#ArticuloBananero| Las horas contadas de Vicuña

“El dedo apunta cada vez más hacia usted”, le decía públicamente Lenin Moreno a Jorge Glas el 04 de agosto de 2017. Ahora, que está por concluir noviembre de 2018, el país mira cómo ese mismo escenario está a punto de reeditarse, pero esta vez con María Alejandra Vicuña, la vicepresidenta que en su momento reemplazó al cuestionado Jorge Glas.

Es evidente que nos encontramos ante una nueva telenovela de las tantas a las que el actual Gobierno se ha acostumbrado emitir desde que asumió el poder en mayo de 2017. La diferencia ahora es que la protagonista del culebrón es una autoridad afín al presidente Lenin Moreno y que, se suponía, gozaba de su confianza. Lo cierto es que la estrategia de comunicación que ha convertido al régimen en una especie de tramoya mal armada de cualquier reality, es el único método claro de funcionamiento que tiene, pues de trabajo administrativo y de gestión es mejor no hablar y sencillamente no hay qué mostrar.

La noche de este 26 de noviembre, Teleamazonas difundió un “reportaje de investigación” en el que se exhibe la declaración juramentada de un exasesor parlamentario que trabajó con Vicuña en 2011 y 2012, cuando ella era asambleísta, en la que denuncia que la actual vicepresidenta inicialmente le hizo cobros indebidos de su sueldo por 300 dólares mensuales que él los depositaba en la cuenta de la entonces diputada, monto que posteriormente se incrementó a 1400 dólares mensuales, cuando el exasesor fue ascendido de categoría.

El material periodístico cumplió su objetivo y se convirtió en el percutor que ha disparado una oposición aún más virulenta de la que ya provocaba la vicepresidenta. Sin embargo, para cualquier televidente atento, el reportaje de Teleamazonas tiene de todo, menos de investigación. Es notorio que el material del que dispuso la periodista para procesarlo no lo obtuvo recabando sus fuentes, sino que le fue entregado para que simplemente lo procesara y, más evidente aún, es el enfoque con el que se abordó el tema y que ha sido cuidadosamente pensado para hacer el mayor daño posible a Vicuña. En condiciones normales, un reportaje de ese tipo llega hasta la denuncia del hecho y punto. ¿Por qué entonces la periodista, en el mismo reportaje, especula con las diferentes alternativas de destitución a las que se expone Vicuña e, incluso, las vaticina?

Lo indiscutible es que el primer efecto esperado por quienes transaron con Teleamazonas la exposición de ese material se ha logrado: ahora el país está distraído discutiendo el tema Vicuña, y la coyuntura caliente que ha comenzado a poner al gobierno contra la pared, se enfría momentáneamente. ¿De qué coyuntura caliente hablamos? Pues de temas como la necesidad urgente de financiamiento estatal; del descalabro del presupuesto general para el 2019; de la visita de autoridades gubernamentales a organismos multilaterales y la contradicción de regresar nuevamente a la égida china en búsqueda de recursos; de la reciente vinculación de Lenin Moreno en temas de corrupción dentro del proyecto Coca Codo Sinclair; y, finalmente, del ya permanente ambiente de movilización y protestas que comienza a vivir el país.

Para nadie es desconocido el papel de lobista que el secretario de Comunicación, Andrés Michelena, ejecuta ante medios privados con una doble lógica: a unos les asigna la tarea de blindaje del presidente (Ecuavisa, El Comercio), mientras otros son utilizados para posicionar temas que distraen la atención de las audiencias cuando la coyuntura se torna necesaria (Teleamazonas, Expreso). La situación actual nos remite a esa práctica, pero ¿por qué Vicuña?

La respuesta apunta hacia un eventual escenario de muerte cruzada. Ya se han producido varias señales que develan la intención de preparar las condiciones para efectuar una maniobra de ese calibre, y una de esas señales constituye una suerte de “confinamiento” al que se está sometiendo a la vicepresidenta y que comenzó con la salida de su padre, Leonardo Vicuña, del directorio del Banco del Pacífico. Ahora van por ella y con un tema que involucra absolutamente a la práctica parlamentaria y sus vicios, pese a que existen denuncias en su contra, que derivan de su accionar como actual miembro del Gobierno, tales como nepotismo y abuso de recursos públicos. Es obvio que con este golpe de efecto se pretende armar un tinglado de muerte cruzada en el que se posicionaría a la Asamblea Nacional como el nido originario de todos los males nacionales y al Ejecutivo como el actor sacrificado que ha debido bregar contra eso de una forma inútil. El objetivo de ello es tratar de salvar de alguna manera la credibilidad y la imagen del presidente y así contentar a los círculos que lo rodean en Carondelet y que desde hace varios días han expuesto, incluso, la posibilidad de que Moreno sea reelecto en su cargo. Es decir, resulta una estrategia multiuso: salvan a Moreno y a la vez salvan la posibilidad de tener un candidato (en caso de que lo acepte, obviamente) para las elecciones subsiguientes.

Otra es la historia de que la cuerda se está rompiendo por el lado más débil. María Alejandra Vicuña no encaja en ninguno de los grupos de poder que rodean a Moreno, encabezados por Santiago Cuesta y Eduardo Jurado (que integran el eje socialcristiano), Juan Sebastián Roldán y María Paula Romo (que corresponden al eje Ruptura 25); Andrés Michelena y el grupo originario de la era morenista en Vicepresidencia y Ginebra; la influencia estratégico-política de Gustavo Larrea; y el ala empresarial en el que están Richard Martínez y Pablo Campana.

Al parecer todos ellos, amargos enemigos internos, han decidido hacer una tregua momentánea hasta deshacerse de la incómoda Vicuña quien, paradójicamente, está a tiro de fusil (figurativamente hablando) de la Presidencia de la República y sería la gran beneficiaria de una probable sucesión que absolutamente ninguno de ellos quiere.

Puesto así el escenario, de aquí en adelante el dedo apuntará más fuertemente contra Vicuña quien tiene sus días contados.

El Confidencial Ec

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s