#ArtículoBananero|El subdesarrollo es sinónimo de una educación mediocre y exclusiva Por Ana M. Pereira-Castillo

“La educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo” decía Mandela. Su opinión es aplicable a cualquier continente.

¿Cómo se puede cambiar todo un sistema de educación en el mundo subdesarrollado donde solo algunos han logrado estar expuestos al pensamiento crítico? ¿Cómo puedes tener un sistema de educación con énfasis en la comprensión, el análisis, la aplicación y la comunicación si las experiencias de sus profesores se basan en la repetición de lo memorizado? ¿Cómo puedes tener un diálogo entre profesor y alumnos con una expresión de opiniones opuestas basadas en hechos, si la sociedad no maneja esa discordancia, sino en términos de peleas personales basadas en chismes y calumnias? ¿Cómo y quién podría borrar la vieja pedagogía vertical, ser modelo de una horizontal, y guiar al educando a que la emule en sus clases?

¿Traer a extranjeros mejoraría? No me parece ser la respuesta porque desconocerían el contexto social, conocimiento esencial en la preparación de clases. ¿Enviar a educandos ecuatorianos a otros países? Siempre y cuando vayan a un país donde haya institucionalidad, cohesión social, respeto al prójimo e inclusividad, una sociedad en la cual podrían ver reflejada en la vida real una pedagogía apropiada para formar a futuros ciudadanos de una democracia sólida. 

El gobierno de la Revolución Ciudadana trató de abordar reformas. Construyó Escuelas del Milenio, con todo el material necesario para que cada niño tuviera acceso a una buena y sólida educación. Envió a becados por el mundo. Duplicó los sueldos de los profesores para que tuvieran tiempo de preparar sus clases debidamente. Alentó a que el desarrollo profesional se concentrara en pedagogías progresivas. 

Es de lamentar que ni todos los profesores hayan aprovechado la oportunidad de actualizarse como profesionales. Sin embargo, cobraban sus nuevos sueldos sin cambiar en lo más mínimo lo que siempre habían hecho. ¡Esto es corrupción! Sus administradores contribuyeron a esa corrupción al ser negligentes en vigilar sus rendimientos. La misma corrupción que los mantuvo callados a los dirigentes sindicales, mientras el país se esforzaba invirtiendo con esperanza. La esperanza de un cambio de raíz, hacia un futuro brillante para todos los niños y jóvenes ecuatorianos sin excepción.

Desafortunadamente el gobierno actual, elegido para continuar con el proyecto nacional, optó por retroceder décadas, regresando así a las escuelitas unidocentes, sofocando un aprendizaje amplio, y condenando a que se quedaran estancados en una mediocridad. Estos niños son los que más necesitan esa preparación para salir y ayudar a su familia a arrancar de la pobreza. Esta estructura retrógrada mantiene a las grandes mayorías en el subdesarrollo. Caso contrario, al estar equipados con una preparación sólida, representarían un peligro a ese estatus quo centenario. Inevitablemente, cambiarían la exclusividad de la que han gozado las élites.

Ana María Pereira-Castillo

Articulista 

Prensa República Del Banano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s