#ArtículoBananero| Los florindos: mis vecinos, mis amigos, mis adversarios Por Luis A. Castillo

Los florindos de hoy son los mismos muchachos y muchachas que solo ayer se los veía tambalear entre la línea de la pobreza y la clase media baja. Eran hijos del maestro de escuela, del carpintero, del electricista. Jugaban en las plazoletas, sin zapatos o con zapatos destartalados. Coleccionaban acuciosamente cromos de sus héroes ficticios. Veían películas sobre la mafia italiana, o de vez en vez, cuando ya les era irresistible se escurrían a ver películas semi porno protagonizadas por la insaciable Isabel Sarli. Tocaban un instrumento musical, ya con ese instinto de rocola, de recibir para dar. Se perfilaban para ser presidentes de curso, o para ser ágiles a cometer el mandado, o trapacerías de todo tinte. Algunos hasta tuvieron la suerte, o desgracia: llegaron a ser dueños de bancos o presidentes de República. Así se hicieron ricos y así nos han gobernado.

Eso sí, hay que recalcarlo, que lo del pasado, para ellos, queda blindado. Hay que ocultarlo. Ayer se los veía como “chusma”, se los conocía en el vecindario en que vivía todo: sufrimiento,necesidad, roto, descosido y zurcido. Eso sí, los florindos están condenados a no ser libres, a mirar hacia arriba con zozobra, a ser los pobres entre los ricos.

Hoy, los florindos, después de librar sus propias batallas, se los ve con micrófono en boca, escribiendo pautados pedidos a la carta, en cargos de ministros, repartiendo cuotas de poder, o recibiendo votos para evitar juicios políticos, hasta el colmo de llegar a ser secretarios esbirros, o “consejeros” de la presidencia. El objetivo: encaramarse al poder, o al menos tener roce social, o pescar una fotito, que les será de usufructo, con los que han forjado su admiración. Su meta final de arribismo supremo, es ser servicial con los que ejercen el poder, es ser “los recaderos de la oligarquía”. En su mundo son personas ‘realizadas’ y están dispuestas a hacer lo necesario para mantener su condición y la de sus aliados. Y si hay que hacer desaparecer políticamente al adversario, azuzan a los incautos a votar por su patrón de la derecha oligárquica o para presionar a jueces que fallen a su gusto. De lo contrario, los jueces son blancos de amenazas de linchamiento mediático.

También hay los florindos vecinos y amigos adormecidos que, como antenas repetidoras, se encargan de proliferar mentiras, confabulaciones que al encararlas con la realidad se desvanecen. Caso puntual. Proliferan la mentira de que Andrés Arauz confiscará el dinero de los ecuatorianos. De pronto, como si nada, proyectan la idea de cómo si los ecuatorianos, en su mayoría, tuvieran cuentas en paraísos fiscales. Activan la alarma y los florindos pequeños, aquéllos que están en búsqueda de notoriedad, en tropel salen a zumbar encarnados en mosquitos, moscas, zancudos y avispas. Anuncian muy suelto de huesos, que los socialistas chavistas correístas, pretenden incautar los ahorritos. Y repetirán sin ninguna prueba, las mismas infamias y mentiras de ayer de ese libreto empolvado e ineficaz.

Pero también hay los florindos de a pie. Son ineludibles. En carreteras de primer mundo, de asfalto y de concreto, mientras han viajado, desvaloran que ahora sí el transporte es más rápido y seguro. Entretanto, en hospitales acreditados internacionalmente, ellos sí se han operado y han recibido el cuidado que antes era solo quimera. Además, en Escuelas del Milenio, tan modernas como las de países ricos, han preparado a sus hijos para luego, en base al mérito académico, becarlos a las mejores universidades del mundo. Por último, en su empleo público, eran mejor pagados y a tiempo. Ante las interpelaciones, del porqué han negado lo evidente del avance del país, no ha faltado su desdén: los correístas les han sido “populistas”, “borregos”, “fanáticos” y “ciegos”. ¡Eso sí, de la radio, prensa y televisión han repetido como “borregos” todo el mantra anti correísta y se sienten bien informados por “la prensa libre e independiente”.

Luis Alfredo Castillo

Articulista

Prensa República Del Banano

3 comentarios sobre “#ArtículoBananero| Los florindos: mis vecinos, mis amigos, mis adversarios Por Luis A. Castillo

  1. Hemos pasado 14 años de correismo, en octubre del 2019, tuvimos 20 días de anarquismo de los reinvidicadores del Ecuador, hoy en el 2020, producto de una pandemia mundial tenemos nuestro país 5 meses paralizado, nada de esto ha hecho que muchos ciudadanos cambien su modo de vivir, políticos, empresarios, estudiantes, obreros,……, el cambio no es izquierda o de derecha,……, la honestidad, justicia, transparencia, ……, no tiene ideologia

    Me gusta

  2. El jugar a ser ricos les ha pasado factura, hoy regresaron al sitio de donde salieron, sin trabajo sin atención de salud ni educación para sus hijos , esperemos que este retroceso les haga valorar lo que llegaron a tener los 10 años de tener un gobierno , no perfecto , con sus errores y equivocaciones, pero muy entregado a progreso y bienestar de su pueblo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s