#ArticuloBananero| ¡Rehusémonos!

   Rehusémonos a ser optimistas ante la burla que se hace sin ningún rubor, cuando lo prometido no se cumple; cuando de por medio motivan protervos intereses, lejos de construir el bienestar común. No solo no se cumple, sino que se hace con cizaña, con intencionalidad vengativa, lo que justamente va a afectar al que apostó por confiar en la palabra del que la prometió.

   Rehusémonos a ser testigo del silencio complaciente de los que se callan, amilanados, sin usar su voz, sin activar su conciencia, festejando en complicidad la feria improvisada de instituciones públicas al “quién da más”. Pudiendo hablar, no hablan; pudiendo pensar, no esclarecen; pudiendo liderar se escabullen. Y así vamos, asentando el ejemplo: el gobierno elegido desautoriza la voluntad de un pueblo, como la amiga del alma traiciona a la amiga de infancia: la una prometió bienestar, la otra se hundió en el infierno de la impotencia.

   ¿Cómo es posible callar ante tal ignominia? ¿Por dónde se escabulle la adormilada conciencia? ¿No es ésta el compás que nos orienta, dándonos sentido de nuestra identidad, de nuestros derechos, de nuestras responsabilidades, de nuestra humanidad, de nuestra tierra? ¿No será la TIERRA de todos? ¿O solamente es de unos pocos?

   Rehusémonos a aceptar que el mundo, ante nuestros semblantes contritos, se siga estructurando para empoderar más al rico. Rehusémonos a callar ante el juego premeditado de nublar, confundir y engañar a una masa que se comporta como adormilada ante el atropello. Rehusémonos a ser optimista porque, tácitamente, estaríamos usufructuando del despojo, de la escasez del otro. Es más, rebelémonos de indignación porque aún nos queda lo más importante de todo: nuestra conciencia.

   Pasan los años y aún nos siguen angustiando las mismas cosas. El estatus quo ha quedado casi intacto, conforme lo diseñaron para procurar el mayor beneficio para el hombre patriarcal poderoso. La justicia sigue la necia voluntad del más fuerte. Y el dinero… sigue favoreciendo a los ya ricos. Sigue vigente la máxima: el dinero hará dinero y como resultado el hombre rico querrá ser más rico. Los optimistas narran la historia que así son las cosas y que así seguirán siendo. Cualquier posibilidad de revertir el estatus quo es diligentemente frustrado. Por lo tanto, declarémonos pesimistas, desencajados de un sistema indiferente al dolor ajeno. Ante tal farsa uno no puede, ni debe hacerse de la vista gorda.

   El libro luminoso, “Democracia en América”de Alexis de Tocqueville, se convirtió en el sustento de un nuevo optimismo. En el, se proponía que si hubiese la definida y decidida voluntad política colectiva, al instaurar el principio de igualdad de condiciones en toda las expresiones civiles, al incrustarlo en el campo económico, político y social, podríamos avanzar hacia una sociedad más justa, más democrática, más prometedora en la igualdad de oportunidades. Doscientos años después, aunque nada es perfecto, se puede objetivamente dar cuenta que en ciertos países es posible construir tal sociedad sustentada en dicho principio.

   Después de esos años de esperanza, ahora que vemos a nuestro Ecuador, vemos que fueron quimeras, que tal principio de igualdad de condiciones se achicó, se marchitó y, a toda costa, se ha impedido a que se ancle en raíces de cohesión social. Pero ahí no termina. Lo que de ahí se desprende es que a partir de la letanía del “no se puede cambiar las cosas”, deberíamos decir ‘no’ a ser derrotados, porque lo que tenemos nadie nos lo puede quitar: nuestra conciencia. Y, la conciencia empoderada no conoce de imposibles, más aún la unión de millones de conciencias.

Luis Alfredo Castillo

Prensa República Del Banano

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s