#ArticuloBananero| La doble moral

La doble moral, es decir, la hipocresía personificada en dos caras, demuestra la duplicidad de la persona, detrás de un discurso que carece de fundamento, porque aquella está sujeta al vaivén de la circunstancia. En su desdoblamiento, el interlocutor se siente incómodo porque se percata del desentono, porque está frente a alguien quien, en otro momento, no podrá sostenerse en lo dicho. Tal experiencia deja un sabor agrio, una presencia detestable. La doble moral, el doble discurso, de un presidente de una nación, es más vergonzoso. Está por demás decir, entonces que, quien en foros internacionales hable por nosotros, lo haga con aplomo, nos dignifique y, que su palabra esté garantizada con imparcialidad categórica. Su valía, precisamente, reside en la justicia y en la verdad objetiva.

    El discurso del señor presidente en China es contradictorio al pronunciado en Ecuador durante estos 18 meses. Dentro del país ha pasado todo su mandato descalificando la obra de su antecesor. Se ha quejado, vociferando a los cuatro vientos, que todo lo antes hecho había sido una “pendejada”; que los muy infames correistas “se lo llevaron todo”; y, que no había “mesa servida”. Ahora confiesa de que no es así. Todo fue demagogia barata, mal intencionada, destinada a sembrar el caos necesario para perpetrar la traición.

Y así, fuera del país, lo afirma Lenín Moreno: “Tenemos una de las mejores infraestructuras viales de Sudamérica, centrales hidroeléctricas y gran porcentaje de energía renovable”. Al buen entendedor, pocas palabras. Es decir, detrás del despliegue eficiente de redes de conectividad; detrás de instalar y lograr índices de seguridad nunca antes logrados; detrás de la eficacia inédita de sacar a más de dos millones de la pobreza, sí hubo trabajo bien ejecutado, sí hubo inversión acertada, sí hubieron logros tangibles que ahora nos permiten decir: sí somos capaces de alcanzar las metas planteadas. Por todo este trabajo, que Moreno denostó, hoy puede Ecuador tener el necesario crédito chino, el mismo que antes fue cuestionado por la misma prensa y que ahora con eufemismos aplaude.

 ¿Cuál es la intención detrás de la mentira? ¿Anidar el desánimo, descalificar, negar y menospreciar el trabajo del ‘amigo’? Con el pasar de los días se va pareciendo más a la fijación de envidia del éxito del otro. Eclesiastes 4:4 reafirma nuestra sospecha: “He visto asimismo que todo trabajo y toda excelencia de obras despierta la envidia del hombre contra su prójimo. También esto es vanidad y aflicción de espíritu”.  O, para ejemplificarlo mejor, el relato de Caín y Abel cobra aquí vida.

   La verdad demora… pero llega. Y llega brillante y airosa por su conciencia de haber gestado lo que siempre se dijo. Después de diez años, después de planificar, respondiendo a necesidades, unas más urgentes que otras, y después de ejecutar ganándole tiempo al tiempo, sí hemos sido capaz de levantar esa innegable infraestructura nacional que nos permitirá despegar hacia un posible y mayor desarrollo. ¡No es opinión, son hechos!

   ¿Acaso no nos damos cuenta que cuando mentimos, estamos dejando huellas que también serán emuladas por las nuevas generaciones? Pues, si el mismísimo presidente miente, ¿qué decir de los jóvenes? Estos, con menos responsabilidad, también mentirán cuando lleguen al poder. ¿Qué discurso sobre la lealtad, sobre la honestidad podremos ejemplificar? Bien sabemos que el imperativo, haz lo que te digo y no lo que hago, más temprano que nunca, dará resultados no deseados. Cómo podríamos legitimar a las autoridades si el mismo presidente gobierna con el aforismo “lo que es lícito para Júpiter no es lícito para todos”.

   Si se nos mintió en lo mas elemental, entonces, se pone en tela de duda todas las otras calumnias que se amplificaron y se proliferaron por todos los oídos y, en eso, los incautos cayeron víctimas de la patraña. Vale la pena recordar el viejo refrán: para mentir y para comer pescado, hay que tener mucho cuidado.

Luis Alfredo Castillo
Prensa República Del Banano
Anuncios

Un comentario sobre “#ArticuloBananero| La doble moral

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s