La ONU alerta crisis educativa y teme una catástrofe generacional

Antonio Guterres, Secretario General de la Naciones Unidas, en la presentación del Informe de Políticas Sobre la Educación y el Covid-19 publicado en la pagina oficial de la ONU, hace un llamado a las naciones miembro para que, la educación esté en el centro de los esfuerzos internacionales de solidaridad, desde la gestión de la deuda y las medidas de estímulo a los llamamientos humanitarios mundiales y la asistencia oficial para el desarrollo.  Así mismo subrayó que

“La educación es la clave para el desarrollo personal y el futuro de las sociedades” y añadió que “abre oportunidades y reduce las desigualdades”.

En esa línea, indico que la educación “constituye los cimientos de las sociedades informadas y tolerantes y es un motor fundamental del desarrollo sostenible”.

También añadió que, la pandemia del COVID-19 ha causado la mayor disrupción que ha sufrido nunca la educación.

Y menciono las cifras que la ONU maneja con respecto al número de educandos afectados a mediados de julio. Mientras las escuelas permanecían cerradas en más de 160 países, los afectados subían a más de 1.000 millones de estudiantes, indico.

 El secretario General de la ONU informo asimismo que, al menos 40 millones de niños de todo el mundo han perdido tiempo de enseñanza en su primer año de educación preescolar, un año fundamental, subraya.

Solo en Ecuador cerca de 5 millones han sido afectados por el cierre de las instituciones educativas según datos de  UNESCO

ONU-ALERTA-PROBLEM-EDUCATION

 

Además Guterres indico que,  los progenitores, especialmente las mujeres, se han visto obligados a asumir pesadas cargas de cuidados en los hogares e informó que, a pesar de las clases impartidas por radio, televisión y en línea, y de los mejores esfuerzos de docentes y progenitores, sigue habiendo muchos alumnos a los que no se ha llegado.

Los alumnos con discapacidades, aquellos de comunidades minoritarias o desfavorecidas, los desplazados y refugiados y aquellos en zonas remotas son los que corren mayor riesgo de que se los deje atrás.

Igualmente, alerto que antes de la pandemia, ya sufríamos una crisis de la educación.

Con Más de 250 millones de niños en edad escolar que no estaban escolarizados.

Agregando que, en los países en desarrollo, solo la cuarta parte de los alumnos de secundaria dejaban la escuela con competencias básicas.

Ahora nos enfrentamos a una catástrofe generacional, señala el Secretario General de la ONU,  que podría desperdiciar un potencial humano incalculable, minar décadas de progreso y exacerbar las desigualdades arraigadas, añadió.

En esa línea, avisó que, las repercusiones, que ello tendrá, entre otras esferas, serán en la nutrición infantil, el matrimonio infantil y la igualdad de género siendo estas de  profunda preocupación.

Con este telón de fondo el Secretario General para Naciones Unidas presento el informe de políticas junto con una nueva campaña llamada “Salvar nuestro futuro”

Con este documento de políticas se hace un llamamiento a la acción en cuatro ámbitos principales:

Primero, reabrir las escuelas. Una vez que la transmisión local del COVID-19 esté controlada, devolver a los alumnos a la escuela y las instituciones de enseñanza de la manera más segura posible y el documento añade que, debe ser una de las prioridades fundamentales.

Naciones Unidas ha publicado una serie de directrices para ayudar a los gobiernos en esta compleja tarea.

Segundo, dar prioridad a la educación en las decisiones de financiación.

Antes de la crisis, los países de ingresos bajos y medianos ya tenían una necesidad de fondos no satisfecha para la educación de 1,5 billones de dólares al año.

Ahora ese déficit de financiación ha aumentado.

Los presupuestos para educación se deben proteger y aumentar. Insisten en el informe.

Y es fundamental que la educación esté en el centro de los esfuerzos internacionales de solidaridad, desde la gestión de la deuda y las medidas de estímulo a los llamamientos humanitarios mundiales y la asistencia oficial para el desarrollo, indica el informe.

Llamando de manera directa, la atención a los Estados que no cumplen con estas directrices.

Tercero, dirigir la acción hacia aquellos a los que es más difícil llegar.

Las iniciativas de educación deben procurar llegar a aquellos que corren mayor riesgo de que se los deje atrás: las personas en situaciones de emergencia y de crisis, los grupos minoritarios de todo tipo, las personas desplazadas y aquellas con discapacidades.

Esas iniciativas deben ser sensibles a las dificultades específicas que enfrentan las niñas, los niños, las mujeres y los hombres, y deben buscar con urgencia cerrar la brecha digital.

Cuatro, construir hoy el futuro de la educación.

Tenemos una oportunidad generacional de reimaginar la educación y la enseñanza.

Podemos dar un salto y avanzar hacia sistemas progresistas que impartan educación de calidad para todos, como trampolín para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible, señala el informe de políticas sobre la educación y el Covid-19.

Realidad de Ecuador

Sin embrago, la realidad de los países en desarrollo dista mucho de este informe puesto que la crisis del Covid 19 en el caso Ecuatoriano ha servido como excusa para efectuar las medidas más salvajes de recortes públicos siendo afectadas brutalmente la educación, la salud y el empleo. Recordemos que, el recorte al presupuesto de Educación es de al menos USD 900 millones de dolares bajo un estéril argumento en el  que “ningún presupuesto es rígido, peor en una crisis”, según indicó la ministra de Educación ecuatoriana, Monserrat Creamer

Según Pichicha Universal, Creamer confirmó que, en coordinación con el Ministerio de Finanzas, se procedió a una restructuración o reprogramación de ofertas de ciertos programas, que, a su parecer, no son prioritarios en los actuales momentos.

De acuerdo con sus declaraciones, están suspendidos los programas de Servicio de Atención Familiar para la Primera Infancia (Safpi) y de alfabetización y posalfabetización, que son difíciles de implementar de manera virtual. Safpi tenía una inversión de 7 millones 150 mil dólares y más de 11 millones de dólares los programas de alfabetización.

Gabriela Padilla, República del Banano

Fuente:

Unesco. Naciones Unidas.

PICHINCHA UNIVERSAL http://www.pichinchacomunicaciones.com.ec/segun-la-ministra-de-educacion-ningun-presupuesto-es-rigido-peor-en-una-crisis/

Un comentario sobre “La ONU alerta crisis educativa y teme una catástrofe generacional

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s