ENDEUDAMIENTO: UN PAÍS EN RIESGO

Los 15 hechos de Ecuador en 2018

De acuerdo al Ministerio de Finanzas, hasta octubre de este año, la deuda externa llegó a USD $35.192.7 millones (32.2% del PIB). La deuda interna fue de USD $13,876.2 millones (12.7% del PIB). El total que se refleja es de USD $49.069 millones (44.8% del PIB). El endeudamiento del país, sin duda, es uno de “Los 15 hechos de Ecuador en 2018”.

Pese a que el presidente de la República, Lenín Moreno, inició su mandato cuestionando el “sobreendeudamiento” de su antecesor; en sus dos primeros años de mandato adquirió, al menos tres deudas fuertes, superando quizá, a la década pasada (revise los datos aquí: https://bit.ly/2S4DYfb). Así criticó el presidente de la Comisión de Régimen Económico, Pabel Muñoz; y el economista Eduardo Valencia.

En enero, el país emitió USD $3.000 millones en bonos soberanos (recursos para obtener dinero para financiar servicios gubernamentales o déficits presupuestarios) en el mercado internacional de capitales. Estos se colocaron a 10 años plazo con una tasa de interés de 7,875%. Según el Ministerio de Finanzas, esta operación se inscribió dentro de la planificación de financiamiento del Presupuesto General del Estado de 2018 y formó parte del Programa Económico Cuatrienal.

Para finales de ese mes, el Banco Central del Ecuador (BCE) explicó que las reservas internacionales se recuperaron gracias a este nuevo endeudamiento. La operación alimentó la Cuenta del Tesoro Nacional, la cual pasó de USD $843,5 millones (al 19 de enero) a USD $4.077,2 millones.

Las críticas no se hicieron esperar y al siguiente mes, en febrero, el entonces presidente del Comité Empresarial Ecuatoriano (CEE), Richard Martínez, reiteró la “insostenibilidad” del manejo de la deuda. Expuso que de mayo de 2017 a febrero de 2018, el régimen se había endeudado en USD $8 mil millones, “lo que corresponde a cerca del 50% de la deuda de los últimos 3 años”.

Mientras tanto, en marzo, el Jefe de Estado se reunió con una delegación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Tras la cita, se conoció que la entidad financiera incrementó USD $100 millones a la línea de préstamos ecuatoriana. Los recursos ayudarían en proyectos relacionados con políticas de desarrollo orientados a las minorías y a temas de género. Esta entidad mantiene un crédito de alrededor de USD $500 millones.

A pesar de que las autoridades del gobierno del Presidente Moreno insistió en la necesidad de frenar el endeudamiento, a mayo, el secretario particular del Jefe de Estado, Juan Sebastián Roldán, confesó lo contrario: “Nos endeudaremos en lo permitido legalmente”. Y se ratificó, en una rueda de prensa, haciendo referencia a un informe de Contraloría que señalaba que se habría sobrepasado el techo del 40% de deuda, establecido en la normativa.

La ministra María Elsa Viteri, en la Comisión de Régimen Económico, a mayo de 2018, desmintió lo declarado por la CGE.  Según sus datos, la deuda pública agregada (que incluye compromisos de deuda interna y externa) llegó al 46,98% del PIB, es decir, USD $48.869 millones. Mientras que, la deuda consolidada, que no toma en cuenta compromisos con entes del Estado, se ubicó en 34,02%.

Con el retiro de Viteri de la cartera de Finanzas, a mediados del mes, el presidente Moreno mantuvo una reunión con el director del Banco Mundial (BM) para Bolivia, Chile, Ecuador, Perú y Venezuela, Alberto Rodríguez, en Carondelet. Tras el encuentro, el nuevo ministro de Finanzas, Richard Martínez, anunció que el organismo otorgaría un crédito adicional de USD $400 millones para varios proyectos, al país. A su llegada al gobierno, en mayo, dijo que la deuda interna y externa ascendía a unos USD $58.979 millones (57% del PIB).

Los primeros días de julio, en cambio, el mandatario participó en la firma del convenio entre Bernardo Requena, representante del Banco de Desarrollo para América Latina (CAF) y la Secretaría de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación (SENESCYT), para la creación de la Universidad de Santo Domingo de los Tsáchilas, que entrará en funcionamiento en el 2020.

En un inicio, según las autoridades, la CAF entregaría cerca de USD $100.000 para la realización de estudios de factibilidad, posteriormente, daría un crédito por USD $35 millones para su construcción.

En esos mismos días, se conoció que el Gobierno de Ecuador adquirió una nueva deuda de USD $368 millones con el Fondo Latinoamericano de Reservas (FLAR). Este dinero, según confirmó el Ministro de Finanzas, serviría para cubrir el déficit fiscal que actualmente enfrenta la nación.

De la misma manera, informó que se estaba negociando el desembolso de dos nuevas líneas de crédito, una con el Banco Mundial y otra con el Banco Interamericano de Desarrollo, las cuales se concretarían en los próximos 2 meses.

Efectivamente, en agosto, tras una reunión entre Moreno y el presidente del BID, Luis Alberto Moreno, se concretó un financiamiento de USD $300 millones para el programa Casa Para Todos. Pero además, la entidad otorgaría USD $600 millones de los cuales USD $250 ya habían sido aprobados para el Metro de Quito. Los créditos de esta entidad son de 20 a 25 años a tasas de interés que Ecuador no consigue en mercados internacionales, es decir, al 3%.

