#ArticuloBananero| ¡A preparar el chaleco amarillo, azul y rojo!

   Para nuestras élites, los diez años de haber sido tratados como cualquier otro ciudadano tuvo que haber sido una experiencia de desazón. Tanto que en ellos ha crispado la voracidad de arremeter contra el orden constitucional para asegurar que tal atrocidad no se vuelva a repetir. Para ellos, es el momento de agarrarse del poder. El objetivo final es usurpar la presidencia, asentar un Estado empresarial, inducir el caos económico y, en virtud del desastre, empezar la privatización. Si es necesario violar la Constitución, las agallas no faltarán. En eso, debido a la experiencia en intervenciones pasadas, los socialcristianos lo harían con eficacia de envidiar.


   Toda la maniobra calculada encaja cuando vemos el sainete ya develado. Primero, empezaron con la trampa orquestada de destituir al vicepresidente, aquel que democráticamente fue elegido por más de cinco millones de ecuatorianos. Lo condenaron a la cárcel bajo la sospecha de asociación ilícita con un código penal caduco, para asegurar que no vuelva. Hasta ahora no han podido sustentar el delito. Segundo, Teleamazonas, cuyo dueño es ahora uña y carne del presidente, de un zas publicó una demanda de cobros indebidos y rápidamente terminó la vida política de la segunda vicepresidenta. Alegan que la orden vino de Carondelet. Tercero, a conveniencia de los timoneles del poder político, pusieron en el trono al tercer vicepresidente. Su coronación no es fruto del azar. Un día no lejano, amaneceremos con un servil presidente, quien representará el interés económico y político de los que lo encomendaron. Hasta ahí: el golpe de estado perfecto. 


   Ahora es menester crear las condiciones para que el presidente, a pretexto de su salud o de no poder encarar el rechazo que va tomando cuerpo, deje el cargo. Cuando lo haga, su presencia no será estrañada, sea por su deslealtad, por el desatino de gobernanza, o sea porque ya no les es útil para los que usurparán el cargo. Ojo, la sorpresiva publicación del audio por La Posta, tomémoslo como un primer paso de las élites para desestabilizar al gobierno como parte del juego de ajedrez. La estrategia es aumentar en el imaginario popular el desencanto social. Así, cuando sea el momento propicio, los camisas negras pedirán en voz alta que el presidente dé el paso al costado. El audio no es un acto de traición, es el enganche. Tampoco es un ejercicio de independencia o de libertad de expresión, es una dedicatoria de despido. Y esto se hace más palpable cuando vemos a Guillermo Lasso unir, sospechosamente, su protesta contra el paquetazo de la gasolina. Los recaderos de la derecha ya empiezan a enarbolar la bandera de las “pluralidades rebeldes”, alertando que la protesta no sea liderada por el “CORREISMO”, RESPONSABLE de la crisis”. Es decir, Lasso tratará de posesionarse como la verdadera alternativa contra el morenismo. “A río revuelto, ganancia de pescadores”.


   Pero los facinerosos no pasarán. ¡A preparar el chaleco amarillo, azul y rojo! ¡Sí, a prepararnos! El muro se derrumba ladrillo a ladrillo. Ya se propaga la voz. La justa protesta toma cuerpo en la presencia de un pueblo alzado. La acción y el resentimiento se sintetiza en cuatro palabras: Lenín Moreno es paquetazo. Con el puño alzado y la voz al cielo nos planteamos la disyuntiva: o aceptamos sumisamente la patraña develada, o salimos a las calles. Dentro y fuera del país lo haremos para terminar con las mentiras que carcomen la calidad de vida, especialmente la vida de los más necesitados. De no responder, los paquetazos seguirán, tanto sea lo necesario recuperar, de nuestro bolsillo, los 4 mil millones de dólares que fueron exonerados para beneficio de los opulentos. Tampoco olvidemos que en la Proforma 2019, el presupuesto para la Educación y la Salud es menor, 376 millones y 193 millones de dólares respectivamente. Así desatienden lo que constitucionalmente está protegido. 


   Ya anuncian la movilización de varias organizaciones contra las políticas neoliberales. Las mismas que ya han sido vencidas en las calles. Ya se han acumulado suficientes razones para salir a las calles, nuestra cancha. Ya en París , al unísono, el pueblo alzado, contra las mismas políticas neoliberales, canta la proclama universal: ¡el pueblo unido, jamás será vencido! Ahora en Ecuador, dentro y fuera de la frontera, haremos eco de “Cómo será la patria sin los traidores? Cómo será la vida sin la tristeza? Que nos causaron sátrapas y opresores”.

Luis Alfredo Castillo 

Prensa República Del Banano

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s