Gobierno Nacional adeuda a servidores públicos, gobiernos locales, proveedores

El déficit presupuestario en la presente administración gubernamental (brecha generada cuando los gastos son superiores a los ingresos) llegó a 2.919 millones de dólares, en el primer semestre de 2020.

Esto ha provocado un mayor nivel de atraso en los pagos que debe realizar el Estado central a los servidores públicos, proveedores, gobiernos descentralizados, entre otros sectores. Los primeros han recibido sus sueldos con demoras de 15 o 20 días.

El Gobierno tampoco está al día en el pago del aporte del 40 % para cubrir las pensiones de la seguridad social.

Hay proveedores del Estado que llevan ocho meses esperando que se les pague y los gobiernos locales tienen obras paralizadas.

El Presupuesto estatal acumuló atrasos por 3.199 millones de dólares, en el primer semestre, frente a 415 millones del mismo semestre de 2019.

La presidenta del Consejo Nacional de Gobierno Parroquiales Rurales del Ecuador (Conagopare), Yilda Rivera, asegura que el Fisco adeuda 30 millones de dólares a 824 parroquias.

Ángel Hernández, titular del Gobierno Parroquial de Chobo (Guayas), reclamó que no ha recibido la asignación de mayo; que el Ejecutivo adeuda montos por devolución de IVA, que ha ocasionado problemas para pagar los servicios básicos y que las obras para la parroquia no se pueden hacer.

A finales de junio, según Finanzas, se transfirieron 130 millones de dólares por deudas de marzo y abril con juntas parroquiales y municipios, que tienen mayores necesidades.

Un grupo de 20 proveedores protestó, la víspera, en la Plataforma Financiera de Quito por facturas pendientes.

Marco Leguizamo, uno de los proveedores, reclamó que la deuda a las 20 empresas asciende a 5 millones de dólares. Contó que espera desde hace ocho meses que el Fisco desembolse 700.000 dólares, debido a lo que ha tenido que despedir a 10 personas y tiene una deuda con el Servicio de Rentas Internas (SRI).

Este escenario fiscal complejo es consecuencia de la histórica caída en los ingresos por venta de petróleo, cuyos precios se desplomaron entre abril y mayo por el exceso de oferta. Además, la producción del hidrocarburo se redujo por las roturas de los dos oleoductos en la zona de San Rafael.

El incremento del gasto para atender la crisis social y de salud que vive el país desde marzo, por la pandemia, es otro factor. Esa necesidad adicional podría llegar a 1.466 millones de dólares, en este año.

Según Fausto Ortiz, miembro del Consejo de Asesores del Gobierno, el primer semestre también estuvo marcado por las dificultades de acceso a financiamiento.

Este funcionario señaló que los desembolsos recibidos este año han ido principalmente al pago de saldos de deudas anteriores. Sostuvo que Finanzas hizo ajustes al presupuesto, pero pueden ser mayores, si se bajan gastos innecesarios.

Fuente: Pichincha Universal, República del Banano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s