#ArticuloBananero| La Moralidad Cuántica

Esta vez no fue necesario que el niño del cuento El traje nuevo del emperador denunciara lo obvio: que el emperador realmente anda desnudo. El pueblo lo sabía, pero callaba. Esta vez fue el mismo Lenín Moreno quien con micrófono en mano, alzó la voz con gesto desafiante y reveló de par en par que él es el presidente de los empresarios. Atrás quedó el juego de la apariencia versus la realidad. Sin embargo, no deja de ser una sinceridad vacía y tardía. 


   Tardía porque mintió al postularse con un accionar ideológico que no venía de su convicción, de esa que nace, que se amasa de la esperanza, de la lucha, de los versos de protesta de nuestro Pueblo Nuevo, aquella que parapetó enmascarar y callar por diez largos años. Esto es,  tras ser el escogido para la vicepresidencia por seis largos años y, luego, ser el enviado especial del secretario general de Naciones Unidas para Discapacidad y Accesibilidad, pero financiado por el mismo gobierno que hoy detesta. En suma, diez años de letargo porque según él no puede dar cuenta de lo que se “esquilmó”, porque dice habérsele pasado por desapercibido. Su rol, como tal: el del tonto útil. 

   Tardía porque uno se atreve a pensar cómo hubiese votado la mayoría que ganó la presidencia en abril de 2017, si hubiese sincerado su identidad empresarial. Que quede claro que no es una afrenta ser empresario y presidente a la vez. Con la condición que aquel empresario sea uno que contribuya con su empeño y visión a generar riqueza y a compartirla por medio de la generación de empleo, uno que cumpla el contrato social de ser responsable con las normas impositivas porque, al final, se trata de juntos construir una patria más equitativa. Lo que sí queda claro es que sea quien sea el candidato, este debería presentarse a ser elegido tal como es.

   Tardía porque el engaño fue perpetrado y porque para hacerlo se tuvo que usar el voto del ecuatoriano de buena fe, como un instrumento de engaño, como un objeto para lograr un fin perverso que hoy se está ejecutando y que, por lo tanto, proporcionalmente, está lejos de cumplir las promesas de campaña de un millón de nuevos empleos y de las 325 mil viviendas. Tampoco deberíamos sorprendernos. Ya hizo lo mismo cuando por hacer reír a su audiencia en el pleno de la Asamblea Nacional, sacrificó a su suegra para ejemplificar que “la política es tan fea que a la suegra le dicen madre política”. Siendo así, el señor en su vivir le importa un comino la dignidad de los demás, hace añicos al llamado de la razón que nos insta el imperativo categórico: “Obra de tal modo que uses a la humanidad, tanto en tu persona como en la persona de cualquier otro, siempre al mismo tiempo como fin y nunca simplemente como medio”.

   Tardía porque olímpicamente nos percatamos que el presidente no es otra cosa que hiena arropada de oveja. En suma, véaselo desde cualquier lado, su conducta no es ética. Porque de serlo, entonces la trampa, el engaño, sería el comportamiento a seguir y, como consecuencia, pronto viviríamos en un mundo indeseado. 

   Tardía porque, dada la multiplicidad de identidades, no sabemos lo que realmente es él y que, para colmo, ni él mismo lo sabrá, porque el camaleón cambia su color según su razón existencial. He ahí el principio de la moralidad cuántica: la incertidumbre de que hoy tal vez es un sí, mañana tal vez será un no. ¿Qué queda? La palabra envuelta en mentiras. Lo que sí sabemos es que ahora tenemos a un presidente empresario, con valor agregado, y que ahora, porque después ¿quién sabe?, se enviste  de un maniqueísmo político en el que todo lo que a él le huela a correismo es malo.
Luis Alfredo Castillo 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s