Por primera vez 17 candidatos van por la Alcaldía de Guayaquil

Una vez que concluyó este viernes el plazo para la inscripción de candidaturas en el Consejo Nacional Electoral (CNE) se confirmó que por primera vez en la historia 17 agrupaciones políticas buscarán la Alcaldía de Guayaquil.

La cifra supera a los procesos con más participación: en 1992 hubo 9 candidatos y en 1978, 7. En el 2014 solo fueron 4.

La papeleta para los comicios de marzo del 2019 será grande. Algunos partidos políticos debutan, otros vuelven a la contienda como Izquierda Democrática (ID) y Adelante Ecuatoriano Adelante (antes Prian).

Son ocho abogados, dos ingenieros, dos economistas, un doctor, periodista, contador, ginecólogo y escritor los que aspiran al sillón de Olmedo, que lleva 26 años en manos del Partido Social Cristiano.

Nebot fuera de la contienda

Estas no son las únicas particularidades. Según analistas y representantes de movimientos políticos, los comicios para esta dignidad serán diferentes por las ausencias en campaña del expresidente Rafael Correa, procesado por el caso Balda, y en la competencia del actual alcalde Jaime Nebot.

Correa logró endosar votos a sus candidatos y varias alcaldías en 2009 y 2014, menos la de Guayaquil, cuando era el máximo líder de Alianza PAIS (ahora dirige el grupo no calificado Revolución Ciudadana).

En tanto, Nebot pudo permanecer en el cargo desde el 2000 y obteniendo victorias con amplios márgenes en relación con sus contrincantes.

Miguel Macías, analista político, considera que las próximas elecciones serán menos agresivas: “Correa es una persona muy conflictiva y no va a estar de por medio, de tal manera creo que habrá mayor tranquilidad”.

Sin embargo, reconoce que aún tiene fuerza política, pero disminuida. Afirma que con su imagen debilitada no tendrá mucha incidencia.

Lo que sí tendrá influencia para Macías es el desafío del próximo alcalde. “Es muy difícil reemplazar a Nebot”, sostiene, y menciona que quien llegue tendrá que ponerse de acuerdo con el Gobierno en varias temáticas, sobre todo en seguridad, lo que no hubo durante la última década correísta.

Con esto concuerda Henry Cucalón, director provincial del movimiento Madera de Guerrero, quien, además, sostiene que la salida de Nebot no significa una pérdida de fuerza.

Asegura que han pasado peores momentos y los han superado. “Ante la adversidad (refiriéndose al gobierno anterior), igual luchamos, nos enfrentamos y vencimos en Guayaquil, inclusive en el momento de mayor apogeo de Correa”, dice.

En estos comicios participarán partidos noveles como Juntos Podemos y Libertad es Pueblo. Además, estarán otros reconocidos que nunca han ganado la Alcaldía de Guayaquil.

Wilson Sánchez, director nacional de Adelante Ecuatoriano Adelante, afirma que con la no presencia de Nebot su agrupación tendrá oportunidad de pelear la Alcaldía. E indica que su grupo sufrió una persecución política por la pérdida de la personería jurídica en 2014. Asegura que para los militantes este es un nuevo comienzo.

Reconoce que la labor actual, en cuanto a las obras, es buena; sin embargo, piensa que es necesario un cambio de administración en la urbe porteña.

Carlos Ayora, presidente provincial de ID, partido que participará para esta dignidad, luego de una ausencia en este tipo de comicios en la última década, cree que la próxima contienda será complicada.

“Para mí ha sido muy difícil porque hemos entrado a competir con maquinarias electorales. Es un partido que recién se inicia y frentear a ellos (Partido Social Cristiano) es siempre difícil, pero no imposible. Es un triunfo que la ID se vuelva a levantar”, añade. (I)

Mujeres son minoría

La mayoría de aspirantes a la Alcaldía de Guayaquil son hombres. Solo Cynthia Viteri, del PSC-MG, y Martha Macías, de Sociedad Patriótica, representarán a las mujeres.

Propuestas

Seguridad, revisión de multas de tránsito, lucha contra las drogas, legalización de terrenos, apoyar a los emprendimientos, cobertura total de agua potable, incrementar espacios verdes, crear fuentes de empleo y escuelas de capacitación vial son las principales propuestas de los aspirantes.

Con información de El Universo y Republica Del Banano

Una contienda electoral que pinta complicada

Difícil para todos. Para el elector, para los candidatos e incluso para las autoridades. La gran cantidad de aspirantes para una dignidad, en el caso de las alcaldías de Guayaquil y Quito, abre varios frentes en los que el número puede convertirse en un talón de Aquiles.

