Moreno en su discurso olvida a las víctimas de Violencia Machista agravada por Covid-19

El escandaloso silencio que chirria, por parte de las autoridades ecuatorianas a las cifras de mujeres asesinadas por violencia machista y agudizada en medio de la pandemia, tuvo su mayor representación con la intervención de Lenín Moreno al no hablar ni presentar propuestas en su discurso, en el marco del Informe a la Nación 2020, a cerca de,  la crisis feminicida, en la cual el cuerpo de la mujer y niñas sufren a causa del confinamiento, el grave maltrato y abuso por parte de su agresor.  A esto se añade, los maltratos de un sistema misógino y autoritario que no les nombra y que por tato les olvida.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) recuerda que, la violencia machista es considerada violación de los derechos humanos y afecta en promedio a una de cada tres mujeres a lo largo de su vida. Así mismo denunció que, tan solo en el 2019, el resultado es de al menos 3,800 víctimas de feminicidios en 33 países de la región. Aunque estas cifras, dicen,  parecen muy altas, se estima que la magnitud real del fenómeno está subestimada y que la emergencia sanitaria lo está agravando aún más, (informe de ONU-MUJER).

Así mismo, según los datos denunciados y publicados, antes de la llegada de la pandemia, por la Alianza para el Mapeo y Monitoreo de Feminicidios en Ecuador,  la violencia machista sigue asesinando a mujeres. Añadiendo que, el Estado no está asumiendo su responsabilidad de garantizar la integridad y proteger la vida de niñas, adolescentes y mujeres con acciones reales y concretas. En esa línea, indican que en Ecuador fueron 748 las mujeres asesinadas por razones de género, desde el 1ero de enero del 2014 hasta el 2 de marzo de 2020. Son 18 las vidas perdidas solamente en lo que va de este año sin contar la etapa de confinamiento a causa del Covid 19. La tendencia se mantiene: un feminicidio cada 3 días, según indica la Alianza para el Mapeo y Monitoreo de Feminicidios en Ecuador.

Datos de violencia de género en Ecuador, durante las primeras semanas del Covid-19

En el caso ecuatoriano, la vicepresidenta del Consejo de Protección de Derechos de Quito, Sybel Martínez, aseguró que más de 6.800 denuncias de violencia de género se presentaron en Ecuador entre el 11 de marzo y el 12 de abril, durante las primeras semanas de la pandemia en el país.

Los datos obtenidos indican que aproximadamente el 55 por ciento de las alertas corresponden a Quito y a Guayaquil, con un promedio de 235 alertas diarias de mujeres víctimas de algún tipo de violencia. Según el Consejo de Protección de Derechos de Quito

Así mismo, Sybel Martinez agregó que durante la emergencia sanitaria se han contabilizado seis intentos de femicidio y tres consumados, donde fallecieron dos mujeres jóvenes y una niña de cuatro años. Mientras, el Consejo de la Judicatura registró 225 flagrancias a escala nacional por violencia contra la mujer.

Otras de las estadísticas apuntan a las denuncias de violencia sexual, las que hasta mediados de marzo llegaron a 330 por semana, siendo en estos momentos notablemente inferior, 80. Sin embargo esto podría estar relacionado con la imposibilidad real que tienen las personas agredidas para realizar una denuncia o pedir ayuda debido al confinamiento, añadió la vicepresidenta del Consejo de Protección de Derechos de Quito.

En ese sentido, según un artículo publicado por efeminista, señalando el último informe de la Comisión Interamericana de Mujeres, de la Organización de Estados Americanos (OEA), denominado “COVID-19 en la vida de las mujeres” explica que, el limitado acceso de las mujeres a servicios de salud sexual y reproductiva exacerbado por las medidas de aislamiento para intentar frenar el contagio de la COVID-19 en América Latina,

podría incrementar la mortalidad y morbilidad materna, aumentar las tasas de embarazo adolescente, VIH y otras infecciones de transmisión sexual”

Esta última información que no ha sido recogida por ningún medio tradicional ecuatoriano, es de especial sensibilidad para la población femenina ecuatoriana. Por tanto y como lo señalan expertas consultadas por efeminista:

la débil respuesta que los países están dando a los casos de violencia sexual ha provocado que más mujeres necesiten acceder a anticonceptivos, deban acudir a consultas médicas que no han sido consideradas como prioritarias o se practiquen abortos clandestinos”.

Así mismo la directora para América Latina del Centro de Derechos Reproductivos, Catalina Martínez, ha explicado a efemista que, el primer obstáculo es que en algunos Estados no han reconocido que los servicios de salud sexual y reproductiva son esenciales y que deben mantenerse durante la crisis.

