Paola Pabón: “El correísmo se siente fuerte en Ecuador y se define como oposición a Moreno”

Quito, 14 abr (EFE).- El correísmo, el movimiento que lidera el expresidente Rafael Correa en Ecuador, alcanzó importantes victorias electorales en los comicios del pasado 24 de marzo, lo que le ha permitido definirse como una opción política fuerte y de oposición al Gobierno de Lenín Moreno.

Así lo señaló a Efe Paola Pabón, alta dirigente del movimiento Revolución Ciudadana (RC), que lidera Correa, y quien fue elegida el pasado 24 de marzo como nueva prefecta de la provincia andina de Pichincha, cuya capital es Quito.

“El proceso electoral nos permitió romper el bloqueo político” que intentaron poner contra el correísmo, al no registrar oficialmente al movimiento RC, recordó Pabón y mencionó que su tendencia venció en varias jurisdicciones del país, pese a no contar con partido propio y en condiciones mediáticas adversas.

Las prefecturas de Pichincha y Manabí, así como una importante presencia en decenas de municipios, han sido los logros del “correísmo” que sigue como fuerza política nacional gracias a que Correa también ejerce el activismo político desde Bélgica, donde reside desde 2017.

Según Pabón, RC es la “única tesis de oposición al Gobierno de Moreno” que enarbola una “propuesta antineoliberal” y que ha cuestionado de forma radical el acuerdo al que el Ejecutivo de Moreno llegó con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y del que podrían surgir políticas de ajuste siempre impopulares.

Tras la victoria electoral de marzo pasado “tenemos la energía suficiente para gobernar”en las localidades donde el movimiento RC triunfó, “pero también la fuerza para resistir” a las políticas neoliberales de Moreno, refirió la líder política.

Y es que según Pabón, “Ecuador vive horas oscuras” y está abocado por el régimen de Moreno a una “desinstitucionalización agresiva del Estado” y a una inestabilidad política grave.

El Gobierno de Moreno, que ve en Correa a su más enconado enemigo político, ha perdido, según ella, mucho del oxígeno político que le preveían grupos de derechas del país como el Partido Social Cristiano (PSC), la primera fuerza electoral del país.

Incluso, recordó Pabón, el máximo líder socialcristiano, el alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot, advirtió recientemente en su cuenta de Twitter sobre la situación nacional con un curioso mensaje que podría esconder varias lecturas.

“No podemos esperar hasta el 2021 para que la prosperidad llegue”, escribió Nebot, quien ha sido nombrado por periodistas y analistas políticos como un posible candidato presidencial para las elecciones generales de ese año, cuando termina el periodo de Moreno.

Además, recordó Pabón, las encuestas no le favorecen al actual régimen, pues dos de cada tres ecuatorianos, según esos sondeos, “no mira de buena manera la gestión” del mandatario.

Asimismo, en las próximas semanas podría moverse aún más el panorama político con la designación de las nuevas autoridades de la Asamblea Nacional (Parlamento), dirigida de momento por la oficialista Elizabeth Cabezas.

En ese momento, apreció Pabón, podría darse una nueva correlación de fuerzas políticas que podría sembrar dudas sobre la gobernabilidad en el país, aunque mencionó que su movimiento debe bregar contra la corriente.

Denunció, por ejemplo, la suspensión de la cuenta de Facebook de Correa, que es un punto de referencia para la militancia correísta.

Pero el duro y rápido desgaste que, según Pabón, ha experimentado el Gobierno de Moreno, ha estado acompasado por el “retiro del oxígeno político de los grupos de derechas” a la gestión del mandatario.

La recesión económica ha sido incluso reconocida por sectores empresariales, añadió al advertir que también existe “una crisis social” expresada en las frecuentes manifestaciones de sindicatos y otras organizaciones descontentas con el Gobierno.

“El ambiente está enrarecido” y su desenlace es impredecible, añadió Pabón tras señalar que la consigna al frente de la Prefectura de Pichincha será la de “trabajar y luchar”, en un periodo de “resistencia” a las políticas neoliberales que dice enarbola el Gobierno de Moreno. EFE (I)

#ArticuloBananero| Los pañales y heces fecales de Moreno y no de Assange

Las heces fecales de Assange en las paredes de la embajada, es síntoma de desequilibrio emocional por el aislamiento y dulce tortura permanente. 7 años de aislamiento sin sol y en un espacio de pocos metros, desequilibran a quien quiera.

Cuando se pierde respeto y credibilidad total al gobernante, también provoca hablar de su hemiplegia y pañales.

Disculpas me pille pensando porque me acorde de un episodio que me contaron de un desborde de heces en el avión presidencial cuando era vicepresidente. Y es humanamente comprensible el grado de frustración emocional que debe padecer.

