#ArtículoBananero| ¿El derecho a mi opinión? Por Ana M. Pereira-Castillo

¿Cuál es el problema con nuestros derechos en una democracia? No sabemos exactamente cuándo el nuestro termina, y el del otro empieza. ¿Por qué en Ecuador, lo primero que hizo el gobierno de Moreno fue cambiar la ley de comunicación? La prensa que seguía libremente mintiendo sobre Correa y su gobierno, logró engañar a los ecuatorianos de que no había libertad de prensa. Internacionalmente, se sabía por qué lo decían y no se lo creía. La ley de comunicación no eliminaba la libertad de expresión. Impedía al que quería difamar, mentir, y criticar al estilo de Fox News. ¡Eso sí, ser periodista con responsabilidad basándose en hechos verídicos y comprobables!

La única forma de enseñar al que le gusta opinar, escribiendo o hablando, es de tener leyes de comunicación que sancionen al que se da el lujo de decir lo que le viene en gana. Hasta la opinión personal, a la que todos tenemos derecho, debería ser una conclusión proveniente de un análisis con hechos comprobables de fuentes fidedignas. Caso contrario, esa opinión es mentira, chisme y cuento. Todo eso va quedando en la psiquis del/de la que no tiene tiempo, o/ni le interesa averiguar que lo que brota de sus labios es puro veneno y maldad. Unos lo hacen por pasatiempo social, ya que nada más de constructivo tienen en su vida. Les gusta seguir perteneciendo al grupo en el que siempre se han desenvuelto. Otros consumen, rumiando cada palabra de los primeros, aseverando que “ algo debe haber de verdad” en lo que escucharon, puesto que salió de un fulano muy respetado en la ciudad, o de haberlo escuchado o visto en la cadena de radio y/o televisión popular en su medio. Todo esto es vivir en el subdesarrollo de la desinformación. Así no sale nunca un país del subdesarrollo. Así cada vez lo hunden más esos que son “tuertos en tierra de ciegos”.

Un buen amigo una vez me dijo que le gustaban mis artículos de opinión pero que no los compartía cuando yo tenía en el nombre de Rafael Correa o Jorge Glass o de otro correista. Siempre he tratado de ponerme en los zapatos de otros; y, comprendo que al vivir en ciertos medios donde se tiene que sobrevivir, optando por auto-silenciarse aun cuando comparten una opinión es una forma de sobrevivir. Se sigue manteniendo el statu quo porque la vida es más tranquila. ¡Entiendo! ¡Nada cambia! Por otro lado, lamento el encarcelamiento social al que se someten; suelen ser los primeros en defender el veneno de la prensa corrupta y las opiniones infundadas de sus propios vecinos y amigos.

Me acuerdo cuando recién empezó este gobierno con toda la cantaleta, y alguien me preguntó si había escuchado del caso Balda. Ahora después de tanto que se escribió y se dijo de este caso que ha caído, y para vergüenza no sólo de la justicia del Ecuador sino para todo el/la que en esto creyó, me gustaría hacerle la misma pregunta: ¿has oído hablar del caso Balda? Mi segunda pregunta sería: ¿qué aprendiste? Mi tercera pregunta, ¿crees que en la psiquis de cada ecuatoriano que escuchaba a diario las calumnias se les borraron las falsedades? Y mi última sería: ¿le vas a devolver a Rafael Correa y a su familia lo que ellos gastaron para demostrar su inocencia?

De igual forma, se ha encarcelado a Jorge Glas, un vicepresidente elegido por el pueblo, un hombre inocente. ¿Cuáles son las pruebas contundentes más allá de las de las pruebas de “la fuerza de las circunstancias”? ¿Acaso tener a un tío que no haya cumplido con sus obligaciones como ciudadano, es suficiente para encarcelarlo al sobrino? A pesar de que hayan grupos que lo apoyan desde afuera, Jorge Glas no puede defenderse desde la cárcel dentro  del país como si estuviera afuera. ¿Cómo les devolverán los ecuatorianos que con el estado lo acusaron de culpable? ¿Cómo le pagarán a Jorge Glass y a su familia los años de sufrimiento y ausencia de su hogar? Espero que cuando haya una verdadera justicia no se pongan a llamarla venganza. No hay que dejar en la impunidad a nadie. No se trata de perdonar aquí, se trata de justicia.

Ser inocente en Ecuador no significa ABSOLUTAMENTE nada hoy. Este triste hecho debería atemorizar a todo ecuatoriano. Si la misma justicia se le aplica, peor si es de partido político contrario, y si lo quisieran eliminar del panorama político, igual sería su destino.

No es necesario tener un PhD ni en leyes ni en política para darse cuenta de la raíz de todo el veneno. Ni a la Constitución se la respeta. Y lo que sí se oye a los que empiezan a temer es que “la verdad llega aunque tarde”. Bueno, cuando llegue la verdad, ya se habrá hecho muchísimo daño a los inocentes involucrados en las calumnias. ¿Y qué de los jueces y políticos que dejan destrozado al país? ¡Demasiado tarde! Se habrán huido con los que los protegieron, a rascarse la panza al sol, con lo que saquearon del país y escondieron en paraísos fiscales. Esos sí, no solo no construyeron nada, sino que dejaron sembrando odio y destruyendo todo lo que se construyó en apenas una década.

¡Qué lástima que habiendo inteligencia y creatividad en el país, solo tengan el poder unos pocos, los mismos de siempre! La República Bananera que regresó al estado de antes: seguirá siendo servidora de Washington, si no hay cambio radical dando continuidad a un proyecto nacional antes elaborado. Lo siento por mis familiares y amigos, aún cuando no me apoyan con sus likes. No escribo para que me apoyen. Lo hago por denunciar injusticias, ya que no le temo ni al que dirán ni a la “Justicia “ Nacional. Creo en mi deber de ciudadana de este planeta: de ser solidaria con los inocentes, pelear por la justicia del ser humano, de los animales y del planeta. Mi bienestar depende del de los demás.

Ana María Pereira-Castillo

Articulista

Prensa República Del Banano

Un comentario sobre “#ArtículoBananero| ¿El derecho a mi opinión? Por Ana M. Pereira-Castillo

  1. Le felicito de verdad Sra. Ana María Pereira, todo lo que dice en su articulo, es verídico. Estamos tan traicionados x este corrupto traidor que echa lodo sobre personas inocentes.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s