Los electores. Pilar fundamental de todo proceso electoral se verá en la complicada tarea de elegir a uno de entre un abanico de nombres para el próximo 24 de marzo: 15 en el caso de la Alcaldíade Guayaquil y 17 en la de Quito. Esto sin contar las papeletas para las prefecturas que también contarán con un nutrido número de binomios. Esto quiere decir, que los votantes estarán expuestos durante los 45 días de campaña a un sinnúmero de propuestas y planteamientos de los candidatos en todos los frentes, sean o no de sus competencias(seguridad, tránsito, empleo, áreas de recreación, vialidad rural, consumo de drogas, por citar algunos) para luego tomar una decisión.

Los candidatos. Otra cara. La primera lectura es que la gran cantidad de postulantes dividirá al electorado, en otras palabras, menos porción del pastel para cada uno. No hay mayor inconveniente sobre el universo de electores decididos, el problema está en los indecisos. A esa población apuntan los candidatos durante la campaña electoral y mientras más son, menos posibilidades existen de captar ese voto… bueno, depende de las estrategias de campaña y de convencimiento que adopte el aspirante.

Y para convencer necesitan comunicar; y para comunicar necesitan a los medios de comunicación masiva (prensa escrita, radio, televisión y vallas publicitarias) cuya pauta está regulada por el Consejo Nacional Electoral en el monto de promoción electoral. Aquí otra complicación: mientras más candidatos son, menos recursos para promoción le toca a cada postulante. Es en este punto que los medios de comunicación no convencionales, como las redes sociales, por ejemplo, toman una mayor relevancia.

Las autoridades. O mejor dicho, quienes por el día de las elecciones ejercen un cargo cívico, los miembros de las juntas receptoras del voto, tendrán un trabajo engorroso por la cantidad de candidatos y de votos que deben contar y asignar. No es lo mismo contabilizar los sufragios de cuatro candidaturas pluripersonales para una misma dignidad que los votos de trece. El margen de cometer un error se amplía y de tener que repetir el conteo, lo que lleva tiempo y esfuerzo.

Este es un escenario inédito no solo para Guayaquil y Quito, sino también para otras ciudades como Cuenca y Durán que superó el margen de los 10 postulantes para la Alcaldía. Machala espera una papeleta con al menos 9 postulantes para su sillón municipal. Portoviejo, por su parte, llega al casi considerable número de ocho aspirantes (ver gráfico).

La gran cantidad de organizaciones políticas habilitadas (278 a nivel nacional) para presentar candidatos en marzo próximo y las escasas alianzas entre partidos y movimientos nacionales y locales en algunas provincias, son parte de los motivos que ahora dibujan este escenario complicado.

Ellos opinan

Diana Atamaint, presidenta del Consejo Nacional Electoral

“Las cifras se podían advertir en la medida que el número de organizaciones políticas inscritas, sobre todo las cantonales y provinciales, fueron las más altas en número a diferencia de las nacionales”.

Fausto Camacho, exvicepresidente del Consejo Electoral

“Es una expresión de la crisis de partidos políticos y del sistema de democracia representativa que sufre el país, porque obviamente el resultado de estos será una alta dispersión de representación”.

Marcelo Espinel – Fundación Ciudadanía y Desarrollo

“Atravesamos una debilidad institucional y de partidos que hace que no tengamos candidatos fuertes. Y hace que todos los políticos duerman con el bastón de mando de cada ciudad bajo la almohada”.

Jorge León, consultor político

“Hay dos razones: una es que no hayan logrado concretar una alianza y la otra es una obligación que tienen los partidos a participar para poder asegurar su permanencia dentro del registro electoral”.

Muchos rostros también para las prefecturas de Guayas y Pichincha

Algunas ciudades son el reflejo de sus provincias, incluido en el ámbito electoral. Si para las Alcaldías de determinadas ciudades más pobladas se espera una lista nutrida de candidatos, para las prefecturas no es la excepción. Guayas y Pichincha, por citar las jurisdicciones más pobladas del país, tendrán un considerable número de aspirantes para suceder a sus respectivos prefectos para las elecciones del 24 de marzo próximo.

En el caso de la primera, se espera que la lista la integren 17 binomios provinciales (cinco mujeres y doce hombres a la cabeza), más del doble de candidatos que se presentaron en las pasadas elecciones del 2014 (ocho) y muy por debajo del número que participó en las elecciones generales del 2009 (nueve).