“Cuando los sistemas de salud empiezan a colapsar por la atención de los casos de COVID- 19, lo que hacen es priorizar y estos servicios no están entre los prioritarios“.

ONU Mujeres también ha detectado estas anomalías, declarando que “Es importante asegurar el acceso a los servicios y la atención de salud sexual y reproductiva. Los datos de brotes anteriores indican que los esfuerzos de contención a menudo desvían recursos de los servicios de salud ordinarios, y exacerban la falta de acceso a los servicios, incluidos la atención de salud prenatal y postnatal y los anticonceptivos”, ha publicado la ONG en marzo.

Según el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos, en Ecuador 65 de cada 100 mujeres han vivido alguna forma de violencia de género. De esas mujeres, 56,9 por ciento soportaron violencia psicológica, el 35,4 por ciento ha sido objeto de violencia física, otro 32,7 por ciento ha vivido episodios de violencia sexual y el 16 por ciento la violencia patrimonial.

Medidas de protocolo para la violencia en Ecuador en contexto de Covid 19

En Ecuador, son las redes sociales y grupos  de ciudadanas las que se organizan con palabras claves y mecanismos de ayuda con la etiqueta #VendoMaquillaje, para prestar atención inmediata a las víctimas de violencia machista.

Según Primicias.ec, Alexandra Mosquera forma parte del colectivo Colmena Woman, que funciona a través de Facebook. Sus integrantes se organizaron para evitar la violencia. Si una de ellas está en aislamiento con su agresor y sufre un episodio de violencia debe escribir pidiendo un delineador de ojos a domicilio con su dirección. Las demás enviarán ayuda.

Casas de acogida para mujeres víctimas de violencias

Según se informa en la pagina web de la Fundación ALDEA. La atención en las casas de acogida para mujeres víctimas de violencia se mantiene a pesar de las restricciones de movilidad por la emergencia sanitaria declarada frente al  COVID_19. Las compañeras responsables de las casas de acogida garantizan una atención de calidad para las mujeres y sus hijos e hijas.

En Quito, Cuenca, Guayaquil, Tena, El Coca, Lago Agrio, Charapotó y Tulcán la atención no ha cesado, indica y añade que, al contrario se encuentran alternativas para que el servicio se mantenga ininterrumpidamente. Existen protocolos listos para el cuidado tanto de las mujeres acogidas como del personal de atención. El objetivo principal es sostener el acompañamiento a las mujeres adaptándose a las nuevas circunstancias por la emergencia.

En Pichincha, la Prefectura diseñó un mecanismo de ayuda que no alerta al agresor. Las víctimas pueden llamar al número 098-742-7448 y solicitar una canasta roja, que es un código para pedir ayuda.

El programa PreViMujer, de la Agencia de Cooperación Alemana en Ecuador, junto con la Secretaría de Derechos Humanos y la Corporación Nacional de Telecomunicaciones, mantienen la APP Junt@s. Por la pandemia, la aplicación se está actualizando para que las mujeres en situación de riesgo mantengan un contacto directo con el ECU-911, a través de un botón de auxilio inmediato. Según indica el artículo de Primicias.ec

Fiscalía virtual

Desde el 20 de abril de 2020, la Fiscalía habilitó una opción virtual para las denuncias por violencia de género o intrafamiliar. En esta página, las víctimas o testigos deben escoger el tipo de violencia que desean denunciar:

Femicidio.

Violencia física contra la mujer o los miembros del núcleo familiar.

Violencia psicológica contra la mujer o los miembros del núcleo familiar.

Violencia sexual contra la mujer o los miembros del núcleo familiar.

Luego deben ingresar una descripción de los hechos, la fecha y la hora. También debe confirmar si posee documentos de respaldo así como los datos de la víctima de los testigos o del presunto agresor. Según  Primicias.ec

Recordemos que  

El presupuesto para la implementación de la prevención de la violencia contra las mujeres se recortó drásticamente, pasando de más de $5 millones a $876.000.

Según Ana Vera, directora de Surkuna, 14 niñas menores de 14 años se embarazan cada día como producto de la violencia sexual.

“Invertir en prevención del embarazo en adolescentes, invertir en educación, en salud sexual y reproductiva, es incluso 17 veces más barato que luego tratar estos embarazos no deseados por las implicaciones derivadas de un aborto”, agregó.

Vera dijo que es más importante la vida de mujeres y niñas que invertir únicamente en defensa, según indicó el universo.com

Gabriela Padilla, República del Banano.

Fuentes: Primicias.ec, El universo.com / ONU Mujer/ Efeminista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s