#ArticuloBananero| Entre comilona y huevos

  Se anuncia la comilona del siglo. Solo unos cuantos millonarios podrán asistir a la mesa servida. Los platos jugosos están a la vista. Cada uno acude afilando el apetito porque según la ambición habrá mucho que comer. Eso sí, tienen que apresurarse. Para tal efecto, el encargado ordenó al capataz y el capataz al cocinero y el cocinero al mesero para que se exhiban todas las obras jugosas que antes eran objeto de burla y de sospecha, aquellas que por diez años se construyeron con la inquebrantable fe de enriquecer al país con emprendimientos ahora apetecidos. 

  Los invitados se empotrarán en los sillones señoriales; regodearán con fingido desinterés cada plato que pronto será engullido, porque tampoco comen con modales de casa; se engordarán en complacencia para con boca llena dictar cátedra de ética y de conducción política interna o externa. Saben que el mandatario les obedecerá. ¡Qué le vamos hacer, si se lo saben todo! Es solo un abre boca, porque de llegar al poder su ‘conocimiento’, su ‘experticia’ costará y… será caro.

  Al ver cómo los peones del régimen van parapetando el bacanal, al ver la lista de las obras emblemáticas que sutilmente van saliendo como candidatas a ser ‘rescatadas’ por los visionarios empresarios quienes como mecánicos de barrio pondrán la maquinaria estatal a funcionar como nunca antes, la ‘morenada’ y el robo va ganando terreno. Por lo pronto, ya llegaron a detectar, con el celular cuántico, que las hidroeléctricas y el IESS adolecen de averías estructurales. Sabemos que cosa dañada es cosa depreciada. Pero no nos preocupemos, para remediar el problema, habrán ‘comedidos’ empresarios que por amor a la patria saldrán al frente para arrebatarlas a precio de gallina con peste para, finalmente, poner las cosas en estado óptimo. 

  Lo importante es lo óptimo, porque el costo del servicio, ya desregulado, se encargará el usuario. Es más, después del primer trompón, dolerá, pasará de un estado de miedo y de aceptación, a otro de pasar rezando para que no suban más los precios de los alimentos, de la luz, del combustible, del seguro social … Pero el precio inicial no regresará y ¿el bolsillo…?, bueno, eso ya no es problema de los comedidos. Lástima que estos ‘benefactores’ no aparecieron antes para enderezar este mal histórico.

  ¡Ten cuidado con lo que deseas!, dice la advertencia. Ahora que la gallina ponedora está incubando, los arquitectos del saqueo, sin pensarlo, estarían gestando los propios dispositivos que causarían su derrumbe. Tendremos “hartos” huevos. Incluso para quien practica puntería. Huevos para despabilar al despistado del ¡ajá! Habrán huevos de todo tipo, grandes medianos y chicos. De todo color y de todas partes: huevos indios, huevos monos, huevos negros, huevos mestizos, huevos montubios, huevos blancos y quizá, quiera Dios, huevos embadurnados con la sagrada Nutela.

  Objetivamente, al ver nuevamente la sabatina en Facebook, da esperanza con más de 14 mil internautas, comparado a la convocatoria pobrísima de Moreno, ¡va, mejor ni digo! Esa es la pesadilla de la derecha. Saben que el pueblo cuando despierta, pisa fuerte. Es de estar seguros que no faltarán los nuevos rostros de forajidos que nos convoquen con su canto: “a desalambrar, a desalambrar que la tierra es mía, tuya y de aquel, de Pedro y Maria, de Juan y José.”
Luis Alfredo Castillo
Prensa República Del Banano
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s