condiciones de adaptación a las políticas del FMI, pero yo creo que deberíamos evitarlo, por la experiencia histórica que hemos tenido”.

“Eso, en caso que sea indispensable hacerlo, va a tensar la cuerda, va a complicar, a crispar el tema político y un gobierno con bastante debilidad política como, lamentablemente, el del Presidente Moreno, va a hacer más complicado. Hay unos costos y unos beneficios, pero, al final del día y para ser coherente, con la economía no se juega y no se improvisa. Creo que la respuesta se verá en diciembre, cuando sepamos resultados de la negociación con China”, mencionó.

Para el catedrático y analista económico, se debería concretar un pacto social. “Debemos ponernos de acuerdo en el tema del crédito, pero además, en tema de prioridades. Si uno revisa, solo en la cuenta de déficit de los combustibles es de USD $4.400, estamos viendo que el presupuesto para la educación superior es de USD $1.300, entonces, qué es mejor, un subsidio que beneficie a clase media alta o educar a nuestros hijos en la universidad pública”, comparó.

En 2018 se presupuestó un petróleo de poco más de USD $40, en 2019 está cercano a los USD $60, es decir, un incremento del 50%. No obstante, el subsidio a la Nafta sube más de 400%. La explicación de esto, según García, es porque el país, lamentablemente, es altamente dependiente de la importación de combustibles.

Fuente: Ecuadorinmediato.com, Republica

santiago_garcia3_republica del banano.png

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s