ECUADOR PIDE SEDE DE UNASUR Y FRENA UTOPÍA SURAMERICANA DE INTEGRACIÓN

Los 15 hecho de Ecuador en 2018

“No está cumpliendo ninguna tarea”. Es el argumento del Presidente de Ecuador, Lenín Moreno, para pedir a la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR), en julio de este año, la devolución del edificio del organismo que funciona en la Mitad de Mundo, en Quito. Un mes después, el Gobierno anuncia la salida del país de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) y, con ello, marca una política exterior de distanciamiento de los organismos de integración regional progresistas. La noticia forma parte de los “Los 15 hechos de Ecuador en 2018”.

A juicio del Primer Mandatario, UNASUR “fue una buena idea que, lastimosamente, por fallas humanas e ideológicas, no se ha cristalizado”. Considera que la UNASUR “está abandonada y se ha constituido en un elefante blanco. En algún momento, habrá que considerarle otro destino, sin que pensemos en la posibilidad de que se cierre”, mencionó el presidente Moreno en julio de 2018.

La infraestructura lleva el nombre del expresidente argentino Néstor Kirchner y fue construido durante el Gobierno del expresidente Rafael Correa, con una inversión de USD 43. 598 223. La edificación tiene 19. 533 metros cuadrados. El edifico se entregó como donación a UNASUR, organismo creado en 2008 por 12 países de la región como un mecanismo para desarrollar propuestas y programas de integración.

Pese a que habló de la importancia de la integración regional y el fortalecimiento de la UNASUR, en un encuentro con los pueblos y nacionalidades indígenas, en Latacunga, Cotopaxi, el Jefe de Estado se comprometió a entregar este edificio para la creación de la Universidad indígena, Amawtay Wasi, por lo que realizará el pedido al organismo para que devuelva el predio.

Ante el anuncio, ex Mandatario Rafael Correa publicó en su cuenta de Twitter: “¿El Movimiento Indígena será cómplice de la destrucción de UNASUR? ¡No lo puedo creer!”.

El argumento del presidente Moreno es que, según explicó a finales de julio, “lastimosamente, la tozudez de los componentes hizo que no se designe a quien correspondía como Secretario. Un grupo de países se encegueció, se ensordeció ante lo que era lo correcto, lo delicado, lo cortes, lo educado, en términos de integración, la UNASUR se quedó casi un año sin su secretario, sin funcionar adecuadamente”.

El organismo regional, este año, atraviesa una crisis con sus países miembros. Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Perú y Paraguay decidieron, por ahora, retirarse. Para noviembre de 2018, el Secretario Nacional de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación (SENESCYT), Adrián Bonilla, anunció que la Universidad indígena empezaría a funcionar desde 2020 y según el canciller José Valencia, en diálogos con los integrantes del organismo, han expresado su “entusiasmo con la idea de Ecuador que ofrecería a la Unión una nueva sede en el Centro de Quito, en un bien patrimonial”.

Un mes después, Ecuador anunció su salida de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), organismo al que Ecuador se adhirió en 2009, cinco años después de que fuera fundada en La Habana (Cuba), con la participación de Bolivia y Nicaragua, entre otros países.

“La decisión es una posición firme y lo que busca es ratificar la independencia de nuestro país en su accionar general en la política regional, un accionar marcado en principios”, afirmó el Canciller ecuatoriano José Valencia.

En respuesta, ALBA indicó que respeta la decisión soberana del país, pero señala que, el “utilizar la situación política actual del pueblo de Venezuela y así sumarse a los esfuerzos de algunos Gobiernos de la región por buscar la salida del Gobierno del Presidente Nicolás Maduro, deja claro la línea que Quito ha decidido asumir sobre estos temas”.

Mientras se marcaba en la política exterior del presidente Moreno un claro distanciamiento de los organismos regionales progresistas, se anunciaba con entusiasmo el inicio del proceso de adhesión de Ecuador a la Alianza del Pacífico.

El organismo regional, este año, atraviesa una crisis con sus países miembros. Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Perú y Paraguay decidieron, por ahora, retirarse. Para noviembre de 2018, el Secretario Nacional de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación (SENESCYT), Adrián Bonilla, anunció que la Universidad indígena empezaría a funcionar desde 2020 y según el canciller José Valencia, en diálogos con los integrantes del organismo, han expresado su “entusiasmo con la idea de Ecuador que ofrecería a la Unión una nueva sede en el Centro de Quito, en un bien patrimonial”.

Fuente: Ecuadorinmediato.com, República del Banano

unasur-1republica del banano.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s