#ArticuloBananero| ¡Nos Están Matando!

Las cifras son confusas, confundir es uno de los objetivos de los medios hegemónicos.

11 muertos indígenas, más de 1500 heridos y más de 1400 detenidos en el levantamiento popular en Ecuador, en el levantamiento indígena y popular de octubre 2019

Más de 40 muertos, 5000 detenidos, más de 2000 heridos en el levantamiento popular en Chile.

Más de 400 líderes sociales, de ellos más de 130 indígenas, decenas de niños, aunque solo 7 se han difundido, solo en este año en Colombia.

Varios muertos indígenas por la represión en Perú en las protestas contra las mineras y varios nativos humillados 

Públicamente, 2 muertos indígenas en Bolivia a manos, o mejor a patadas, de los que no soportan que un indígena dirija tan exitosamente los destinos del país.

Pero ¿porque de repente empiezan a matarnos tanto? Es que no empiezan, continúan, esa ha sido la constante desde el maldito momento en que un grupo de avariciosos aventureros criminales descubrieron nuestras enormes riquezas y decidieron que no éramos dignos de disfrutarlas, descalificándonos, denigrándonos, aprovechándose  y agrandando nuestras debilidades para empezar un proceso donde a estos criminales les agradecemos por robarnos, aplastar nuestros valores culturales, matarnos y enseñarnos a vivir de rodillas ante sus herederos imperialistas.

Estos filibusteros en su afán de eternizar estas relaciones de imposición violenta han logrado crear una hegemonía cultural que suplanta la dignidad de nuestros pueblos, han logrado conseguir malinches y traidores entre los nuestros para nombrarlos capataces, seudolíderes, gamonales, generales, jueces y hasta presidentes y han logrado consolidar un proceso continuo, circulo vicioso de amedrentamiento colectivo, de manipulación de la opinión pública desde la ignorancia y el miedo, ingredientes fundamentales del clima de odio que permea todos los ambientes y que nos paraliza como sociedad, solo cuando reaparece la saludable indignación por conciencia, aunque sea tácita, se empieza a romper el velo del odio, aunque es tarea titánica, porque los medios se encargan de regarlo y mantenerlo con múltiples mecanismos inconscientes y subliminales, porque les es muy útil y funcional a sus intereses, entre más medidas de ajuste al pueblo haya que tomar, entre más dinero se transfiera hacia las cuentas de los poderosos para que se lo lleven a los paraísos fiscales, más debe hablarse de odio al correismo, al castrochavismo, de odio contra los indios que exigen respeto por su territorio en Colombia, o sus derechos en Ecuador o gobiernan en Bolivia, etc., la fórmula es sencilla y se aplica en todas partes donde haya conflictividad social.

El coctel de control social finamente elaborado por los laboratorios de guerra es completo y funciona si le sumamos además manipulación y acoso mediático, represión brutal escarmentadora, persecución política a las disidencias con lawfare ( judicialización de la política), encarcelamiento de figuras visibles de la verdadera oposición en todos los países, mientras se dialoga con los funcionales, como el FUT o la FENOCIN ( embajador ecuatoriano en Bolivia) por ejemplo, indios también despreciados pero con dirigentes cooptados por el actual gobierno morenista.

#NosEstanMatando  hace rato y en todas partes donde reclamemos por nuestros derechos, soberanía o dignidad, no solo con la represión brutal de las manifestaciones populares, no solo con el asesinato de cientos de líderes sociales, estudiantiles, de mujeres, Lgbti, trabajadores, etc., también y continuamente con los bloqueos genocidas contra Cuba desde hace 60 años o contra Venezuela desde hace casi 20 años o contra Nicaragua, Irán, Rusia, Corea, México, etc., etc., o con las medidas del FMI empobrecedoras para arruinar nuestros países y someternos por inanición y desesperación.

Ellos, los asesinos, son tan pocos, 1%, pero tan poderosos, tienen el cuchillo por el mango, poder militar, financiero, diplomático, político, judicial, mediático, psicológico, etc., y nosotros somos tantos, pero tan confundidos, asustados, desunidos, desesperados, alienados, etc., presas fáciles de la manipulación y del control social que nos aplican tan sutilmente que no logramos darnos cuenta, no podemos darnos cuenta, no queremos darnos cuenta. Solo la indignación consciente y la organización unitaria lograra vencer al monstruo de cien cabezas que nos asusta con nuestra propia sombra, es nuestra responsabilidad, nuestra obligación histórica, nuestro compromiso con la vida, reaccionar y promover la reacción en cadena con nuestras familias, vecinos y amigos para vencer a los criminales que manejan el mundo a su antojo  por defender sus privilegios e intereses mezquinos, podemos, ya lo estamos demostrando, venceremos, los humildes de corazón, venceremos. 

Autor: Desde algún lugar del Ecuador José Ariza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s