En agosto, la corporación financiera estadounidense, Fitch Group, rebajó la calificación de incumplimiento de emisor en moneda extranjera (IDR) largo plazo de Ecuador de B a B-. El organismo estimó, hasta ese momento, que la deuda del país ascendería al 51,3% con relación al Producto Interno Bruto (PIB) en este 2018.

Quien antes criticó al régimen por el endeudamiento, ahora forma parte de él y en ese mes, el ministro Martínez brindó una rueda de prensa para justificar las medidas económicas y las deudas que, según dijo, iban a garantizar que el déficit que tenía el país sea financiable.

A finales de agosto, se conoció que las labores de asistencia técnica al equipo ecuatoriano encargado de ejecutar el préstamo otorgado por el Banco Europeo de Inversiones (BEI), por un monto de USD $175 millones para obras de reconstrucción en la provincia de Manabí, finalmente arrancarían.

Ángel Díez, responsable de Operaciones de Préstamo del BEI en Ecuador, señaló que es un préstamo multisectorial y de carácter provincial. “Es concesional, con tasas de interés muy bajas, condiciones ventajosas y a más de 20 años plazo y va acompañado de una subvención por casi 7 millones de euros como apoyo no reembolsable que otorga la Unión Europea, a través del Banco Europeo de Inversiones, para asistencia técnica”.

En septiembre, Ecuador confirmó el nuevo endeudamiento. Iba a recibir USD $1.137 millones de dólares como préstamo de tres entidades financieras internacionales, con el objetivo de ejecutar distintos proyectos gubernamentales. El Comité de Deuda y Financiamiento sesionó el 24 de agosto y en esa reunión aprobó el préstamo con el Banco Interamericano de Desarrollo por USD $237,6 millones de dólares para el “Programa de Mejora de la Calidad en la Prestación de los Servicios Sociales”, crédito contratado a una tasa de 3,28 % y un plazo de 25 años.

De igual forma, concederá USD $250 millones de dólares adicionales para ayudar en la financiación del “Sistema de Transporte Metropolitano de Quito-Primera Línea del Metro del Quito”, al mismo tipo de interés y plazo que el anterior.

Además, concretó otros dos créditos para el país por USD $150 millones de dólares con el Banco de Desarrollo de América Latina para proyectos de fortalecimiento del sector eléctrico, a una tasa es 4,28% y un plazo de 12 años y con el Grupo Goldman SACHS por USD $500 millones  de dólares  para un programa de preservación de capital. La tasa tipo LIBOR es de 3M + 4,25% y un plazo 4 años.

Según el Ministro de Economía, estos USD $1.137 millones de dólares se ampararon en la Ley de Fomento Productivo y permitirían cumplir con la programación  de financiamiento del año 2018, además de tener un costo inferior a lo que marca el mercado de riesgo del crédito ecuatoriano.

Durante su gira en Japón, en el mismo mes, mantuvo una reunión con el Primer Ministro de ese país, Shinzo Abe, y se conoció que entregaría al Gobierno un crédito reembolsable de USD $70 millones que serían destinados para el cambio de la matriz energética en Ecuador.

Para noviembre, el régimen se endeudó en cinco nuevos créditos por un valor de USD $185 millones con varias entidades internacionales. Para el primero se utilizó una operación de Repo (venta con pacto de recompra) se utilizó bonos Global 2022, con lo cual se consiguió fondos por el equivalente, en euros, a USD$ 500 millones, que fue realizado con el banco suizo Credit Suisse. En este proceso financiero el Ecuador entregó USD$ 1.250 millones en bonos Global 2022.

Asimismo, dos créditos fueron entregados por el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) para financiar obras de infraestructura en Quito y Guayaquil. USD $230 millones para el Metro de Quito y USD$ 233.6 millones para financiar parcialmente el proyecto de Gestión de Aguas Residuales de Guayaquil-Los Merinos.

Otro de los préstamos fue de USD $152,2 millones por parte del Banco de Desarrollo de América Latina para financiar obras en el Metro de Quito. Por último, The Export Import Bank of China destinó USD$ 69,4 millones para financiar el Proyecto de Reconstrucción de la Infraestructura del Transporte Fase I, que se ejecutarán en las provincias de Manabí y Esmeraldas.

Para diciembre, durante su visita a China, el presidente Moreno anunció que el país obtuvo tres nuevos desembolsos. El primero, de USD $900 millones, que será, según informó, “con la tasa de interés más baja de la historia”. El segundo de USD $30 millones de cooperación no reembolsables, y el tercero por USD $69.3 millones, al 2%, para reconstrucción.

En declaraciones para Ecuadorinmediato.com, Santiago García, analista económico y catedrático de la Universidad Central del Ecuador, comentó que, según estimaciones, serán USD $9.000 millones en financiamiento los que requerirá Ecuador en 2019.

¿Se estaría allanando el camino para que el Ecuador acuda al Fondo Monetario Internacional (FMI)? Para García sí, dado que son USD $9.000 millones que se necesitarían de financiamiento. “En el mercado local se podrá colocar USD $900 millones, pero qué hago con la diferencia, ¿organismos multilaterales? Sí, nos podrán prestar el Banco Mundial, el Banco Interamericano, la Corporación Andina de Fomento, en fin; pero con eso no puedo pensar que se va a llegar a los USD $9.000 millones”, analizó.

(JPM)

Fuentes: Ecuadorinmediato.com, Ministerio de Finanzas, República del Banano

dinero_republica del banano

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s