3 días duro marcha que pide #LibertadParaJorgeGlas

#FlashBananero| “Culminamos la #MarchaDeLaIndignación llegamos a #Latacunga caminamos 3 días por la #LibertadParaJorgeGlas

Gracias a todos quienes se sumaron a esta marcha simbólica de la lucha por los derechos de todos y en contra del régimen de Moreno #ElPeorGobiernoDeLaHistoria”, así lo informó el Asambleista Esteban Melo en su cuenta oficial de Twitter.

La Asambleista Carrión a favor de Moreno, parió a un varón

De la misma forma como ocurrió en el 2007 con su hermano Inti, durante la Asamblea Constituyente de Montecristi, en Manabí, a Ian le tocará acompañar a su madre a la Asamblea Nacional, en Quito. Al menos, mientras dure el periodo de lactancia.

Inti, de 13 años, e Ian, de apenas días de nacido, son hijos de la legisladora María José Carrión, de las filas de Alianza PAIS (AP) y presidenta de la Comisión de los Derechos de los Trabajadores. 

Los inconvenientes dentro de esa mesa, cuyo trabajo no arranca desde hace cuatro meses, ‘obligaron’ a Carrión a suspender parcialmente su periodo de maternidad para asistir al Parlamento y convocar a una reunión, la cual se daría este miércoles 11 de septiembre.

En los últimos días, contó Carrión, incluso ha mantenido reuniones con representantes de gremios de trabajadores. Lo ha hecho a partir de las 17:00, para no perderse, dijo, el momento del baño de su bebé. 

Combinar el rol de madre con el de asambleísta, asegura, le supone un sacrificio que vale la pena. Recuerda que cuando fue asambleísta constituyente tuvo que llevar consigo en varias ocasiones a su hijo Inti, quien para entonces tenía un año de edad. “Y me siento orgullosa de que haya sido así; muchos asambleístas constituyentes lo conocieron y tienen un acercamiento, y es bueno que los hijos vayan conociendo el espacio en el que uno se desarrolla…”.

El reciente inaugurado lactario en el Parlamento, dice la asambleísta, no solo será un beneficio para ella, sino para todas las trabajadoras del Legislativo que recientemente han sido madres. Fiel a su creencia de que la leche materna es esencial para el desarrollo de los niños, María José Carrión convertirá este nuevo espacio en un lugar importante para ella e Ian. 

Reconoce que pese a tener solo días de nacido, la alimentación de su bebé no es exclusiva con leche materna. Y tiene una explicación: Ian nació con nueve libras de peso y una estatura de 55 centímetros, “un niño grande”, por lo que la especialista médica que atiende a su pequeño le recomendó complementar sus comidas con leche de fórmula.  

Sin embargo, aclara, que no permitirá que su rol de asambleísta se contraponga con su responsabilidad de madre. “Cuando hay un compromiso de representatividad tenemos una responsabilidad muy importante con el país y en esa medida ha sido mi comportamiento desde que tuve a mi hijo que hoy tiene 13 años y que estuvo en momentos importante de mi vida política…”.

Por ello, indicó que hizo un pedido especial al presidente de la Asamblea, su coideario César Litardo. “He pedido que en cumplimiento de la normativa vigente también pueda haber un centro de desarrollo infantil, para que las madres de la Función Legislativa, y las cuidadoras, puedan tener este beneficio…”.

Contó que cada vez que un legislador lleva a uno de sus pequeños al Pleno, el ambiente se transforma y, al menos por un instante, se dejan del lado las rivalidades políticas para recibir con afecto a los ‘visitantes’.  “Porque más allá de las diferencias políticas que pueda haber, los 137 asambleístas somos compañeros de trabajo…”. (I)

El Universo

Los “poderosos” Santiago Cuesta y Fidel Egas se sacan los cueros al sol

La disputa por sectores jugosos de la economía nacional e influencia política resaltan en el cruce de fuegos que ahora definen la política del Gobierno de Lenín Moreno.

Punto Noticias.- La pugna entre Santiago Cuesta y Fidel Egas alcanza niveles tan solo conocidos en los tiempos en el que el dueño del Banco Pichincha se subía al ring con los hermanos Isaías, dueños del Filanbanco.

Otra vez Ecuador asiste al espectáculo de que en los espacios mediáticos los poderosos del país quieren controlar el espacio noticioso, el relato político y la narrativa judicial. Y parecería que además la puja gira sobre un negocio jugoso como es el de la refinería y sus indirectos, donde hay grandes intereses nacionales e internacionales.

