Fiscalía vinculó al israelí Oren Sheinman en caso de delincuencia organizada que se sigue contra Jacobo y Abdalá Bucaram

La tarde de este jueves 12 de noviembre, la Fiscalía General del Estado (FGE) anunció que el israelí Oren Sheinman y tres personas más fueron vinculadas al caso de presunta delincuencia organizada, por la comercialización irregular de pruebas Covid-19 e insumos médicos, en el contexto de la emergencia sanitaria.

Ellos se suman a la investigación que se lleva en contra del expresidente de la República,  Abdalá Bucaram Ortíz; su hijo mayor, Jacobo Bucaram Pulley; y los agentes de la Agencia Metropolitana de Tránsito (AMT) de Quito, Leandro B., Samuel S. y Clever A.

La audiencia duró más de cuatro horas y la Fiscal Lidia Sarabia, de la Unidad de Delincuencia Organizada Transnacional e Internacional de Pichincha, indicó que existen elementos de convicción, que mostrarían la participación de los procesados en un «grupo estructurado para planificar actividades delictivas» en Quito y Guayaquil, entre noviembre de 2019 y agosto de 2020.

Debido a esto, la Jueza de Garantías Penales ordenó prisión preventiva, para los ciudadanos extranjeros Oren Sh. y Orietta Isabel M. P., mientras que para los ecuatorianos Verónica Alexandra A. G. y Bryan Alexis P. V., la Magistrada dispuso presentaciones semanales y prohibición de salida del país, a pesar de que Fiscalía solicitó prisión preventiva para el último.

De la misma manera, como medidas cautelares se dispuso la retención de cuentas por 16.000 dólares y la prohibición de enajenar bienes hasta por el monto de 49.222 dólares, por cada uno de los vinculados.

Además, la retención de dos vehículos y de 312.510 dólares y 385 euros incautados a los extranjeros al momento de su detención, que se encuentran ingresados en cadena de custodia.

Cabe recordar que el delito de delincuencia organizada es sancionado con pena privativa de libertad de siete a diez años.

Fuente: Pichincha Universal, Republica del Banano.

Inicia audiencia de formulación de cargos contra exsecretario de Salud de Quito

Este viernes 13 de noviembre de 2020 se instaló la audiencia de formulación de cargos contra Lenin Mantilla, exsecretario de Salud del Municipio de Quito y otras seis personas más por su presunta participación en el delito de peculado, en la adquisición irregular de pruebas para Covid-19.

A su ingreso, Lizardo Díaz, abogado del exfuncionario, aseguró que su defendido es perseguido y que no existió sobreprecio en la compra de las pruebas.

El caso se deriva de un informe de la Contraloría General del Estado de julio pasado. El organismo estableció indicios de responsabilidad penal por la adquisición de 100.000 pruebas de diagnóstico PCR realizado por la Secretaría de Salud, dirigida por Mantilla, en abril de este año. Ese informe tomó la Fiscalía e inició un expediente por peculado.

Hay al menos cuatro inconsistencias en el proceso de compra. Una de ellas, es que Mantilla no presentó el plan de contingencia requerido por el alcalde de Quito Jorge Yunda que determine las características de la necesidad. Es decir, la compra se hizo sin claridad en los objetivos, el número de pruebas que se aplicarían y la capacidad para el procesamiento de resultados.

Según la Contraloría, incluso, no se incluyó un análisis comparativo de los artículos y precios ofertados a la Secretaría que establezca de forma adecuada el presupuesto referencial.

Mantilla, quien es médico de profesión, argumentó que, más allá de precios, hay que analizar que se cumplan con las especificaciones previstas en la ley y que de eso se encargó una comisión.

Por este caso, la Fiscalía allanó su vivienda, las oficinas de la Secretaría de Salud y las instalaciones de la empresa proveedora de los insumos médicos.

Fuente: Pichincha Universal, Republica del Banano.

Más de 10 mil viajeros que ingresaron a Guayaquil no presentaron pruebas PCR negativo para coronavirus

Presentar una prueba PCR con resultado negativo para coronavirus, en los plazos fijados por las autoridades sanitarias, es importante para ingresar al Ecuador.

El doctor Francisco Pérez, coordinador de Salud Zona 8 reiteró que traer el resultado PCR negativo es obligatorio para ingresar al Ecuador y que el Ministerio de Salud Pública lo pide con emisión de máximo 10 días antes del aterrizaje. Sin embargo, algunas aerolíneas para mejorar la seguridad en los vuelos piden resultados negativos emitidos en cinco días o menos.

El funcionario explicó que esta medida es fundamental en la pandemia, debido a que entre el 14 de septiembre y el 10 de noviembre pasados ingresaron a Guayaquil 10.293 pasajeros sin prueba PCR y pasaron al Aislamiento Preventivo Obligatorio (APO).

“Se ha recibido a 50.304 pasajeros solo en Guayaquil en ese período, de los que han mostrado 40.011 sus pruebas PCR negativas, pero se necesita que todos la traigan, es obligatorio. Es uno de cada cuatro pasajeros que no la está presentando”, afirmó Pérez.

El coordinador de Salud Zona 8 expresó que los controles se mantendrán estrictos con los vuelos internacionales, más con Europa y Estados Unidos que presentan incremento en su cifra de contagiados. Por este motivo, los viajeros pasan por un sensor de temperatura. En el caso de que presenten síntomas relacionados con coronavirus (fiebre, tos, malestar general, pérdida del olfato o gusto), independientemente del resultado de la prueba PCR, será evaluado por el personal de salud.