Hasta antes del cierre de las inscripciones de las candidaturas, el viernes pasado, la Junta Provincial Electoral del Guayas contabilizó 13 binomios inscritos.

Un panorama similar hay en Pichincha. Son quince los aspirantes a suceder a Gustavo Baroja (una mujer y catorce hombres), muy distante de la cifra de candidatos que postularon en 2014 (cinco) y un poco más cercana al número que se presentó en las generales del 2009 (diez).

Existen muchas organizaciones políticas que por primera vez participan en una lid electoral. Esto, sumado al hecho de que del resultado de participación depende la permanencia o la extinción de las organizaciones políticas, son algunos de los motivos del considerable número de candidatos en algunas jurisdicciones.

En el caso de Azuay, existen nueve candidatos, cifra no tan nutrida en comparación a sus hermanas de Guayas y Pichincha, pero sí alta si se la compara con elecciones anteriores. En 2009, los azuayos tuvieron que elegir a su prefecto de entre cuatro aspirantes, número que se redujo en 2014 a tres y ahora se triplica. Entre los aspirantes a suceder al ahora exprefecto Paúl Carrasco (aspirante a la Alcaldía de Cuenca) están: Esteban Bernal, Santiago Méndez, Giovani Palacios, Yaku Pérez, María Cecilia Alvarado, Fernando Aguirre, Andrés Peñafiel, Edie Pesántez y Manuel Alvarado. AAE

Galo Lara regresa al ruedo electoral como aspirante a la Prefectura

De vuelta en la lid electoral. El exasambleísta Galo Lara vuelve a la vida política activa, ahora como aspirante a la Prefectura de Los Ríos, luego de que fuera acusado y sentenciado por complicidad en un triple asesinato, aunque insiste que fue víctima de una persecución política por el régimen anterior.

Lara intentará suceder al prefecto Marco Troya de la mano del Partido Sociedad Patriótica que presentó su inscripción dos horas antes de que termine el plazo para el efecto. El exlegislador precisó que su candidatura no registra ningún impedimento legal por los derechos políticos que perdiera durante su calidad de detenido. El pasado viernes difundió un documento del Consejo Nacional Electoral en el que certifica que no registra la suspensión de sus derechos políticos y de participación.

Vanessa Mosquera Chávez completa el binomio de Sociedad Patriótica como aspirante a la viceprefectura. “Este tiempo es de valientes. Luchar contra la corrupción me ha costado una gran parte de mi vida y el gobierno de RafaelCorrea me persiguió por denunciar sus actos de corrupción”, comentó Lara quien no fue la primera opción de la organización gutierrista para esa dignidad.

Leandro Ullón fue presentado como precandidato a la Prefectura por la lista 3, pero ahora según Lara será su jefe de campaña en la zona rural.

Los últimos cinco días fueron intensos en la inscripción de candidatos

El plazo se cumplió sin dilaciones. Pasadas las 18:00 del viernes, las delegaciones provinciales electorales no recibieron un solo documento relacionado a la inscripción de candidaturas, pese a que algunas organizaciones políticas tenían la esperanza de que se amplíe el tiempo.

Esto no fue impedimento para que el número de postulantes supere todas las expectativas. Según cifras del Consejo Nacional Electoral (CNE) hasta la tarde de ayer estaban registradas 62.757 candidatos a nivel nacional.

En todas las provincias, la mayor cifra de inscritos es para la dignidad de vocales de las juntas parroquiales. En Guayas, por ejemplo, estos llegan a 2.191, superando en 197 a los aspirantes a concejales urbanos. En Pichincha los inscritos en búsqueda de una vocalía en una juntaparroquial es de 3.077 y en Azuay 2.350.

Pero este número puede aumentar hasta hoy cuando el CNE ya cuente con el cómputo total de cada delegación electoral provincial.

El dato final será revelado por la presidenta del organismo electoral, Diana Atamaint, que se dirigirá al país, en cadena de radio y televisión, probablemente en horas de la noche de hoy.

