#ArticuloBananero| El correazo de Rafael Correa se les viene como una avalancha 

Obras son amores. A la persona se la conocerá y se la respetará por lo que hace mucho más que por lo que dice. El que cumple con su palabra como virtud y no como herramienta de interés rapaz, se gana no solo la confianza, el aprecio, la gratitud, sino también el respeto. Es el trabajo diario, el espíritu incansable, la visión por procurar mejores días que han hecho que Rafael Correa siga vigente en el imaginario ciudadano.


En síntesis, duela o no, por su obra palpable, el clamor popular corre por las calles diciendo Rafael “siempre será el mejor presidente”. Es por eso que no es de sorprenderse que él siga siendo la figura política más relevante y al que más asiduamente se lo siga, a pesar que se ha hecho toda argucia posible por borrarlo del mapa político. Sí, el mismo Correa, “el del ático”, al que antes se lo inculpaba de vivir en mansiones, pero que ahora terminan en calumnias vacías. Sus enemigos han fracasado, el cerco mediático y la cantaleta de desinformación no les dio resultado. Su alta popularidad se ha mantenido. Es más, al parecer ha aumentado al testimoniar que su presidente ha sido víctima de despiadadas calumnias que con el tiempo se hacen humo. Para muestra solo hay que constatar la abrumadora aceptación que tuvo el expresidente en la prestigiosa radio Tomebamba, Cuenca, con más de 33 mil 500 visitas en su última entrevista, según la radio.

Esta aceptación le conlleva ataques políticos de todo el aparato estatal. Los enemigos configurarán nuevas estrategias para organizar la contraposición y desacreditarlo. Para empezar, hay el coro de los altos funcionarios que salieron obedientes a insultar, pero con la ironía de que ellos en su mayoría no habrían votado por el gobierno que ahora adulan. Y no es para menos. Correa se les viene como una avalancha a desencajarlos de su puestito que vale más que su propia dignidad. Es menester por lo tanto, seguir con los enlaces digitales. Será su purgante para una limpieza interna. Y quizás así se les desvanece la letanía de culpar a Correa.

El desgobierno morenista/socialcristiano está desesperado. Saben que es una batalla que la están perdiendo y que están en precipitada caída tanto en la opinión pública (18% de credibilidad) como en las redes sociales. Correa se les acrecienta: entre más entrevistas, entre más sabatinas, más son los miles de seguidores. Entre más dilucida, más son los ávidos internautas que buscan explicaciones e indicios para dar sentido a nuestra realidad política y develar el caos institucional en el que el gobierno transitorio ha hundido al país. 

La presencia de Correa tiene peso, acarrea votos y despierta pasiones. Es más gigante aún cuando vemos a sus adversarios de poca monta, desesperados  valiéndose de artimañas de persecución política, tanto como las ínfulas de Andrés Michelena y, ahora, como las desmarcadas amenazas de Santiago Cuesta para amedrentar y silenciar el derecho político de funcionarios públicos, pero sí para instigar el anti correísmo. Al parecer, tantas son las agallas atrevidas del Secretario de Gobierno que los empleados públicos tienen la obligación laboral de exaltar, dizque, los ‘logros’ del gobierno, y los que no, serán despedidos. Tarea que sería como contar los pelos del calvo. ¿Qué obras? No es otra cosa que la cacería contra “correístas”. 
 
Es por eso que la gratitud, vestida de entusiasmo y de esperanza, hace al ciudadano comparar el gobierno de hoy, inundado en odio y vacío en obras, con la gestión y ejecución del anterior. A casi dos años, hay evidencia de su incapacidad para gobernar. Se presiente que la impostergable hora se avecina para decirles basta al régimen morenista, salpicado de corrupción desde la silla presidencial de la Asamblea Nacional, hasta la mismísima silla de Carondelet. 

A eso tienen miedo, los que vendieron y los que usurparon las riendas del Estado, porque saben que después del 24 de marzo sus actos serán fiscalizados y, si son culpables, irán a la cárcel. 

Luis Alfredo Castillo 

Prensa República Del Banano

Anuncios

14 comentarios sobre “#ArticuloBananero| El correazo de Rafael Correa se les viene como una avalancha 

  1. Correcto, por eso la estrategia es tenerlo a Correa fuera de Ecuador, porque si desde allí tiene la capacidad de ganar pasiones, seguidores, votos, etc. Imagínesen si estuviera aquí. Por es necesario que concienticemos nuestro voto, sobre todo el Consejo de Participación Ciudadana, es nuestra única esperanza. Multipliquemos nuestras ideas. Bendiciones

    Me gusta

  2. Ya es hora de que estos ursupadores ladrones Lasso , Nebot, Bucaran y los traidores rindan cuentas ante el Pueblo y terminen en la Carcel
    AT
    Javier Barcia

    Me gusta

  3. Esto que pasa en mi país,es señal de una muerte anunciada,con un incompetente en el poder y sus mediocres acólitos, tratando de apagar la luz de méritos y prestigio de el mejor presidente que a parido ésta república,Moreno tendrá que comprarse un silla con reactores, porque el pueblo le perseguirá hasta que pague todas sus traiciones!

    Me gusta

  4. Excelente la nota es el sentir del pueblo que es grato y agradecido por quien si lucho por los desposeidos dando igualdad e derechos y poniendo al hombre como el centro que a partir del mismo se crea la riqueza

    Me gusta

  5. Muy buen artículo. Al final del día será el odio a Correa que dará la estocada mortal al gobierno corrupto del corrupto Lenin Moreno.

    Me gusta

  6. Muy buen artículo. Al final del día, será el odio a Correa que dará la estocada mortal al gobierno corrupto del corrupto Lenin Moreno.

    Me gusta

  7. Lamentablemente no se puede engañar a un pueblo. Primero con una traición y luego tratando de ignorar la gran obra que hizo el Gobierno de Correa son obras que se ven. Aparte el reconocimiento a nivel mundial como uno de los mejores presidentes latinoamericanos. Soy ecuatoriano residente en Madrid y nacinalizado español y me siento orgulloso de tener un presidente como Rafael Correa Delgado.

    Me gusta

  8. El significado de ser “correísta”: No es correísmo; son las grandes mayorías, todo un pueblo agradecido, dígno y que busca con afán su plena autonomía y bienestar colectivo. Lo que las élites rapaces y la partidocracia retrógada no ven, no quieren entender o simplemente eso no les interesa por su codicia sin fín y su servilismo a los intereses del decadente imperio.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s