Personas humanas distintas, historias de vida diferentes, objetivos de vida distintos pero con un problema común: las heces. Problema emocional común.

Moreno en su discurso descriptivo de las heces de Assange y escuchado en todo el mundo, con las declaraciones de la corte de sus 3 loros, nos rebaja a los ecuatorianos a ese nivel.

Si uso la metáfora de las heces fecales, este señor nos está llevando a la mierda. Pobre Ecuador, sumido en la fetidez.

Ojalá este olor nauseabundo despierte del letargo a los ecuatorianos.

Por Patricia De La Torre Arauz

Prensa República Del Banano

#ArticuloBananero| Tiempos de meritocracia: 10/20

La moral obliga. Los profesores del mundo que calificaron 10/20 a sus estudiantes en exámenes que evaluaban el conocimiento técnico o concreto de cualquier determinada experticia, categóricamente deberían pedir disculpas porque podrían haberse convertido en el impedimento inflexible contra futuros cargos de destacada responsabilidad. Siendo así, cabe preguntar, ¿cuántos jueces y fiscales no pudieron contribuir a la Patria con su esmerado procedimiento jurídico de 10/20?

Resulta que los profesores y maestros han estado equivocados. Por lo tanto, deben rendir su mea culpa porque a los estudiantes en vez de castigarlos, se tuvo que haberlos premiado por dar a conocer su ‘honestidad’. Disculpas a los muchos más estudiantes por vanamente esmerarse por sacar notas altas pensando de que ese era el camino correcto. Disculpas por ponerles como ejemplo de inspiración y meta a líderes sobresalientes, científicos innovadores, cirujanos certeros, filósofos…
Resulta que, sin saberlo, hemos estado en la meca en donde la honradez de profesionales cunde por todas las instituciones. Por un lado, tenemos en la Corte Constitucional a jueces con calificaciones de 12/20. Tenemos a autoridades de control como el “INAmovible” Contralor General y los miembros del Consejo Nacional Electoral con un desempeño deficiente y hasta deshonroso. Tenemos a un  Procurador que se inmiscuye en conflictos entre órganos del Estado que no son de su competencia, etc. Por el otro lado, ahondando la herida, tenemos a nuestra flamante Fiscal General enarbolando la bandera de honestidad con su calificación ya de conocimiento público, de 10/20. En suma: tenemos un orquestado caos institucional.
La aspiración del 20/20 no ha sido el camino. Para ser Fiscal General solo ha sido cuestión de hacer ciertos mandados deshonrosos como el de inculpar a un vicepresidente, electo por el voto soberano, y meterlo preso, sin pruebas concretas, solo con indicio de la “fuerza de las circunstancias”. Es decir acusó a Jorge Glas sin prueba alguna. La evidencia es un “puede”, un tal vez, un quizás. Sin pruebas, ni ayer ni hoy, después de despegar el aparataje estatal para encontrar indicios del dinero mal habido. Después de un año y medio de tener preso al vicepresidente no hay rastro de dicho dinero. Contra todo esto, vemos con curiosidad que no ha sido muy difícil rastrear dineros mal habidos como lo revela el  caso INA Investment Corporation, cuenta 100-4-1071378, Balboa Bank, Panamá. ¡Raro! ¿No?
La consigna de imponer a Diana Salazar se veía dibujar desde cuando ya era fiscal. Para tal propósito se desbrozó todo obstáculo, legal o ético, para allanar el camino de la flamante Fiscal General. No importó su conocimiento mediocre. No importó de que hubieron mejor calificados. No importó la distorsionada óptica de imponer a la Fiscal a pocos días de que el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social Transitorio termine el encargo. Tampoco importó el contundente mensaje a la juventud de invalidar el esfuerzo hacia la excelencia. Contra la óptica de transparencia, primó la urgencia de imponer la punta de lanza contra el correísmo.
Lo que queda por delante sería el intento de seguir con la cacería de brujas. ¿Qué hombres inocentes pararán en la cárcel? ¿Qué facinerosos caminarán airosos en libertad? ¿Qué otros casos serán perseguidos por “fuerza de las circunstancias”? ¿Qué nuevos artilugios cometerán para solapar y ocultar evidencias contra el mismo Presidente?
La Fiscal General andará con el tatuaje de ilegitimidad en su frente: 10/20. Su paso sigiloso será con un ojo en el acecho contra el correísmo y, con el otro, verá con miedo la fragilidad de su cargo y el descontento ciudadano que se le aproxima, a ella y a los miembros de la confabulación.
Fuente
Luis Alfredo Castillo
Prensa Bananera