#ArticuloBananero| ¿¿¿ La privatización ??? ¡¡¡ Un nuevo saqueo!!!

   El Consejero de Gobierno de Lenín Moreno, Santiago Cuesta, no convence. Se ha convertido en el fiel reflejo de cómo el grupo de improvisados manganzones están orquestando el gran robo de la riqueza nacional. La privatización es un eufemismo para el enriquecimiento por expropiación. Obedece al plan mayor de apropiarse de la flamante obra de infraestructura productiva lograda por el gobierno de la revolución ciudadana y concesionarla, sin rubor alguno, a los mandamases del país, ahora que la mesa sí es más grande y está servida.

   Al ritmo que vamos, parece que aproximadamente, cada 18 años nuestras parasitarias élites empresariales, muy ágiles, nos meten gol y se roban millonarias sumas a cualquier costo, porque en eso sí han cumplido con su palabra, mas no en la visión y el arrojo de generar riqueza, fruto de emprendimientos que generen trabajo. Les viene mejor el dinero fácil. No olvidemos la estela de pobreza y desamparo que produjeron: la sucretización de Osvaldo Hurtado (1983); el salvataje bancario de Jamil Mahuad (1999);  y ahora la condonación de la deuda a los grandes empresarios amigos de Lenin Moreno. Sumadas esas tres cantidades de esos robos, ya tuviésemos un Ecuador diferente y mejor.

   Con celeridad ponen las piezas a su antojo para clamar que por culpa de Correa el país no tiene otra alternativa que dar solución a la crisis económica. De una economía en franca recuperación de cinco trimestres consecutivos para llegar a una tasa de crecimiento de 3% en 2017 y con tendencia a la alza, los improvisados de este gobierno han hecho bien la tarea de desbaratar tal crecimiento a cuatro trimestres consecutivos de contracción, exhibiendo un raquítico 1% en 2018. Y para el 2019 un impresentable 0.7 %. Además, se les puede atribuir una galopante deuda que ha ido de un 26% en 2016-2017 respecto al PIB a un 44% en 2017-2018. El 26% de deuda fue muy manejable en un contexto de adversidades, entre tantas: el terremoto, el bajo precio del petróleo, la devaluación de las monedas de los países vecinos. Es decir, el manejo del modelo económico actual suman a un atropello al sentido común. Y eso…¡sí que duele!

   La celeridad es también porque saben que por más de 40 años la propuesta del empresariado no ha tenido tracción y repetidamente ha sido rechazada. Hoy nuevamente amenazan el robo con un gobierno que le importa un bledo todo lo que es lealtad y lo que es gobernanza basada en el bien colectivo. Celeridad ante el miedo que el ecuatoriano de a pie, nuevamente, no deje robar nuestra riqueza y no deje licuar diez años de construcción de un proceso inédito en menos de dos años. Y celeridad, porque estamos mejor preparados que antes. Hoy el apoyo de voto duro estaría de un 26% a un 37% a favor de la revolución ciudadana que diría no a cualquier intento de robo. Y finalmente, les guste o no, hay un líder. Y eso sí les da miedo porque si regresara Rafael, aquel que ya venció 14 veces, ¡ah, si regresara Rafael!, el bacanal se les terminaría. 

   Por eso vemos la presencia ostentosa del Consejero de Gobierno. Este especialista 
en hacer comulgar con piedras de molino, le asignaron la tarea de imponer la privatización. Por eso su estrategia es embestir contra todo, pateando a la verdad con mentiras desencajadas, posicionando al interés privado como la salvación. Él es el elefante en la cristalería. Será rechazado por bravucón de barrio, por farsante despistado y por intentar vendernos el sendero hacia la pobreza. Y como fulero y patán de poca monta, también le importa un bledo el país si este se derrumba en conmoción social. Él, como bacán, se da ínfulas del “deal maker” ecuatoriano. 

   De ahí acá, se campea sin escatimar vómito alguno. Ahora como su patrón, insulta, yergue el pecho y con su voz pesada de plomo, ordena, exige y amenaza como si fuese todo un presidente. Al parecer, nunca escuchó el merecido final de la crónica de Pedro Navaja, aquel que “a hierro mata, a hierro termina”, botado en cualquier barrio de hampones, como si nada, junto a su jefe en los anales del olvido, pero, eso sí, acribillado por el repudio.

Luis Alfredo Castillo 

Prensa República Del Banano

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s