#ArticuloBananero| El cargo le quedó grande a la Romo

Los efectos de la altura del helicóptero no se desvanecen de la cabeza de la ministra del Interior. Determinada se la ve en subir más arriba por los peldaños del poder, sin percatarse que ese ejercicio la pone en peligro de la caída más dolorosa, si solo supiese de lo que le sucedió al desenfrenado Ícaro. Pero así lo supiese, ella lo descartaría, porque ahora esta ensimismada y se cree la voz del poder. De ese poder que domina, reprime, minimiza y reduce a los ciudadanos a ser descartables pero obedientes. Ella es la ‘ley’. Es una ‘diosa’ hecha y “ensamblada” por el capricho agencioso del periodista de la “alfombra roja”, o más bien, del activista político que funge de entrevistador, cuyo papel, ya sin disimulo, es lanzar atisbos sesgados, sonar la trompeta y proclamar la futura asunción de la ministra al poder más allá del 2021. Los favores se convendrán después.

Desde esas alturas, desde esas lejanías, le es muy fácil deshonrar a la ciudadanía. No le importa, porque de lo contrario, una ministra, una funcionaria pública, delegada a que cumpla su función eficazmente, no insultaría al pueblo, a sus mandantes, y por qué no, al correísmo. Según su declaración en una entrevista, evitando responder al por qué el correísmo hoy es una fuerza política que aumenta, afirmó que “El correísmo es más poderoso probablemente dentro de las cárceles, ese es el único lugar donde me parece que el correísmo está creciendo”. Me lleva a ponderar si ella ¿alguna vez también “probablemente” estuvo en la cárcel cuando era aliada del  correísmo? ¡Qué abuso e irrespeto hacia sus mandantes! 
En consecuencia, allá abajo, en el mundo de los de a pie, se va acrecentando el hartazgo en expresiones de indignación con la consigna de “sacarla a la Romo” y las voces denuncian su irrespeto y que, por tanto, renuncie. Un breve sondeo por las redes sociales y se sentirá el “relato” de descontento y la percepción de que la ministra resultó incompetente para el encargo. No ha logrado frenar ni reducir, sino han aumentado los índices de inseguridad social. Como corolario: si es incompetente en esto, ¿también no lo será para otros cargos con más autoridad? ¿O será el fin de su carrera política?
Pero cuadremos mejor la perspectiva. Es evidente que a la ministra no le importa el hecho que el pueblo se haya pronunciado repetidamente por otra alternativa de hacer lo político; el hecho de que este momento la Revolución Ciudadana sea la primera fuerza política; el hecho de que la ministra está en el poder porque el “fantasma” del 51.16 % votó por Moreno, es decir, los ‘presidiarios’ o “pandilleros” correístas; el hecho que en la consulta popular ilegal del 4 de febrero del 2018 los correístas constituyeron un bloque sólido del 37 %; el hecho de que el 24 de marzo del 2019, contra todo obstáculo, el triunfo del correísmo fue innegable, a tal punto que ni Nebot ni Lasso lo pueden negar; y por último, el hecho de que el voto fue contundente a favor de los ex miembros del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social, endosados por el correísmo, todo esto, a la ministra no le importa. Sumado a esto, la bajísima credibilidad del 14 % de este gobierno devela que carece de consenso y de legitimidad. La ministra lo sabe y aun así se prestó para perpetrar la traición. 
Desde la altura, desde esa lejanía coyuntural, ve abajo con desprecio a la ‘chusma’ del correísmo crecer como la levadura dentro de las cárceles.  Habla desde esa misma altura para sin reparo también posicionar la idea de que el poder le pertenece, de que el destino la ha puesto en esas frías alturas de oxígeno liviano. Ella es la escogida, ella es la súper eficiente, los demás obedecen. La verdad, su mundo está al revés. No será que por eso el incisivo General Perón cuando se le preguntó qué haría para retomar el poder, respondió: “Nada, todo lo harán mis enemigos”.
Luis Alfredo Castillo
Prensa República Del Banano

#NotaBananera| En Quito, plantón contra el cerco mediático

El día 27 de septiembre de 2019, en la ciudad de Quito, frente a TELEAMAZONAS, un grupo de ciudadanos de la plataforma Asamblea Nacional Ciudadana, (ANC) realizó un plantón de un par de horas para expresar su malestar por el permanente cerco mediático que los grandes medios de comunicación han establecido a la cotidianidad nacional, su desinformación ha contribuido a ocultar las verdaderas razones de la crisis social y económica que vive el Ecuador.

Ciudadanos frente a TELEAMAZONAS

Este acto de protesta, según los organizadores, lo realizan para alertar a la ciudadanía y pueblo en general de que la información que aparece todos los días en noticieros, entrevistas y editoriales en los medios de comunicación tradicionales, son verdades a medias que están estructuradas en un libreto muy bien diseñado para validar las políticas neoliberales de este gobierno a favor de los intereses económicos transnacionales y locales.

Las protestas de sectores sociales por los despidos que todos los días ocurren en el sector público, por la violación de derechos tales como el recorte al presupuesto de salud y educación, por la creciente ola de violencia y criminalidad, por el incremento de la pobreza en ciudades y campo y la desatención al sector agrícola, por la invasión de tierras de sus legítimos propietarios y la no legalización de organizaciones sindicales, así como por la intención de privatizar el IESS, sector petrolero y el eléctrico; permanentemente ha sido manipulada e inclusive ignorada, construyendo un CERCO MEDIÁTICO, que impide conocer la verdadera situación del pueblo ecuatoriano

Ciudadanos frente a TELEAMAZONAS, en el Plantón contra el Cerco Mediático

La protesta ciudadana, según los voceros de la (ANC) de Pichincha fue para exigir que los medios de comunicación cumplan con la obligación constitucional, consagrada en su Art. 16 que establece que todas las personas en forma individual o colectiva, tienen derecho a: “…Una comunicación libre, intercultural, incluyente, diversa y participativa, en todos los ámbitos de la interacción social, (…); además de garantizar el derecho a buscar, recibir, intercambiar, producir y difundir información veraz, oportuna, contextualizada, plural y sin censura previa pero con responsabilidad ulterior…” y lo expresado en el artículo 384 de la Constitución de la República, que establece que el sistema de comunicación social debe asegurar el ejercicio de los derechos a la comunicación, la información y la libertad de expresión y fortalecer la participación ciudadana.

El colectivo (ANC) de Pichincha, ha expresado que una de las razones de la línea editorial de los medios, es la propiedad de los mismos que está entrelazada con el gran capital, el capital financiero y el gobierno nacional.

Pájaro