Estatua de esclavista británico derribada como símbolo contra el racismo

 En Gran Bretaña se derriba una estatua que homenajeaba a un esclavista británico del siglo XVII  y comienzos del XVIII

“No puedo respirar” fue una de las ultimas frase del afroamericano George Floyd, antes de morir en manos de la policía de Minneapolis por asfixia que traspasó fronteras provocando una ola de protestas a nivel mundial que termino, en Bristol – Gran Bretaña, con el derribo de una estatua en honor a un esclavista del siglo XVII – XVIII, Edward Colston.

Según informa la redacción de la BBC, desde hace varios años, activistas en la ciudad de Bristol, en el occidente de Inglaterra, llevaban a cabo una campaña para retirar de la vista pública la polémica estatua de Edward Colston, un torturador y esclavista del siglo XVII y comienzos del XVIII que acumuló su gran fortuna con el comercio de esclavos. Sin embargo las y los manifestantes, al calor de la protesta, desobedecieron dicha petición y la gente misma derribó el monumento y lo lanzó a la bahía.

La forzosa desaparición de la estatua ha causado la misma polémica en la que se enmarca la  figura del propio Colston. Los concejales conservadores de Bristol estimaron que lo sucedido se eleva a “daños criminales”, mientras que el alcalde de la ciudad, el afrodescendiente Marvin Rees, declaró no sentir una “pérdida” por el hecho, aunque es partidario de rescatar la estatua de la bahía y colocarla en un museo, según informa la redacción de la BBC.

 ¿Por qué la figura de Edward Colston es tan polémica?

La delicada situación en torno a la figura y el legado de Edward Colston, está estrechamente relacionado a Bristol, ciudad que obtuvo su fama y riqueza en el desarrollo del comercio de esclavos.

Según la BBC.com, Edward Colston logró acumular su fortuna con la tortura y el comercio de seres humanos . Entre 1672 y 1689, se estima que su barcos trasportaron unos 80.000 hombres, mujeres y niños desde África al continente americano.

Sin embargo, su ciudad natal ha honrado su memoria durante siglos. Al morir en 1721, dejó su riqueza a varias causas filantrópicas y su legado es recordado en calles, edificios y monumentos de Bristol, indica la BBC.

La estatua que fue derrumbada, se encontraba en el centro de la ciudad, sobre la Avenida Colston. No hacía mención de su notorio pasado pero tenía una placa que decía:

“Una conmemoración de uno de los hijos más virtuosos y sabios de la ciudad”.

Colston nació en Bristol en 1636, en el seno de una próspera familia de comerciantes y, aunque condujo la mayoría de sus negocios en Londres por muchos años, siempre estuvo estrechamente vinculado con Bristol. Después de sus estudios en Londres, se estableció como un exitoso comerciante de textiles y lana.

En 1680, ingresó como miembro de la Real Compañía Africana (RAC, por sus siglas en inglés), que en ese entonces tenía un monopolio en el comercio de esclavos. La compañía era dirigida por el hermano del rey Carlos II (luego rey Jacobo II). Para 1689, Edward Colston había ascendido al cargo de subdirector de la empresa.

Los esclavos que compraban en África Occidental eran marcados con hierros candentes con las iniciales RAC y metidos como ganado en las embarcaciones que los llevarían en un tortuoso viaje al continente americano.

Hacinados y encadenamos, los cientos de esclavos tenían que soportar un viaje de entre seis y ocho semanas acostados en sus propios excrementos. Las enfermedades, el suicidio y el asesinato cobraron las vidas de entre 10% y 20% de los transportados.

Se estima que entre 1672 y 1689 vendió al menos 80.000 seres humanos en condición de esclavos en el Caribe y el continente americano, y fue a través de ese comercio que acumuló su fortuna y el que utilizó para incursionar en el negocio de préstamos. En 1689 vendió sus intereses al príncipe holandés Guillermo de Orange, después de que este derrocara a Jacobo II y asumiera el trono británico.

La tortura de seres humanos a gran escala había hecho a Colston rico, lo que también le significó prosperidad a Bristol. El comerciante empezó a ganarse la reputación de gran filántropo donando a varias causas como escuelas y hospitales, y sirvió brevemente como parlamentario conservador antes de morir en 1721.

Una agradecida Bristol ha conmemorado su benevolencia no sólo con una estatua en el centro de la ciudad, sino nombrando decenas de edificios, instituciones, organizaciones benéficas, escuelas, clubes deportivos, bares, sociedades y calles en su honor, olvidando su oscuro pasado como torturador y esclavista de vidas humanas.

Gabriela Padilla, República del Banano

Fuente: BBC.com https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-52964302

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s