Silvana Vallejo: ‘La compra pública es el 5,4% del PIB’

Silvana Vallejo, directora nacional del Servicio de Contratación Pública (Sercop), habla sobre las acciones tomadas para mejorar el trabajo con proveedores del Estado. ­Reconoce que en el pasado hubo sobreprecio y añade que los GAD van ganando protagonismo. ¿Cuántos actores participan en la compra pública en el país hoy en día? Hay 3 000 entidades contratantes. Allí están entidades del Ejecutivo, empresas públicas, los gobiernos autónomos descentralizados (GAD), juntas parroquiales, etc. Tenemos registrados alrededor de 300 000 proveedores, pero no todos son frecuentes. Los que sí tienen compra frecuente son unos 150 000 proveedores, de toda clase de productos, de todo lo que se imaginen. Tenemos alrededor de 30 000 ítems. Todo esto movió en el 2018 USD 7 000 millones. Lo tranzado tiene que ver más con recursos naturales y educación, luego están los sectores eléctrico, petrolero y otros. ¿Qué acciones se han desarrollado para mejorar el trabajo del Sercop? En el 2018 nos aliamos con organismos de control como la Fiscalía y la Contraloría. Eso nos ayudó a mejorar el monto total de la contratación pública en un 56%, esto significó que USD 3 000 millones de dólares fueron supervisados. Hay una interacción con el Ministerio de Finanzas para que las entidades contratantes mejoren la medición de sus precios. Con eso generamos ahorro y el año pasado se ahorraron USD 347 millones. ¿Cuáles son para usted las fortalezas que tienen las compras públicas en Ecuador? La mayor fortaleza es la tecnología que tenemos. Es tecnología hecha en el país desde el 2009. Fue desarrollada en módulos y fue creciendo. De todas maneras tenemos que actualizar para proyectarnos hasta el 2021. Otra fortaleza como institución es el equipo, son jóvenes muy bien preparados. El perfil principal es de abogados, normativos y litigantes. También tenemos programadores, así como especialistas en sectores como la mecánica, textil, calzado, minería… son sectorialistas para conocer los mercados. ¿Y debilidades que se puedan corregir? La necesidad de renovación tecnológica. Hemos crecido y ahora estamos cortos, por la magnitud que representa el trabajo, en la capacidad de personal, así como en algo de infraestructura y en la parte tecnológica. Estamos en una fase en la que tenemos que proyectarnos y crecer. Muchas veces las pequeñas y medianas empresas comentan sobre los inconvenientes que tienen al participar en proceso de compra pública. Algunas incluso dicen que ciertos procesos tienen acuerdos previos y que así es difícil competir. A veces no es el sistema el que esté mal, es la mala práctica que tienen funcionarios a cargo de la contratación pública o de los proveedores que realizan ‘lobby’ directo con la entidad que desean contratar. Siempre tratamos de generar mayor competencia con más proveedores. Cuando hay un solo proveedor se vende a un precio alto, cercano al del monopolio. Hemos analizado el tema y cuando hay dos proveedores el precio puede bajar un 10% o 15%, pero si hay tres o más proveedores los precios bajan hasta 30%. Cuando se detectan problemas, el Sercop interviene, controla y sanciona. ¿Qué tan común es que el Sercop intervenga? Nosotros recibimos entre 200 y 300 procesos diarios. Es bastante. ¿Qué tan complicado es tramitar y revisar esa cantidad de procesos? Lo hacemos a través de una matriz de riesgos, con apoyo tecnológico. Allí tenemos variables como frecuencia de la compra, denuncias ocurridas, valor del monto contractual, lugares, etc. Así sabemos dónde supervisar. Esa matriz de riesgo nos ayuda a detectar y a revisar un 56% de la compra pública. Nunca vamos a tener capacidad para supervisar el 100%, pero estamos yendo a la parte gruesa de la supervisión. Estamos haciendo una desconcentración, el control deben hacerlo las coordinaciones zonales, en cada uno de los territorios. Hablando de debilidades queremos fortalecer el análisis en el sector obras, no tenemos una unidad especializada, pero la estamos creando. ¿Con obras se refiere a…? Contratación de obras. Infraestructura, edificios. Debemos especializarnos mucho más en el tema de obras. ¿En qué sectores tienen más trabajo? En obras, que representa el 30% de la contratación pública. Luego están la compra de bienes y de servicios. Ya no tenemos mucha consultoría, que antes era un rubro alto. Estas áreas son las más complejas, las más recurrentes y de mayor monto. ¿Cómo afecta al trabajo del Sercop el actual momento económico el país, con la política de austeridad del gobierno y recortes en la nómina? Dentro de la política de austeridad hay varios impactos. El primero es a nivel macro, con la necesidad de optimizar más recursos; de hecho el monto respecto del PIB ha ido bajando. En 2011 o 2012, la compra pública representaba un 15% del PIB, hoy estamos en un 5,4% del PIB. Esto no necesariamente quiere decir que se ha comprado menos. En un análisis con el Banco Mundial vimos que, bajo el régimen especial, hubo adquisiciones con precios de hasta ocho veces más que el precio. Ya en régimen común, claro que va a bajar la cantidad del monto. ¿Hubo sobreprecio? Sí, sin duda, en el régimen especial. Por eso estamos restringiendo el régimen especial. Entonces esto deja ver que no hemos comprado menos, sino que estamos optimizando y reforzando la compra pública. El Ejecutivo compraba más, pero ahora los que compran más son los gobiernos autónomos descentralizados (GAD), que tienen el 51% de la compra pública. ¿A qué se debe que los GAD sean los que más compra pública hacen? Porque el Gobierno se puso al día en las transferencias a los GAD. Además, los préstamos a través del Banco de Desarrollo inyectaron dinero y eso da mayor dinamismo en la compra pública. El Sercop se está reestructurando, teníamos 470 personas, hoy somos cerca de 380 personas en el país. Tratamos que las áreas sustan­­cia­les se mantengan y se ha re­du­cido personal en otras áreas. La semana pasada Ecuador fue sede de un simposio internacional de contratación pública en donde participaron representantes de 12 países. ¿Qué se espera ahora, luego de ese encuentro? La idea es tener una estrategia regional con alcance hemisférico sobre las buenas prácticas. Allí se requieren tres factores: el uso de tecnología como el big data, que ya se utiliza en el país, la voluntad política de avanzar en el tema y tener una normativa coherente. Esto permitirá ser transparentes. ¿Qué tan complicado es lograr esa transparencia? Siempre hay quien quiere incumplir la ley o supuestas emergencias que no son tales. Es un tema de corresponsabilidad entre los actores del sistema. Hoja de Vida Formación. Es economista de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador. Además, tiene un Máster en Economía Empresarial del Instituto Centroamericano de Administración de Empresas, Incae. Tiene estudios en Políticas Públicas para la asociatividad y desarrollo rural, así como en Comercio Exterior y Negociaciones Comerciales. Cargos anteriores. Fue Viceministra de Política y Servicios de Comercio Exterior. Además, fue la directora de Promoción de Exportaciones e Inversiones, ProEcuador.

Fuente: Líderes, República del Banano

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s