Fidel Egas, ahora gestor del portal Primicias, tiene ahí en esa web un portaviones de mensajes, acusaciones y especulaciones periodísticas para asediar a la competencia en determinados negocios. Mientras Santiago Cuesta (el súper poderoso consejero presidencial de Lenín Moreno) cuenta con algunos aliados en determinadas emisoras guayaquileñas, un aparato comunicacional en los medios públicos y un troll center a su disposición, en plena alianza con grupos empresariales ansiosos de captar contratos estatales.

Aunque desde 2015, en papeles, Egas, dejó ese cargo en el que se mantuvo por 24 años, aún mantiene autoridad y poder de decisión en sus actuaciones. Incluso su habilidad empresarial va más allá, al tener participación en los medios de comunicación como son: Teleamazonas y la plataforma digital Primicias.

Cuesta, a través de una serie de tuits, advierte que el Consejo Editorial de Teleamazonas, ligado a Egas, habría ordenado descontextualizar sus declaraciones en torno a una supuesta pelea entre él y el ministro Carlos Pérez, porque supuestamente le habría pedido beneficiar a una empresa amiga con un contrato.

A pesar de que Cuesta quiere limpiar su nombre, al señalar que era una inversión privada que no requería autorización del Estado, el mismo destaca que “es tan amigo del mexicano (Bulmaro Delgado Bahena), como Fidel Egas es dueño de Teleamazonas”.

Ante esta trama, Cuesta revela una posible deuda que Egas mantendría con el Servicio de Rentas Internas (SRI).
En uno de sus tuits menciona que el empresario debería hasta el 2015, 405 mil dólares. ¿Pero cómo se da este caso? Según Cuesta, el Banco Pichincha habría autorizado un crédito de 500 mil euros a un cliente que habría llegado a cancelar hasta 14 dólares de impuesto a la renta. Esa persona sería Sebastián Corral, quien habría tenido el beneplácito de Egas para que el Banco Pichincha, de España, le conceda un crédito para la compra de un departamento y un parqueadero en Madrid.

Tras publicar esta información acompañada de documentos, Cuesta cuestiona si esos “privilegios” tienen todos los clientes de esta entidad financiera, sobre todo, cuando no se declara el impuesto a la renta.

 

Asimismo, el asesor del Jefe de Estado increpa al empresario a que le diga quién es María José, a quién se le iba a entregar 200 mil dólares de ese monto solicitado. Ese nombre aparece en los documentos expuestos por Cuesta y en los que además se precisa que ha pagado 20 mil dólares de Impuesto de Salida de Divisas (ISD).

Finalmente, se cuestiona la calidad moral y financiera del empresario para dirigir la parte editorial del noticiero del “lindo canal”.

Pero los roces, no quedaron ahí, el medio digital Primicias sacó una radiografía del asesor del presidente bajo el título: “Al consejero Santiago Cuesta le bailan los millones en la cabeza”, escrito por el sociólogo Felipe Burbano de Lara. 

El artículo grafica a Cuesta como una persona directa, sin rodeos, poco tinosa y que no esconde sus propósitos, cuando de referirse a ciertos sectores estratégicos se trata.

Advierte que Cuesta, en representación del Ejecutivo, se ha convertido en la voz oficial para pronunciarse sobre algunos temas de gran interés nacional. Entre ellos, está la concesión de la Corporación Nacional de Telecomunicaciones (CNT), la refinería y el puerto de Esmeraldas, y la construcción de una nueva y enorme refinería.

La publicación precisa que entre todos esos proyectos hay negocios con el Estado por unos 12.500 millones de dólares.

También se describe, como el asesor del mandatario manejó el tema de la concesión de la CNT, pues hablaba de una empresa cuyos activos alcanzaban 4 mil millones de dólares y habría especulado con una concesión que le daría al Estado “suculentos ingresos anuales”.

El artículo añade que de la boca del mismo consejero se conoció que CNT ni siquiera tenía estados financieros actualizados.

Una similar actuación habría tenido con el caso de la Refinería de Esmeraldas, pues no habría sido preciso si se va a concesionar, cerrar o reparar por un costo de 500 millones de dólares. Sin embargo, la misma publicación expresa que a través del Decreto Presidencial 861, el presidente Lenín Moreno autoriza, con carácter de excepcional, el diseño, construcción y operación de una refinería de alta conversión en la Región Costa.

Ante ello y pese a que las ofertas se podían receptar a partir de 28 de agosto, el consejero ya lo habría presentado al empresario mexicano, Bulmaro Delgado Bahena, como un serio interesado en construir el proyecto. Según el medio digital, la refinería costaría 6 mil millones de dólares y deberá procesar 200 mil barriles diarios.

Es así como Cuesta y Egas exponen ante la opinión pública sus intereses y despiertan esa chispa de que por ahí podría desenredarse otro hilo.

