#ArticuloBananero| La sede del poder: el Pueblo 

El ciudadano: flaco, de 34 años de edad, de estatura mediana, enjuto de cara, alzó la voz por los corredores de la alcaldía de Guayaquil, no solo retumbó por los “ostentosos vidrios italianos” del palacio, sino también resonó en la conciencia colectiva. Tampoco se atemorizó ante la presencia de la fuerza publica. Si solo observáramos que el ciudadano reclamó con indignación y que luego desapareció, no entenderíamos el poder de su protesta. ¿Qué hay detrás?


El ciudadano llegó empoderado a la sede del poder representativo. Era el poder incorporado en su voz: de aquella voz profética de denuncia contra la injusticia. Reclamó que la función de los políticos electos por voto popular o de los empleados públicos de velar por el desarrollo de la vida humana, por el bien común, por gestionar con eficiencia la entrega de servicios públicos, no estaban cumpliendo, y que como “mafia” se estaban rifando el patrimonio público. 

Su llamado nos despertó. Nos hizo acuerdo de que la sede del poder reside en la voluntad del pueblo y que los gobernantes son, por encargo, los facilitadores de sus aspiraciones, como la vocación del maestro quien facilita el aprendizaje y desarrollo del alumno. Él es solo una voluntad, pero si esa voluntad multiplicada por millones cobra conciencia de sí misma, se une en legítimo consenso para seguir adelante, se transformaría en un poder imparable, podría realizar lo que le sea posible en democracia afianzando positivamente la vida. Es la voz de la dignidad. Es la voz que nos recuerda de que también es nuestra responsabilidad de no ser serviles o de no permitir que los delegados se burlen de nuestra potestad.

Y es que la clase política por lo general se ha servido de la confianza dada para hacer de los cargos un trampolín hacia un proyecto personal, para otros derroteros con más poder, con más egoísmo, incluso, después de camisetazos y de cambio de lealtades coyunturales, hasta llegar a la misma presidencia de la República. Esta clase de políticos, al desobedecer la función de servir, se constituye en un acto de corrupción. No se les dio el voto ni se les encargó la función para enriquecimiento individual e ilícito.

Es así que la política que domina, que desobedece el pacto social y garrotea, toma el comportamiento ya conocido de nuestra partidocracia: históricamente,  cada partido o movimiento político, en vez de servir y velar por los intereses locales o nacionales, hace negocio de la confianza dada, un juego de quién da más, un mercado de tráfico de influencias. La tajada mayor de la torta va para los pocos que traicionaron el consentimiento y el pueblo se queda con las sobras y con la indignación.

Jesús, el semita, expulsó a los mercaderes del templo, así mismo el flaco ciudadano de 34 años entró a su ‘templo’ y denunció a los mercaderes de la política. Es por eso que la única arma que tenemos, y la más importante, es nuestro voto, para expulsarlos, para que se vayan todos. La misma que por 14 veces se expresó y confió en sus representantes, no por tontos útiles, sino porque la obra trascendental se encumbró, se materializó, el poder regresó a su sede: el pueblo. 
Luis Alfredo Castillo 

Prensa República Del Banano

2 comentarios sobre “#ArticuloBananero| La sede del poder: el Pueblo 

  1. Excelente razonamiento, sin doblegar vamos a recuperar la patria, mi análisis es que solamente hace falta que se den elecciones y respeten la voluntad del pueblo y será como en el box No Kao en mera sien a los cuánticos y gabela de corruptos.

    Me gusta

  2. ¡Excelente! Usted ha interpretado con sabiduría ese acto valiente de ese ser anónimo indignado por el mal uso del poder que ya dijo basta. Esperemos que este ejemplo sea el agujero en el dique que desborde el ¡YA BASTA!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s