La mayoría de ecuatorianos, 65%, exige la muerte cruzada ante el actual régimen

A pesar de que la mayoría de la población no sabe qué es y cómo se implementa esta herramienta constitucional, el porcentaje es alto a favor de que Lenin Moreno, presidente de la República del Ecuador, convoque a este proceso.

De acuerdo con una encuesta que circula estos días, la empresa consultora Click preguntó a un universo de más de mil personas: ¿Cree usted que el presidente Lenín Moreno debe llamar a ‘Muerte Cruzada’ para que los ecuatorianos elijamos nuevos asambleístas y un nuevo presidente del Ecuador? El resultado fue 65,2 de pronunciamiento positivo, un 34,3% negativo y un 0.5% no respondió o no conoce. 

La ‘muerte cruzada’ es el término jurídico-político usado en Ecuador que consiste en la facultad que tiene el Presidente de la República para disolver la Asamblea Nacional y convocar a elecciones para elegir nuevos asambleístas y a un nuevo Presidente de la República, según el artículo de la Constitución Política del Estado aprobada en referéndum en el año 2008, que dice textualmente: 

 

Art. 148.- La Presidenta o Presidente de la República podrá disolver la
Asamblea Nacional cuando, a su juicio, ésta se hubiera arrogado funciones que no le competan constitucionalmente, previo dictamen favorable de la Corte Constitucional; o si de forma reiterada e injustificada obstruye la ejecución del Plan Nacional de Desarrollo, o por grave crisis política y conmoción interna.
Esta facultad podrá ser ejercida por una sola vez en los tres primeros años de su mandato.
En un plazo máximo de siete días después de la publicación del decreto de disolución, el Consejo Nacional Electoral convocará para una misma fecha a elecciones legislativas y presidenciales para el resto de los respectivos períodos.
Hasta la instalación de la Asamblea Nacional, la Presidenta o Presidente de la República podrá, previo dictamen favorable de la Corte Constitucional, expedir decretos-leyes de urgencia económica, que podrán ser aprobados o derogados por el órgano legislativo.

 

Art. 148.- La Presidenta o Presidente de la República podrá disolver la Asamblea Nacional cuando, a su juicio, ésta se hubiera arrogado funciones que no le competan constitucionalmente, previo dictamen favorable de la Corte Constitucional; o si de forma reiterada e injustificada obstruye la ejecución del Plan Nacional de Desarrollo, o por grave crisis política y conmoción interna.

Esta facultad podrá ser ejercida por una sola vez en los tres primeros años de su mandato.

En un plazo máximo de siete días después de la publicación del decreto de disolución, el Consejo Nacional Electoral convocará para una misma fecha a elecciones legislativas y presidenciales para el resto de los respectivos períodos.

Hasta la instalación de la Asamblea Nacional, la Presidenta o Presidente de la República podrá, previo dictamen favorable de la Corte Constitucional, expedir decretos-leyes de urgencia económica, que podrán ser aprobados o derogados por el órgano legislativo.

Sin embargo, cuando Click pregunta al mismo universo de ciudadanos si sabe qué es la ‘Muerte Cruzada’, un 66,8% no lo conoce, solo un 32,7% y un 05,% no sabe o no contesta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s