#ArtículoBananero| Romo siendo Romo: del helicóptero al barranco Por Luis A. Castillo

El “new look” de María Paula Romo será efímero, lo mismo será con el cambio de nombre de su ex movimiento político, de Ruptura 25 a Construye. Lo que sí quedará para la historia es su gestión desacreditada, marcada por la obsesión por el poder. Entre otros desaciertos, será por el reparto del país, por el notorio contubernio con la Fiscal General para cometer la venganza contra el correísmo, y por la violencia del estallido social de octubre. Su carrera política puede tirárselo al tacho de basura.

¿Qué pasó? Es la altura, y detrás de la altura es el influjo psíquico malévolo responsable del aparatoso despeñadero de la Ministra de Gobierno. De la altura del helicóptero sólo queda el vértigo y la náusea. ¿Cómo pudo descender tan bajo y tan precipitadamente? El responsable es el desenfrenado deseo por el poder.

No le importó un bledo poner a su disposición los bienes del Estado para su capricho. En efecto, sin que nadie la frene, porque supuestamente no tenían dinero, usó el helicóptero para “fines prácticos”, ese fin de semana carnavalesco. En la cúspide del poder nadie la topó. Se había endiosado. El poder la emborrachó y se auto coronó para volverse el poder encarnado. Todo le valía, incluso los insultos de su “mecánico político”, Abdalá Bucaram. Según su criterio, eran parte del “debate político”.

Pero como ahora lo vemos, el plan de asumir la presidencia, luego de pasar por el molestoso filtro de la vicepresidencia, le falló. Los 36 pírricos votos, después de haber cabildeado con maletín en mano por los corredores del legislativo, no le dieron resultados. Con desengaño, sus cálculos de “jugadas maestras” y sus súbditos de la asamblea, comprados con hospitales por votos, la traicionaron. O, mejor, ¡se traicionaron! Olvidó los consejos de su Maestro Maquiavelo: para ser princesa, primero tiene que engraciarse de los volátiles súbditos.

Los audios, chats, y diagrama son la evidencia contundente del tráfico de influencias, de usar el poder para anclarse en el poder. Ni la ayuda pautada de los mercaderes de la información podrán redimirla. Al contrario, por si las moscas, fingen apuntar con el dedo. Y es que el embarre es inconmensurable. Ha maquinado fácilmente la despiadada persecución política, con todas las mañoserías de banda delincuencial. ¡Pregúntenle al extranjero Ola Bini, a Paola Pabón, Virgilio Hernández, Christian Gonzales, o  a los familiares de los heridos y muertos! Por todo esto, la justicia, dentro de un proceso justo, sin dedicatoria, podrá apuntar hacia una verdadera reconciliación. Si el dictamen es cárcel, la cárcel será el bálsamo para tanto atropello.

Como atropello es cuando Romo posa sonriente para una portada, luciendo una blusa plasmada con una mujer sin un ojo. Romo, finalmente, ya sin nada que perder, revela lo que subyace más allá de la apariencia. He ahí a la defensora de los derechos humanos: indolente, desafiante, descorazonada, necrófila, perversa, inhumana. ¿Lo hace a propósito? ¿Nos quiere provocar? ¿Quiere tejer condiciones para que no hayan elecciones? Romo hiere nuestra sensibilidad. ¡Romo siendo Romo!

Luis Alfredo Castillo

Articulista

Prensa República Del Banano

2 comentarios sobre “#ArtículoBananero| Romo siendo Romo: del helicóptero al barranco Por Luis A. Castillo

  1. Lo que se siembra se cosecha, toda esa maldad tiene un padrino que tendr{a que caer y al parecer se van a cumplir sus sueños de ver a un presidente tras las rejas y con toda su comitiva.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s