#VideoBananero| ¿Podrán dormir los traicioneros?

Es curioso y aleccionador ver con desaire el descarrilamiento de los que antes resplandecían como personajes políticos: tanto por su acertado desempeño como por su potencial de contribuir en la construcción de una sociedad de igualdad de condiciones. Hoy, después de la traición, aparatosamente resurgen de vez en cuando en las redes sociales, haciendo sus ralos y tinosos comentarios. Los muy sabidos sacan la mano desde su tumba, como si quisiesen tantear si el agua está tibia, solo para sondear si se les da vida. Si por ahí, por algún milagro de directa intervención divina, escuchasen  el clamor de un “regrese señor ministro, regrese señor alcalde, regrese señora asambleísta”, prestos se presentarían como los salvadores. 

Su audacia calculada choca contra el virulento desprecio de los internautas. Caen sobre sus nombres repudiados los justos reclamos. Se les encara los actos de su traición. Se les imputa, sin reserva de protocolo alguno, el desaire causado por su ambición. Ellos, sin remordimiento, obedecían a los intereses personales y al de los glotones de la oligarquía, cuyo hechizo dulcificó su apetito por el poder. Entonces, por las treinta monedas, vociferaban contra el líder que los sacó del anonimato. Hoy los ingratos nuevamente se ven forzados a escabullirse. Mañana se verán reencarnados luciendo otras camisetas, pues la coyuntura, con paciencia, dictará, se dirían así mismo.

Se ven más obligados por su ego sediento de estar en el imaginario popular, que por su “sincera preocupación” por tal o cual política de Estado, sea por la escandalosa amoral entrega que sufrió Julian Assange, sea por el sendero equivocado en que va la provisión de educación escolar, sea por la política económica que se hinca ante la sumisión al FMI y su respectiva regresión de derechos sociales.

¿Será este el futuro que le espera a Lenin Moreno? ¿Será que, como el comportamiento de los arrepentidos, se lo escuche con repudio y agite la indignación? El traicionero, antes de causar el daño, ya se anticipa en cómo terminará sepultándose así mismo. Es por eso que él, muerto en vida, vive su vida con la duplicidad imperativa. 

Duplicidad primera: fingiendo desdén por el poder; declarando que el régimen anterior fue corrupto, menos él, (él como vicepresidente y como enviado especial en las Naciones Unidas); haciendo derroche de su humildad con su arroz con huevo hace pantomima de la austeridad; haciendo gala de su ignorancia, tanto por importarle un bledo el país, o tanto por su versión ‘revolucionaria’ de su incontrovertible “no sé “. Duplicidad segunda: puliendo su arribismo social; comiendo desayuno de langosta; exhibiendo una vida de lujo, producto de tres sueldos o financiado por las  oscuras empresas offshore (INA Investment Corporation), fruto del alegado laberinto de corrupción. Uno estima los pasos de su mente ligada a su infatuación que lo proyecta ya gozando de las suntuosas adquisiciones imaginadas. Y, como todo termina, todo se descubre, siendo testigo de la cosecha de su “obra” y de su propia deshonra.

El hecho de que el revolucionario que prometió lealtad, que apretó manos plasmando su sinceridad, que alentó a boca llena a profundizar la revolución, que haya conquistado la confianza y esperanza nacional y haya encarnado la traición, parece una pesadilla narrada desde el noveno círculo del infierno, el inmenso lago de hielo. Dante pensó en ellos y les guardó ese insólito refugio para los traidores. Su traición fue premeditada, se enamoró de su ambición, le dio un beso de judas a la Patria y mintió y atropelló todo cuerpo humano que se le interpusiera en su conjura. ¿Podrán dormir los traicioneros?
Luis Alfredo Castillo 
Prensa República Del Banano
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s