Pandemia redujo la vacunación a menores de 1 año

A causa de la pandemia, el Ministerio de Salud Pública (MSP) detectó una reducción hasta agosto del 24% en la cobertura de vacunación a menores de 1 año.

Hasta ese mes, la cobertura para este segmento de la población debía llegar al 66,64% en el país (el cálculo anual alcanza al 95%).

La BCG (tuberculosis) alcanzó menos del 50% de cobertura y la pentavalente (difteria, tosferina, ­tétanos, hepatitis B, neumonías y meningitis) llegó a menos del 40%.

Iker nació el 4 de abril en Guayaquil y recién 15 días después pudo recibir la vacuna BCG y otra contra la hepatitis B. Aunque las dos inmunizaciones deben aplicarse en las primeras 24 horas de vida.

Katherine Castro, abuela de Iker, indicó que por la presencia de la Covid-19 fue imposible vacunar al recién nacido en el tiempo previsto, pero apenas abrieron los centros de salud acudieron a hacerlo.

Para la pediatra neonatóloga Isabel María Salcedo, del Hospital Roberto Gilbert, de la Junta de Beneficencia, es fundamental completar el esquema. En el primer año son 16 dosis.

En Ecuador la vacunación es gratuita y 1 939 establecimientos del Ministerio de Salud están habilitados, pero, entre marzo y abril, 75 cerraron en Guayaquil por la pandemia.

La Cartera de Salud aclaró que servicios como el de vacunación se mantuvieron, aunque con bajas cifras.

Solo en abril, en la urbe porteña, se reportó 7 643 pacientes inmunizados. En febrero las cifras se cerraron con 29 716.

Esa disminución también se reflejó en las estadísticas nacionales. Es por eso que, entre las estrategias para superar el desfase, el Ministerio impulsó la estrategia de acercar el servicio a la población a través de brigadas.

Fernando Aguinaga, presidente de la Sociedad Ecuatoriana de Pediatría, explicó que la vacunación no superaba el 5% en la atención privada. Pero solo en su consulta ha detectado un incremento de entre 15 y 20%.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) advirtió en mayo que el impacto de la pandemia en Ecuador podría incrementar en un 50% la mortalidad infantil.

El cálculo se basó en un análisis de la Escuela Johns Hopkins, publicado en la revista The Lancet.

En el país, Unicef calculó que adicionalmente al año 2 282 niños menores de 5 años podrían morir, si las intervenciones materno-infantiles se reducen en un 45% y la emaciación (peso inferior al que corresponde según la estatura) sube en un 50%.

Con este antecedente, Unicef instó al Gobierno a priorizar y mantener la continuidad de los servicios de salud materno-infantil para asegurar controles pre y posnatales, atención humanizada del parto, vacunación y seguimiento a niños.

Fuente: Pichincha Universal, Republica del Banano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s