Medios digitales y periodistas sufren ataque de Lenin Moreno y su cuartel SECOM

Si hay algo que ha quedado claro en las últimas horas es que la libertad de expresión no es para todos. Era algo que ya se sabía, pero nunca había sido evidenciado de forma tan contundente como ahora.

Los gremios solo se rasgan las vestiduras si el afectado es uno de los suyos y tiene sus mismas opiniones. Cuando la afectación llega a un diferente, ven para otro lado. Y eso los retrata de cuerpo entero, defienden intereses corporativistas bajo un disfraz de activistas.

Una vez que el Gobierno perdió la guerra en la opinión pública y el discurso en las redes sociales, este se sacó la careta. Mandó al tacho de la basura “los nuevos aires de libertad” y empezó a perseguir. Para ello tienen a la #Secom, que está exactamente igual a como la dejó #FernandoAlvarado y está a cargo del que fuera un delfín suyo: #AndrésMichelena.

Todo ese aparato se ha puesto en marcha. Porque el Gobierno se dio cuenta que no era suficiente tener a los medios tradicionales. En la conversación cotidiana pierden por goleada y eso le atribuyen a líderes de opinión no alineados.

Cuando una parte del electorado se quedó sin representación mediática, este se refugió en la red y allí se hizo fuerte, gracias a la suma de errores del gobierno. Y desde allí se ataca sin cuartel a un Gobierno tan frágil que tambalea a punta de tuits.

Dos años le tomó a la Secom entender eso, así que pasó a la ofensiva. El portal Ecuadorinmediato.com soporta una amenaza de cierre luego de que la Presidencia de la República denunciara supuestas violaciones al derecho de autor. Su pecado: buscar la reacción de la oposición a los discursos gubernamentales. Su director, Francisco Herrera, ha ofrecido una resistencia sin cuartel.

Periodistas no alineados con el oficialismo como Andrés Reliche o Fabricio Vela, con una importante cantidad de seguidores en Twitter que sirve como valiosa plataforma, soportan una campaña de desprestigio y hostigamiento. Han recibido muestras de solidaridad y respaldo (Fundamedios se expresó a favor de Vela), pero los gremios en su mayoría están mudos.

La radio pública de la Prefectura de Pichincha, que muy pronto asumirá la opositora Paola Pabón, fue cerrada la semana pasada a cuenta de una deuda con Gamavisión, que es parte del pool Medios Públicos EP, que a su vez reporta a Andrés Michelena. El prefecto saliente, Gustavo Baroja, emitió un tibio comunicado cuatro días después del cierre. Solo dice que hará lo posible para defender la radio.

Es una campaña amplia que tiene como fin callar. Para ello usan las armas más potentes de la política de cloaca: cuentas troll (tan torpes son los de la Secom que usaron fotos de criminales para crear las cuentas falsas), uso de datos personales, ataques a la familia. Pura guerra sicológica para obligar a la rendición.

Todo ante el inmoral secreto de personajes que hasta hace poco eran adalides de la libertad de expresión, del libre periodismo, de la libertad, de la comunicación, de la prensa… Puro bla bla bla.

Fuente: Mesa servida Ec

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s