Jesús le dijo a sus judíos « La Ley es para los esclavos »

—Victoriosos. Un día después de la Batalla de Pichincha, hombres y mujeres ya libres de Quito, Guayas y Azuay — gentes del Ecuador entero, más claro—, empezaron una significativa marcha para asesinar los últimos rezagos que nos atan a una realidad de servidumbre y explotación infrahumana desde hace más de 200 años.

En medio de la crisis sanitaria más grande de todos los tiempos, indignados, burlados, muchos en ayunas porque no pueden comer más, se alzaron en una voz que extrema el zumbido de la queja y parece transformarse en algo más, en algo que viene a desatarse después, cuando no hay más alternativa. Los que han sido hipnotizados les dicen ”bullas” y alcanzan categoría de tal porque de llamarse otro modo sería ”censura” —favor de las empresas de comunicación masivas—, los intelectuales más sutiles les dicen masas por su potencia y energía revolucionaria—es decir, tienen el germen que origina las posibilidades de una realidad distinta. Pero, solo aquellos que reencontraron la seriedad que de niños tenían para jugar, gentes que maduraron y están dentro del zumbido saben que el nombrar no tiene cabida—le pertenece a un segundo plano no sucinto—, y menos cabida tendrá porque no marchan solos. Frente a ellos vienen en motos, vienen con perros, con caballos, con antimotines, con trucutus, con pistolas…, trayendo paz y orden en nombre de la ley. Los que tienen el olfato refinado dirán que son puercos, por su insaciable hambre—de dinero— que les motiva al trabajo más sucio y asqueroso, tener de enemigo al prójimo. Hieden desde lejos, no respetan viejas, ni madres con pimpollo en brazos, pues solo hozan la porquería de su esfuerzo.
El profeta más grande de todos los tiempos no hubiera nacido si el nepotismo y los tiranos hubieran comprendido que hay realidades superiores donde los pueblos saben vivir sin la llegada de ellos, los que dividen y matan, los que roban, los que empobrecen. Ellos inventaron esa palabra ”ley”, ”censura” para hipnotizarnos, castrarnos y mangonearnos. Por esta misma razón o muy parecida Jesús, hijo de María y José dijo que, « la ley es para los esclavos ». Y hoy dos mil años después no ha habido censura, ni dictador o tirano, que logre apagarnos. Muy por el contrario nosotros, ese zumbido, ya está muy elevado y amenaza con estruendos.

2 comentarios sobre “Jesús le dijo a sus judíos « La Ley es para los esclavos »

  1. La fotografía del artículo, plasma la realidad de una manera impresionante; se dice que al inteligente pocas palabras son suficientes.En nuestro país se confunde DEMOCRACIA CON ROBO. La delicadeza no es un atributo de muchos funcionarios públicos, si fuera así ya renunciaran.

    Me gusta

  2. Muy cierto que las leyes esclavizan al hombre, nos someten a pagar tributo que es sinónimo de sometimiento, ahora además.quieren imponernos silencio e.inmovilidad/es.decir que nos quitan el.derecho a la protesta social.
    Sin embargo pregonan que defienden la.democracia hipócritas, vulgares cuando corregirán esas desviaciones mentales

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s