Como se proyectaba, las organizaciones políticas dejaron para los últimos días las inscripciones de sus candidatos. Es así que hasta el domingo 16 de diciembre se habían presentado en todo el país apenas 3.982 registros y en los cinco días restantes, hasta el viernes 21 de diciembre, llegaron hasta las delegaciones electorales 58.770 candidatos más.  CRR

Con información de El Expreso y Republica Del Banano

#ArticuloBananero| Pondremos nuevamente la casa en orden

  La  mayoría de los ecuatorianos no tuvo ni la más remota idea de que se vería abocada a las calles, protestando contra un gobierno servil a las élites de turno y completamente distinto por el que votaron, como ahora abiertamente lo están haciendo. La sensación es como si de pronto hubiésemos regresado al ambiente autoritario de los 80 y, más precisamente, a los diez tumultuosos años de confrontación e inestabilidad política, aquella del festín del robo de los diez años antes de la revolución ciudadana. Si hubiésemos deseado tal regreso, hubiésemos votado sea por Guillermo Lasso o por Cintya Viteri, que es lo mismo que hacerlo por Jaime Nebot.
  De haberse respetado la voluntad popular, en el gobierno de la continuidad, si hubiésemos tenido que dar solución a alguna posible vicisitud, hubiese sido por ensanchar y profundizar el horizonte hacia nuevos derechos, esto es, haciendo a la Constitución más viva, más humana, reflejada en el buen vivir de su gente. Es decir, al contrario de lo que está pasando hoy, nos viésemos en plena gestión de afianzar el poder popular, de profundizar los logros sociales y de dejar atrás los desaciertos. Si se hubiese seguido el programa por el que se votó, estuviésemos dirimiendo en cómo lograr mayor representatividad de las bases en los ministerios, y esta vez sí, ya depurados de instintos lentejeros, con rostros que reflejen la verdadera semblanza del Ecuador. 
  Los difíciles años de despegue en cuanto a infraestructura básica ya estaban dando réditos reales, ya teníamos superados los primeros peldaños cruciales para el desarrollo: vialidad, auto suficiencia de energía, proyectos multipropósito y, más que todo, la indisoluble fe de que sí se podía planificar, poner los recursos con conocimiento y con acierto para lograr objetivos. Es decir, la vía al desarrollo se la avizoraba ya más asequible.
  Sin embargo, ¡no fue así! Hemos sido testigos del inédito y de la descomunal insensatez de desbaratar vertiginosamente las principales estructuras del poder. Más parece que este régimen en vez de evitar el resentimiento del pueblo, lo azuza, lo induce con políticas económicas que exacerban el desamparo de un Estado de Bienestar. En vez de aumentar, hemos restado. De ese modo Moreno y las élites crean las condiciones o pretextos para, primero, justificar un cambio de gobierno y, segundo, para llevar a cabo la privatización, que no es otra cosa que la usurpación de la riqueza nacional. Ya no son meras suposiciones. Está claro que ya alistan la bienvenida del Fondo Monetario Internacional, cumpliendo así las condiciones requeridas como la no alza de salarios, la próxima subida del IVA y la venta de algunos sectores estratégicos del Estado, que por sensible no quieren revelar. En sí es un anticipo de lo que vendría de ser elegidos nuestros patriarcas que halan los hilos del poder a su antojo.

   Por eso nos encontramos en la lucha contra políticos ya vencidos como son los señores Lasso y Nebot y todos los intereses económicos neoliberales que representan. Por eso el desencanto va creciendo, en varias tendencias y edades, en grupos de profesionales y en organizaciones sociales. Por eso, compelidos, ya se los escucha, con letreros y canciones, exigiendo “que se vayan todos”. 
  La revolución es permanente, es un proceso dinámico. Por consiguiente, es de esperar tales choques, tales retrocesos. Daremos dos pasos adelante, uno atrás. A lo largo del proceso, que sabemos es cuesta arriba, será largo y manchado de persecución. Pero, la perseverancia, nuestra robusta aliada, en la lucha inevitable, vencerá. 
Es la hora de definición. El dilema: se queda o se va Moreno. Ambos escenarios benefician a los PSC y CREO. El pueblo pierde si nos quedamos ahí. Hay que apuntalar la mira más allá de la presidencia de Sonnenholzner. Tenemos que pasar por la muerte cruzada y llamar a una Asamblea Constituyente, cuando las condiciones nos sean favorables. Así pondremos nuevamente la casa en orden. 
Luis Alfredo Castillo
Prensa República Del Banano

#FlashBananero| Secretario de PAÍS y candidato a Prefectura “borracho con heces y encunetado”

El Asambleísta de la bancada de Lenín Moreno, Ricardo Zambrano, se quedó dormido en el volante en estado etílico. Encuneto su vehículo y fue encontrado aparentemente en el monte con orine, heces fecales y condones.