Con reforma electoral, candidaturas en alianza tendrían más fondos para promoción; analistas dicen que así se evitará dispersión

La propuesta presidencial para que las alianzas partidistas reciban un 20% adicional al monto asignado para el fondo de promoción electoral, que incluye en su veto a la ley electoral que analizará la Asamblea Nacional, va acorde con la Constitución, el Código de la Democracia y además estaría encaminado a fomentar y racionalizar las alianzas y a sincerar los aportes, según varios analistas.

El Fondo de Promoción Electoral es la asignación del Estado a través del Consejo Nacional Electoral que comprende exclusivamente la campaña propagandística en prensa escrita, radio, televisión y vallas publicitarias.

Lenín Moreno planteó para el inciso final del artículo 202 del Código de la Democracia, que regula los recursos que el Estado asigna en campaña electoral con fines de promoción electoral, que “para el caso de las alianzas, éstas recibirán un 20% adicional al monto asignado para promoción electoral, por cada organización política participante de la alianza”.

“Este incentivo corresponderá solo cuando las mencionadas sean organizaciones políticas del mismo nivel territorial/electoral, de acuerdo a cada tipo de candidatura. En este sentido a fin de incentivar las alianzas políticas, en el cómputo del porcentaje de votación obtenido por una alianza, se asignará el mismo porcentaje a todas las organizaciones participantes de la alianza, (…)”, se agrega.

También plantea que las organizaciones políticas que hayan recibido financiamiento del Estado, a través del Fondo de promoción electoral, deberán rendir cuentas del uso de eso recursos y de ser el caso reintegrar lo no utilizado o no justificado debidamente ante el CNE, según un comunicado de la Asamblea.

Para Fausto Camacho, del Observatorio Electoral y el exvocal del CNE, lo planteado por el primer mandatario va acorde con el Código de la Democracia actual que señala que “en caso de alianza los aliados recibirán lo mismo si hubiesen recibido o si iban por separado (…) ciento por ciento adicional por cada uno de los componentes de una alianza (…), lo que pasa es que esa disposición que nunca fue derogada en el pasado el Consejo Electoral correísta no lo cumplió”.

Según Camacho, con este planteamiento se trata de racionalizar las alianzas porque no tiene sentido, por ejemplo, que un partido de un cantón se alíe con una organización política, en un segundo cantón con otra y en un tercer cantón con otra organización más, “eso no es una alianza sino un acuerdo electorero para ganar y no en función de gobernar”.

“Lo que la ley pretende a su vez de cumplir con el mandato constitucional de fomentar las alianzas también es racionalizar la oferta electoral, aquella por la cual los ecuatorianos nos hemos quejado y con razón en reiteradas ocasiones”, expresó Camacho, quien insiste que las 18 observaciones del presidente deben ser aprobadas por los legisladores.

Para Mauricio Alarcón, director de la Fundación Ciudadana y Desarrollo, el veto busca incentivar la creación de alianzas electorales, mediante un incentivo de un 20% adicional del Fondo de Promoción Electoral que cubre la promoción en televisión, prensa escrita y vallas.

Alarcón dice que esto podría ser “como una forma quizás de reducir la dispersión que puede producirse con tantas organizaciones políticas y vigentes en el país”.

Medardo Oleas, expresidente del extinto Tribunal Supremo Electoral (TSE), señaló que se debe clarificar lo que son los aportes de la campaña y si una persona quiere financiar a un candidato o partido debería hacerse de manera pública. “Se han puesto valores ínfimos que no van acorde a la realidad y sí hay alianzas para organizaciones políticas que necesitan más recursos, porque uno de los problemas que ha tenido el Ecuador es que los aportes se los ha manejado en forma subterránea, no pública, porque aquí los aportantes dan el dinero esperando cuando gane le ayude o le pague esa inversión (…)”, comentó.

Agregó que si las alianzas son de los movimientos políticos de una ciudad para ir a una elección cantonal es positivo que todos esos movimientos se unifiquen. “Nuestro sistema está colapsado por la cantidad de movimientos y partidos políticos que impiden una conformación adecuada de partidos nacionales (…) Si vamos a elegir a un gobernantes eso debe tener un visión nacional no una visión parroquial, sectorial o divisionista como tenemos a algunos sectores” , expresó Oleas.

El expresidente del CNE, Juan Pablo Pozo, no está de acuerdo con la medida: “Asignar un mayor porcentaje de fondo de promoción electoral a candidaturas que van en alianza, es totalmente inconstitucional e inequitativo, esto altera y modifica las normas de la competencia electoral”, escribió en Twitter. 

Fuente: El Universo, República del Banano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s