Fuente: Twitter Santiago Cuesta, Primicia

#ArticuloBananero| De “Sabor a mí”, al “Mediterráneo”

El paso de Moreno por Carondelett en los últimos 835 días y más, parece que han sido “mil años”, y más aún con la amenaza que el resto de días, hasta el 24 de mayo de 2021, se los sufra como “una eternidad”. No hay escape, salvo a que el hartazgo no lo deje terminar, o a que haya algún “impulso” inevitable, de algún escasísimo residuo de dignidad y ya decida amainar su deshonroso remedo presidencial. Serán dos años de inexorable chisporroteo verbal, mientras tenga micrófono en mano. 

Ha logrado, en parte, en adormecernos, en reducir el llamado ético que se traduce en asombro. De lo contrario, no es gratuito de que se dé el lujo, en un entorno nacional tan religioso, de restregarnos en nuestras caras que el Dios de Abraham y Moisés, el de la mayoría de los ecuatorianos, a veces se comporta “bien Desgraciado”. ¡Qué irrespetuoso! ¡Qué deslenguado! ¡Qué desparpajo del “Señor Presidente”, pero del presidente tenebroso y anquilosado de Miguel Ángel Asturias. Ya empalagado en el poder, el rey de pacotilla habla nomás, en un entorno de toreros socialistoides, de banqueros en tronos de hielo, de asesores deslenguados, de ministros sin “plata” y “fines prácticos”; de cristianos embelesados en el circo romano. Pero no habrá falta que un adulador estalle ante el prodigio de la ocurrencia desenfrenada.
“Pasarán más de mil años, muchos más…”. Serán días de atolondramientos por dejar al mando al ex alcalde, el que Moreno supone como futuro presidente, y rezar para que este no lo traicione y no haga lo que él hizo a Correa, a quien prometió lealtad. Se puede conjeturar que Moreno también le hubiese cantado a Nebot, muy quedito al oído, cerca, muy cerca, así como ahora lo hace entre abrazos el asesor presidencial declarando que: “Nuestras almas se acercaron tanto así que yo guardo tu sabor. Pero tú llevas también sabor a mí”. 
No es de negar, el sentimiento a veces obliga. Especialmente si uno se siente como pasajero y sabe que el viaje pronto terminará. Es ahí, que llegó al fondo ese sentimiento de sepulturero cuando le salió al asesor presidencial ese tan sentido gene, ¡ayyyyyyyyyy!, “¡muuuuchosss más!”. Y el pobre se descarrila hasta el punto de absorber ese gas alucinógeno del oráculo de Delfos para ‘amenazarnos’ que la Romo, la del desaire, al querer, sería presidenta. Pero, desde los intersticios de su prisma, también anuncia ese dolor que pone de sobre aviso que los días de poder se le acaban.  Los días donde, por cuestiones esotéricas, se le aparecen al asesor, por la mañana, personas de negocio, esos pedestres “business men”, y por la tarde, debido a su ‘carismática’ presencia, ya está encuadrado el posible contrato para venderle empresas públicas. Más fácil que vender chicles.

Me refiero al vídeo que circula por las redes, más allá de la camaradería, de esos sentimientos coyunturales de “contigo hasta la muerte”, de “yo te protejo la espalda y tú la mía”, de tú con tu mandanga y yo con mi burundanga, allá por paraísos fiscales, allá por Alicante, de “Sabor a mí” al “Mediterraneo”. Más allá se ve la razón de la resiliencia del licenciado de soportar las barrabasadas: tenemos la representación de una presidencia que se descalabra cada día, tenemos a un impresentable mal hablado, con repetidas faltas garrafales de ortografía (“desición ”), y descachalandradas elucubraciones, como es su proceder, tal como el nivel de aptitudes que rondan por la presidencia. Tómese en cuenta de que solo se habla de un asesor. Hay una sarta de intratables que se la pasan comiendo hoy el vómito de ayer. 

“Soy tan pobre…. qué otra cosa puedo dar”, el dúo canta al frente del “center piece” de la mesa: un bonsai. Como la naturaleza es prodigiosa en simbolismo, el bonsai se presenta como si tuviese micrófono en mano enunciando, desde su ‘altura’, palabras de desespero, palabras ahogadas sin credibilidad, palabras propias de un socialcristiano, pero necias, muy necias  al arrogarse investiduras de juez veraz, al dictar sentencias salomónicas e indudables de entre lo “leve” y más leve. “No pretendo ser tu dueño. No soy nada yo no tengo vanidad (…). Sabor a mí ”.
Luis Alfredo Castillo

Prensa República Del Banano