#ArtículoBananero| Rafael Correa es inocente Por Luis A. Castillo

Moreno y sus secuaces complotaron para impedir el retorno de Rafael Correa en las urnas. Para tal efecto se ha montado la patraña más vil que el humano pueda confabular contra su enemigo: el de involucrar falsamente por un crimen no cometido, como acaba de denunciar Raúl Chicaiza, ex agente de inteligencia. Éste declaró que nunca hubo secuestro de Fernando Balda y que hubo “presión política” para involucrar a Correa y así obtener rebaja el la condena. De no ser así, en la voz de Julio César Trujillo: “guambra, tú tienes que hacer esto o sino te vas nueve años”.

La denuncia de Chicaiza confirma lo que Correa nos viene advirtiendo desde el inicio de esta farsa. Según Chicaiza, los que instrumentaron la trama son Lenín Moreno, Santiago Cuesta, Julio César Trujillo y Fiscalía. Siendo así, fue un bochornoso acto de venganza, que solo una infame voluntad humana podría llevar a cabo. No hubo secuestro. Rafael Correa es inocente. Pablo Romero es inocente. Más allá, en el caso Sobornos 2012-2016, se sentencia a Rafael Correa a ocho años de prisión por “autoría mediata por instigación a través de influjo psíquico”, para cometer el delito de cohecho. También se lo acusa de haber recibido en su cuenta bancaria 6.000 dólares, a lo cual Correa ha desmentido, alegando y dando pruebas de que fue un préstamo que se pagó “hasta el último centavo”. Por último, la “prueba madre”: “un cuaderno escrito en 30 minutos en vuelo de avión por Pamela Martínez”. En suma, es obra de una perversa confabulación de aprendices improvisados. ¡Seis mil míseros dólares! Dificilísimo creer cuando es de conocimiento público que dejó joyas en Carondelet por millones de dólares. ¡Es tiempo cuántico en donde lo absurdo supera la realidad!

Y todo esto por el enfermizo odio, por una rivalidad sin frontera, o, por último, por la envidia, por la envidia que conlleva el resentimiento, la inferioridad, la maleficencia, la pobreza de espíritu de Caín para con Abel. Desde el inicio Moreno ensambló la campaña de difamación contra Correa. Los medios hegemónicos y otros de menor pelaje, la azuzaron y la magnificaron sin empacho y dictaron sentencia. Ahí sí, para los lambiscones, Chicaiza decía la verdad, era el hombre valiente con amor de patria. Hoy cuestionan su palabra. Es un claro caso en donde el fin justifica los medios.

Al aterrizarlo en lo personal, ningún ecuatoriano está exento de ser señalado como enemigo y ser acusado de falsedades. Se concluye que si esto se hace a ex mandatarios, fácil sería hacerlo contra los “Juan Pueblo”. Entonces, estamos  indefensos en la ausencia de un Estado de Derecho, en donde el garrote del más fuerte es la cárcel del otro. Todo vale. No se respeta la ley. Las autoridades quebrantan el orden constituido. La venganza se nutre en la cizaña, en la dedicatoria, en la selectividad afrentosa.

Pero no pudieron borrar del imaginario popular el cariño por Correa. Tanto ha sido el agravio contra él que el pueblo lo reclama y lo defiende como suyo. Por algo la derecha se une. No es por patriotismo. Los “patricios”, quienes se creen dueños del poder político, nos tienen  miedo. No quieren que el “populismo” regrese a impedir las acostumbradas prebendas de privilegios. Saben que los votos no les alcanza. Por eso los enemigos, en desazón, se ven obligados a unirse y a curar heridas de repudio. Se ven amenazados por la ola de la primera fuerza política, el correísmo, y más adherentes coyunturales. Saben que estamos hastiados de este gobierno de Moreno, en el que co-gobernaron en el desastre imponiendo su plan económico y político: el movimiento CREO y Partido Social Cristiano.

Y también miedo, hay que decirlo, no es secreto, porque en cuanto a eficacia de organización política, el correísmo es una imparable maquinaria electoral. Lo mismo no se puede decir del insípido Lasso quien se ha caracterizado en ser, políticamente, su propio enemigo. No hay duda, los desaciertos de Moreno y co-gobernantes han sido los mejores aliados de Correa. Bien decía Juan Domingo Perón, cuando se lo interpelaba de cómo volvería al poder, decía: el enemigo se encargará. Palabras proféticas. Hoy Correa regresa multiplicado en Arauz y millones más. Querían nuevas caras, gente joven, conocedora, visionaria y dinámica, es decir, el ansiado cambio generacional, ahí lo tienen, y para largo,  la Revolución Ciudadana se ha hecho presente.

Luis Alfredo Castillo

Articulista

Prensa República Del Banano

3 comentarios sobre “#ArtículoBananero| Rafael Correa es inocente Por Luis A. Castillo

  1. Excelente artículo Sr. Castillo. Es la verdad no hay pruebas de lo que le acusan. Realmente este traidor con su cara de lobo disfrazado de cordero nos engañó a todos los ecuatorianos, Pero siempre triunfará la verdad. Así como del Vicepresidente Glass elegido x el pueblo pero traicionado por este mal individuo

    Me gusta

  2. Han lanzado lodo con ventilador sobre correa y sus funcionarios, lo que han logrado es que Correa sea más popular y cualquier candidato que apoye esté sobre los demás. Aráuz es un golázo de Correa.

    Me gusta

  3. El pueblo Ecuatoriano es grato con sus dirigentes cuando éstos les cumplen, esa gratitud es manifestada en las preferencias electorales desde el 2007 hasta la actualidad.
    Con artimañas y triquiñuelas no podrán jamás erradicar ese sentimiento.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s