#ArtículoBananero| Lasso: nombre de historia de dolor Por Luis A. Castillo

El poder de las masas determina quién gobierna y quién no. Guillermo Lasso lo sabe. La voluntad popular es tan resbaladiza que, haga lo que haga, le llore ante las cámaras o se ponga poncho para agraciarla, el perdedor de anteriores elecciones presidenciales no logrará el consenso. No ha calado en la conciencia popular porque su nombre acarrea una historia nefasta de dolor, duda, indigna de la confianza. Su nombre no se borra de la memoria como el tizne o barro con el agua.

Guillermo Lasso, cuyo nombre conlleva el de Mahuad, el del feriado bancario, fue el súper ministro de Economía que sacó provecho de la crisis financiera. Se alega que tuvo la insensibilidad e incluso responsabilidad de las lágrimas de impotencia que se regaron en aeropuertos, en la pérdida de patrimonios, mientras el avión despegaba hacia la incertidumbre de millones de ciudadanos despojados de lo logrado con su sudor. 

El docente investigador del Instituto de Altos Estudios Nacionales (IAEN), Marcelo Varela, concluye que “El señor compraba al 40% y hasta el 60% del valor real de esos Certificados Reprogramados de Depósitos, CDR, (el estado) le devolvía el ciento por ciento de esos papeles”. Aunque Lasso lo ha negado, la ciudadanía lo tiene marcado como el artífice de la debacle bancaria.

Así las cosas, Lasso querrá desmarcarse de Moreno: sabe que es el directo arquitecto de la inoperancia de este régimen, o responsable por el desastre económico que hemos presenciado. Lasso ya repudió contra la política económica de Moreno que él mismo promovió. Es decir, lleva consigo doble fracaso: el de Mahuad y el de Moreno. El fracaso de Moreno es también el de Lasso. No será fácil convencer a la voluntad popular que ya se pronunció contra él con su ¡NO!

Eso sí, esta vez estará equipado con todas las herramientas y equipos de persuasión masiva: la parafernalia de Facebook, Twitter,  Instagram, las fake News, equipos de publicistas y sondeos de ingenieros de mercado y comunicación y demás confituras… El viejo demagogo renacerá para auto proclamarse como el líder que sacará al pueblo de la pobreza, de esa pobreza que lleva su apellido y que cada día carcome la dignidad. 

Apostará que, con el poder de la palabra y el símbolo del dinero, podrá limpiar su imagen y, finalmente… finalmente persuadir al electorado. Está seguro de que tan solo es cuestión de gatillar continuamente las partes sensibles de sus emociones, de sus proyecciones, para hacerlos decir sí ante las urnas. Pero en eso ya ha fallado y su historia no lo deja. Resulta que no son descerebrados sujetos políticos, listos para que su voluntad sea torcida. Y es que al pasar Rafael Correa por sus vidas, les ha dado otra alternativa concreta, posible, porque la entrega de lo prometido se ha cumplido o que, en su efecto, con el binomio Arauz/Correa habría más esperanza de transformación. Es por eso que es más difícil. El soberano “ya no come cuento”.

Y así, Lasso irá como el líder afanoso a imponer el Estado de Garrote, o al final, ver cómo financiamos el próximo feriado bancario…, si lo dejamos. ¡Ay!, si solo no regresara el titular, Correa, Lasso dejaría de ser suplente. Lo siento, “la culpa es de Correa”.

Luis Alfredo Castillo

Articulista

Prensa República Del Banano

6 comentarios sobre “#ArtículoBananero| Lasso: nombre de historia de dolor Por Luis A. Castillo

  1. El banquero codicioso. recibirá un diluvio de NO electoral. Si fuera inteligente, aprovecharía para lavar su conciencia y pasar a un retiro político digno.

    Me gusta

  2. El marketing político fue el que acuso a Lasso de ser el responsable del feriado bancario cuando nunca existieron pruebas contundentes, mejor haga un articulo de como las fake news de Correa han manipulado a la población 😠

    Me gusta

  3. Fui unos de los perjudicados por la banca en 1999, cuando G. Lasso era super-ministro se economía con Mawuad. Me consta, lo viví en carne propia, nadie me contó, que el banco de Guyaquil, cuyo gerente propietario en esa época era el Sr. G. Lasso, compraba al 40% de su valor nominal los CDR que nos dio el gobierno. Eso fue un atraco al pueblo que obligó a millones de ecuatorianos a emigrar dejando hijos espo@s, familias y amig@s. Fue terrible!. La historia, el pasado, sirve para que no volvamos a cometer los mismos errores. Seamos conscientes y responsables por quién votamos. Digamos NO a estos pseudos líderes y chulqueros hambrientos de dinero y poder

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s