#ArticuloBananero| La manada de tartufos

Ya no son los cuatro tartufos, ahora es la manada de tartufos disfrazados de ministros de Estado, desparramando insultos en fila, como manganzones ordenados a despotricar en coro. Y los vemos, entre otros, a los Nicolás Issa Wagner, Daniel Mendoza, Silvana Vallejo Páez, Andrea Sotomayor, Juan Sebastián Roldán, Johana Pesantez y Andrés Michelena. Y es que, lo hacen en fila, o…, de lo contrario,… cargo político en peligro. 

Comportamiento que no encaja con la dignidad del cargo, pero sí fiel al de monaguillos advenedizos prestos a cumplir con la consigna contra Rafael Correa, su líder que no hace mucho les dio notoriedad y estos sin reserva le lanzaban loas. ¡Hasta la victoria siempre!, proclamaban, aparentemente hasta dando la vida por la causa. 

La tragicomedia se hace evidente cuando comparamos lo que decían los adulones de ayer con lo que ahora exhiben: su ingratitud. Sin embargo, ahora, a la distancia y detrás de un tuit, frente al plato de lentejas, preocupados, muerden la mano del que les dio de comer, y lo llaman: corrupto y autoritario. 

¡Qué cinismo! No es opinión, pues, ha quedado registrada su duplicidad: la conducta rapaz de ayer y la conducta de servilismo de hoy. No soslayemos que el insulto es también contra la ciudadanía que optó por Rafael Correa. ¿Tendrán sangre en la cara? 

La traición es infecciosa. Tanto ruido rabioso para ocultar el descuido del micrófono abierto y de la llamada telefónica de las “hermanitas”; ocultar y frenar el comportamiento masoquista de su presente líder quien parece obstinado en mantener la esperanza de verse preso; ocultar la misma conducta de la partidocracia que fue rechazada cuando se les dijo “¡que se vayan todos!” Esa misma partidocracia gobierna hoy al Ecuador. No por accidente, pero sí por el cálculo frío de la traición. 


Ahora el amarre, el reparto, el tráfico de influencias es lo cotidiano. Es en este fango de efervescente traición que se auto proclaman luchadores contra la corrupción, cuando no han sido otra cosa que farsantes. Estos títeres, al contrario, hasta hacen añorar a los políticos del pasado quienes a pesar de profesar ideologías diferentes, mantenían su cabeza firme, con contenido y argumento en bases de filosofía política. ¡Ahora no! ¡Ahora cualquier trucho o trucha se pone terno descachalandrado y… a bailar al ritmo de quién da más. 

No han entendido que nadie está por encima de la ley. Se debe investigar y sancionar todo acto de corrupción, más si el caso INA papers está vinculado a la familia de Moreno, más si el audio es real y que sale de la boca de la presidenta de la Asamblea, más si este error, obra del diablo, reveló el pacto ya sabido de morenistas con socialcristianos. Entonces, estamos frente a un acto de corrupción que quieren que se quede en la impunidad. ¿Permitiremos que el farsante funja de honesto?

¡Qué manera de cavar su propia fosa! Quedan al desnudo. Su pasado de lambiscones los atormenta y desespera. A unos la cárcel les espera; a otros, la historia no los absolverá y su desacierto y sus nombres serán de repudio social.

Luis Alfredo Castillo 

Prensa Republica Del Banano

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s