Quejas por el aumento de pago en las planillas superan las 4.000

Jaime de la Cruz, su esposa y sus tres hijos, viajaron desde Guayaquil hacia a Nueva York, Estados Unidos, hace un mes y medio, para pasar sus vacaciones anuales. El cierre del aeropuerto José Joaquín de Olmedo de la ciudad y el aislamiento obligatorio por la pandemia del coronavirus, en todo el mundo, los sorprendieron a pocos días de la planificación de su regreso.

“Ya no pudimos regresar. Haciendo un esfuerzo económico, decidimos quedarnos en Nueva York, porque la situación en Guayaquil había empeorado mucho. Estamos esperando que todo mejore”, cuenta a EXPRESO desde ese país norteamericano. Sin embargo, detalla, hay algo, en medio de esta emergencia sanitaria, que le ha sorprendido aún más que la rapidez con la que se propaga el COVID-19. “El abuso de ciertas instituciones en épocas de crisis”.

La semana pasada, cuando Jaime revisó la planilla de energía de su domicilio, ubicado en la ciudadela Quisquís, en el norte de Guayaquil, notó que el valor a pagar era más de lo que cancelaba antes del virus y cuando toda la familia sí estaba en casa.

“Son $ 120 los que, según la planilla, tengo que pagar. Pero tiene que ser un error porque no estamos allí y no estamos consumiendo energía. Solo la refrigeradora está conectada y a lo mucho tuvo que haber salido de 20 a 30 dólares”, explica con indignación.

No es un caso aislado. De lo que va de la cuarentena, la Corporación Nacional de Electricidad CNEL EP, a nivel nacional, según detalló el Departamento de Comunicación de esa entidad en un comunicado enviado a EXPRESO, ha recibido 4.301 reclamos por el incremento de valores a pagar en la planilla de luz. De esa cantidad, 1.313 son quejas de Guayaquil.

A Juan Carlos Ríos le pasó lo mismo. “Mi casa está cerrada, estoy pasando la cuarentena donde un familiar y me llegó la planilla, son $ 50”, publica en Twitter.

No obstante, quienes permanecen en sus domicilios están conscientes de que la tarifa de la energía puede llegar más alta de lo que pagaban antes de la pandemia, pero que ese incremento suba más del 100 %, no tiene explicación, coinciden. Así lo reclama Rosanna Sánchez, habitante de la vía a la costa. “De $ 50 a $ 70, ahora el pago de la planilla me llegó en $ 329,45”, reclama.

Pero estos cobros excesivos no son nada nuevo en CNEL.

Desde inicios del 2019 como lo publicó este Diario, el problema se ha repetido al menos tres veces. La primera vez, la empresa eléctrica respondió que existían fallas en la lectura de los medidores, hecho que desembocó en el corte de contrato de CNEL con la empresa que hacía las lecturas en ese entonces, Sercoel. Sin embargo, desde entonces, el problema persiste. Y este Diario le pidió una respuesta del por qué a la institución.

En el escrito, la empresa señala que suspendió las actividades de campo de toma de lectura, por lo que, conforme a lo dispuesto por el ente regulador, Arconel, se realizó una estimación de consumos. “Es decir, que para la facturación de los valores se consideró el promedio de los últimos meses, valores que serán ajustados automáticamente cuando se tenga la lectura real”, asegura.

El documento dice, además que la empresa desconoce, hasta el momento si ese es el origen de los reclamos y que aunque estos lleguen a 4.000, la cifra es menor en comparación de las quejas mensuales que sumaban antes del coronavirus, que son un promedio de 10.000 mes a mes, a nivel del país.

Sin embargo, en Guayaquil, la mayoría de quejas se hacen presencialmente. Antes de la pandemia, las columnas de ciudadanos indignados con las planillas en mano en las instalaciones de CNEL ya no sorprendían. Una gran parte de estos reclamos ya no se hacen, por el cierre temporal de las oficinas y por el desconocimiento de cientos de personas que no manejan bien los correos electrónicos y las redes sociales, a través de los que CNEL recepta las quejas.

Y aunque la empresa no está en operaciones, según indica, ha atendido al 85 % de los reclamos y dice que el resto se encuentra en trámite.

“Pueda que reciban las quejas, pero no nos dan la solución”, dice Jaime, quienes luego de recibir el incremento excesivo en su planilla envió una foto del medidor y de la factura al correo de CNEL, hace más de una semana y aún no tiene una respuesta.

“Aún estoy esperando la resolución de la sobrefacturación de mi planilla”, publica en su cuenta de Twitter la usuaria Priscila Zambrano, otra afectada, el pasado martes.

La solución a cada caso, según CNEL, se realizará una vez que la empresa retome labores, que será para cuando el Gobierno lo disponga o se termine la emergencia sanitaria.

La situación se agrava para negocios, empresas y viviendas que realizan sus pagos a través de la tarjeta de crédito, porque el descuento se realiza de forma automática.

“Tengo un negocio y pago con tarjeta la planilla de luz. Aunque no estamos trabajando allí, estoy seguro que como pasó en mi casa, ahí me saldrá un incremento excesivo en las facturas y se hará el descuento. Solo espero que apenas puedan solucionarme el problema lo hagan, porque es este tiempo donde menos deben meterle las manos al bolsillo a la ciudadanía”, comentó José Moncada, contador y otro afectado.

DETALLE

Quejas. Según CNEL EP, a nivel nacional, recibe un promedio de 10.000 reclamos ciudadanos al mes, sobre incrementos en el cobro de las planillas.

Canales para hacer reclamos

Ante la emergencia sanitaria del coronavirus, la ciudadanía no puede hacer reclamos ni consultas presenciales por cobros excesivos en las planillas de la luz, en las oficinas de CNEL, sino que a través de la tecnología.

La empresa eléctrica ha informado los medios donde quejarse. Son los siguientes:

– Canal de voz (1800 263537).

– Correo electrónico centrodecontacto@cnel.gob.ec

-Redes sociales en Twitter @servicioscnelep, @CNEL_EP y vía Facebook /cnelep.gob.ec

-App de CNEL EP, disponible en IOS y Android.

-Chat en línea para clientes de la UN GYE desde el portal web: http://www.cnelep.gob.ec

En su escrito enviado a EXPRESO, CNEL menciona que para atender cada reclamo de valores facturados por el consumo eléctrico, es necesario que los perjudicados envíen fotos claras del medidor, en donde se observe la lectura y el número del medidor, para poder realizar la revisión y corrección de los valores facturados.

Añade que la corrección se realizará de hallar el error en la lectura.

Fuente: Diario Expreso, República del Banano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s