#ArticuloBananero| El monumento a la demagogia

Si nos dejáramos convencer por el discurso grandilocuente del Presidente de la República, nos llevaría a un país de prosperidad inigualable, pero inexplicablemente poblado de ingratos, tanto que tiene que ser reguardado detrás de un ambiente acordonado y belicoso: de gas lacrimógeno, de gritos de repudio que llevan el eco: “Lenín corrupto y traidor”; de…