#ArtículoBananero| Frente a un barco a la deriva, Arauz es la esperanza Por Luis A. Castillo

Los procesos políticos son orgánicos: nacen, crecen y fenecen. Es así que el ideal de cada régimen de turno es superar a su predecesor. Así como el suplente logra desplazar el protagonismo del principal, como el alumno al profesor, el aprendiz al maestro, así mismo el régimen de Moreno, si realmente hubiese querido impedir que Correa siguiera relevante e imprescindible, poniendo envidia aparte, debió haber gobernado la República de forma  responsable y honrada, cumpliendo con el plan de gobierno que beneficiaba a las mayorías. Así Correa ya hubiese sido “periódico de ayer” y ya lejos, muy lejos, se hubiese dedicado a sembrar logros en otros derroteros, muchos más gratos quizá. Pero no, los improvisados han sido tan pésimos que, según un acérrimo pero diminuto adversario, con despecho declara: “hasta nos hacen añorarlo”.  

A pesar de ser “el peor gobierno de la historia“, recordemos lo que el mismísimo co-gobernante, Guillermo Lasso, y que ahora sin vergüenza alguna se auto proclama “salvador” de la patria, denunció: los “economistas al comienzo del gobierno de Moreno decían: “no importa, hay que neutralizar a Correa desde el punto de vista político aunque nos cueste la economía”. Por hacer daño a Correa, conscientemente indujeron el descalabro económico. Así yacen los escombros: más de un millón de nuevos pobres, la economía decrece el 6% en 2020, 300 mil desafiliados del IESS, desempleo galopante de 13,3% a junio 2020, salarios de empleados públicos impagos, incremento de 17 mil millones en deuda externa y sin obra para justificarla. Añádase: escalofriante corrupción, robo de cuatreros sin ley que los restrinja. Para colmo, se confirma la sospecha que María Paula Romo es la que repartió los hospitales. Es inédita la convergencia e intensidad de casos de corrupción revelados. ¿Y la cirugía mayor? 

Como consecuencia, en estos tres años, Ecuador es hoy un barco a la deriva. No hay capitán. Moreno no gobierna. No cumple con la responsabilidad del cargo confiado. No sabe cómo salir de la crisis económica que él indujo. ¿Cree que con jugar a las escondidas, con Estados de Excepción, va a salir campante sin repercusión legal alguna. ¡De ahí el desastre! ¡De ahí la bala! ¡De ahí el Lawfare : la revancha, la venganza, el estado de constante y atroz persecución contra el correísmo! Pero, sobre todo, más allá de la calumnia, del sufrimiento, del costo económico, está la consigna de los aliados de la derecha en bloquear el paso de Rafael Correa para que no siga con vida política. ¡El tiro les salió por la culata!

Si no es Rafael Correa, será Andrés Arauz. Con Arauz, la esperanza cobra un nuevo brío. Promete que recuperará el Estado para el cuidado de la familia, para retomar su carácter dinamizador de la economía, del empleo digno, de la producción, del emprendimiento, de la innovación, del pensamiento crítico y científico, para llegar a la impostergable meta: la sociedad del conocimiento.

Siendo así, después de poner la casa en orden, con justicia imparcial, Moreno pasará a ser sólo un mal recuerdo lejano, ya sea en la cárcel, en la misma celda del inocente Jorge Glas, o en Miami, o por último vagabundeando con gustitos finos por el Mediterráneo, con pretensiones de Serrat. El tiempo lo dirá.

Luis Alfredo Castillo

Articulista

Prensa República Del Banano

Un comentario sobre “#ArtículoBananero| Frente a un barco a la deriva, Arauz es la esperanza Por Luis A. Castillo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s