‪@Confeniae1‬ rechaza “infamias y calumnias” publicadas por @ExpresoEc (medio de derecha)

Confeniae público el siguiente comunicado el 20 de Octubre de 2019: RÉPLICA

Diario Expreso le miente al país

En un reportaje de Diario Expreso, redacción Guayaquil se afirma que los dirigentes del movimiento indígena poseen bienes y propiedades y se refiere a dirigentes amazónicos como Jaime Vargas, Marlon Vargas, Marlon Santi y Severino Sharupi.

Desde Confeniae expresamos nuestro absoluto y enérgico rechazo a tales infamias y calumnias que intentan desprestigiar a nuestros líderes y que le faltan a la verdad en una clara muestra de desesperación de la derecha ecuatoriana que en estos momentos utiliza a medios entregados a sus intereses y cumplen el rol de mercenarias de tinta. Le instamos a los columnistas de diario El Expreso a que con el mismo criterio den a conocer los valores y propiedades de los patrones a quienes sirven: su reportaje es una vergüenza nacional para el periodismo ecuatoriano.

Invitamos a la opinión pública a visitar la Amazonia y constatar los “lujos”, “bonanza” y “acomodo” con el que viven nuestros dirigentes, aclaramos nuevamente que cualquier bien es de propiedad colectiva de las organizaciones a la cuales pertenecen y las mismas que representan. Nos solidarizamos con nuestros compañeros y nos reservamos el derecho a tomar las acciones pertinentes frente a las acusaciones falsas vertidas.

Ninguna de estas mentiras callará nuestra voz y la verdad está a la vista de todos pese a la intención de los grandes medios de aplacar la lucha popular

Consejo de Gobierno de la Confeniae

#ArticuloBananero| Una voz digna que advierte: ¡Esto recién empieza! @Micc_Ec

Cara a cara, el oprimido y el opresor, se sentaron para resolver alrededor de la mesa del tardío diálogo, después del crimen perpetrado. Se sentaron, por un lado, los indígenas como comunidad nacional, cuyo llamado viene desde el grito que denuncia la injusticia, desde el grito bajo la piel, como el hijo que está dentro de la madre, y por el otro lado, el Estado deslegitimado, cuya voz despótica es la fuerza bruta de dominación, del “yo te digo y tú obedeces, del ”quedas advertido o te mato”, del ”yo sé más porque tengo la fuerza”.
¡Grande fue el chasco! No habló en sí el dirigente indígena, habló la voluntad de hacer justicia y su palabra iluminó con igual o más capacidad de intervención retórica. Habló con el peso de la palabra investida en dignidad, en tradición milenaria. Habló desde ese grito maternal de la Pachamama. Cara a cara, el pueblo indígena habló indignado, pero empoderado por el consenso, desde el mismo espíritu de la voz de Bartolomé de las Casas.
Es así que cara a cara, frente a Moreno, el indígena Leonidas Iza, dirigente del Movimiento  Indígena y Campesino de Cotopaxi, desdibujó las mentiras montadas, desbarató el sensacionalismo de culpar sin pruebas, y desnudó al declarar diáfanamente en tono articulado y reflexionado: “No creo que Correa esté detrás de la violencia. Querer tapar la realidad y decir que detrás de los actos vandálicos están los correístas es también un acto de irresponsabilidad”. Así el discurso de Moreno, así el Infame audio del maquiavélico representante del ‘socialismo’ ecuatoriano, así el coro de los políticos, la mayoría “cautelosa” escondida, así el descarado blindaje mediático, así la indigna estrategia política quedó sin sustento una vez dicha la verdad. Una verdad que será difícil borrar del sangriento imaginario social.
No hubo respuesta. Tan solo la impresentable y mojigata excusa de que las medidas económicas eran para apuntalar “la estabilidad fiscal”, para ir contra el ‘contrabando’ de la gasolina, contra el uso del combustible para la producción de la cocaína; y, contra el subsidio de quienes tenían carros de 40 mil dólares. Pero cuando se explicó con ejemplos prácticos, que el costo del combustible del tractorcito de Iza sube; que el costo de movilización de las mercancías suben; que el costo de vida para el que consume los alimentos sube, el ejemplo didáctico bastó. Claramente era una política económica y violenta contra la vida mientras el capital se concentra más en pocas manos. No hubo argumento económico que sostenga la malintencionada afrenta de ministros desconectados del sentimiento popular. Su irresponsabilidad causó muerte y dolor. Y el ‘señor’ economista quedó afuera, como cuando el gato maúlla en esa noche de lluvia y de frío, sin el decreto 883, sin tener violín ni adulos, ni tener en dónde cobijarse.
Cara a cara, sin texto, le dijeron a Moreno de todo; pero no solo a él, sino ante el oído de la audiencia nacional. Le lanzaron escupitajos a la vista de su inoperancia, pues, sus ministros fantoches “son vagos”, no “planifican”. Lo que Moreno prometió no se ha cumplido. Es decir, mintió, se burló, su palabra no tiene credibilidad. He ahí el fallido bosquejo general de su gobierno: un gobierno de vagos, ineptos, descorazonados. Cara a cara la mujer indígena también habló y desde sus entrañas denunció contra Moreno: “nos manda atacar con hombres armados, cuando nosotros venimos con una marcha pacífica”; que en su conciencia quede todos los hermanos que han caído en esta lucha. Cara a cara, los ocho y más caídos ,hasta ahora, no lo dejarán dormir porque sus nombres rechinarán en su oído, en su soledad y en su abandono: Raúl Chilpe, Marco Oto, José Daniel Chaluisa Cuzco, Inocencio Tucumbi, José Rodrigo Chaluisa, Abelardo Vega Caisaguano, Silvia Mera Navarrete y Édison Mosquera Amagua. Cara a cara veremos a Moreno y sus secuaces ante la justicia, porque esto recién empieza. Entre más dictadura, más persecución, mayor será la indignación del pueblo levantado y revigorizado.

Luis Alfredo Castillo

Prensa Republica Del Banano