El médico señaló que dos ciudadanos españoles llegaron a Ecuador y permanecieron en aislamiento en un hotel luego de ingresar con prueba PCR negativa para Covid-19, pero al hacerse otra en un laboratorio privado para su viaje de retorno a Europa les salió positivo.

Por los pocos días de estancia de los extranjeros en Ecuador, se conoció que ellos podrían haber ingresado al país contagiados del virus.

En este caso, el personal del Ministerio de Salud efectuó un cerco epidemiológico a siete personas de atención directa en el hotel donde ellos se alojaron.

Según Pérez, como este caso hay muchos más que podrían llegar como portadores del virus con un resultado negativo y es por eso que la Cartera de Salud mantiene constantes controles en los aeropuertos Mariscal Sucre de Quito y José Joaquín de Olmedo de Guayaquil.

Sobre la capacidad en áreas de hospitalización y de cuidados intensivos en los hospitales Guasmo Sur, Monte Sinaí y Abel Gilbert dijo que sí existe, pero señaló que, si se mantiene la irresponsabilidad de las personas y se siguen contagiando, esta capacidad irá disminuyendo como ocurre en otros países.

Pérez explicó que esta semana no hay aumento considerable de casos, pero que para la próxima semana esperan una leve alza como resultado de la movilización del feriado de noviembre.

A través de un comunicado, el Ministerio de Salud recordó a los viajeros que ingresen al Ecuador que deben cumplir con las medidas de bioseguridad, así como deben llenar la Declaratoria de Salud del Viajero para tener un registro.

Fuente: Pichincha Universal, Republica del Banano.

Corrupción en época de pandemia deja 55 detenidos

Fiscalía General detuvo, hasta el momento, a 55 personas que cometieron actos de corrupción durante la emergencia sanitaria, según la información oficial proporcionada por el organismo.

Las investigaciones sobre estos hechos ilegales son llevadas a cabo por el equipo de la Fuerza de Tarea, que se conformó luego de que se detectó una serie de tramas ilegales en la compra de insumos y medicinas, para afrontar el coronavirus.

De los 196 casos abiertos, solo 13 han superado la primera fase de la indagación y en este momento se encuentran en instrucción fiscal. El resto se halla bajo reserva.

La Fuerza de Tarea ha realizado 2.632 diligencias y 155 allanamientos, a escala nacional, la mayoría en Pichincha, Guayas, Chimborazo, Cotopaxi, Manabí. Las acciones no han parado, de tal manera que este jueves, por ejemplo, un equipo de Fiscalía ingresó al Hospital de Monte Sinaí, en Guayaquil, al área financiera, para retirar el contrato original relacionado con la compra de insumos médicos.

Estas diligencias forman parte de la indagación que se encuentra en curso, por la adquisición de jeringas, agujas, catéteres, electrodos, cánulas y equipos para cirugía, por los que se pagaron USD 500.000, según datos oficiales.

La fiscal general, Diana Salazar declaró que, durante el estado de emergencia, gran cantidad de casos de corrupción en hospitales y centros de salud empezaron a ser denunciados. “La corrupción es un fenómeno estructural, que afecta a los principios esenciales de la democracia y del Estado de derecho, pues profundiza la desigualdad social, inequidad y pobreza”, señaló, durante un seminario internacional.

Para Salazar, un problema es que solamente el 20 % de procesados por peculado, cohecho, concusión, tráfico de influencias o enriquecimiento ilícito recibe prisión preventiva. Para la mayoría, los jueces disponen medidas sustitutivas, como prohibición de salida del país, uso de grillete electrónico o presentación física ante una autoridad, que permite la fuga, sostuvo.

Fuente: Pichincha Universal, Republica del Banano.

Moreno agrega a Dahik a su equipo «En 1995 fue acusado de enriquecimiento y de repartos presupuestarios»

#IC I Alberto Dahik es el nuevo asesor económico de de Lenín Moreno

Por medio de su cuenta de Twitter; el presidente Lenín Moreno, dio la bienvenida a su equipo de asesores económicos; al exvicepresidente de Ecuador (acusado de actos de corrupción), Alberto Dahik.

En la semana del 2 al 6 de octubre de 1995, Dahik afrontó un juicio político en el Congreso planteando por diputados de oposición, quienes lo acusaron de mal manejo de los fondos reservados del Estado, enriquecimiento personal y entrega de asignaciones presupuestarias a los diputados del Partido Social Cristiano a cambio de la aprobación de leyes.

Los grupos de poder del Ecuador en su afán por construir un nuevo proyecto de dominación de larga data, han recurrido a exacerbar periodos de crisis y a resucitar viejos cuadros del neoliberalismo de los años 90, para presentarlos como sabios pensadores económicos poseedores de la receta mágica para salir de la crisis y embarcarnos en el supuesto desarrollo ilimitado, que, dicho sea de paso, ha llevado a la humanidad al borde del colapso.

Uno de estos cuadros es Alberto Dahik, el Friedman[1] criollo, que siempre se muestra deseoso de encontrar el momento adecuado para gritar a los cuatro vientos su receta neoliberal ortodoxa inspirada en la Escuela de Chicago, sin importar si estas son antihistóricas o las consecuencias que traigan a la población, su objetivo fetiche es mantener la tasa de ganancia de los grandes capitales, todo lo demás lo considera meras variables.

Si observamos la actual y exacerbada exposición mediática de Dahik, quien prácticamente estuvo ausente desde su exilio (16 años) por casos de corrupción, podemos comprobar esta estrategia de la derecha para resucitar cuadros neoliberales y posicionarlo en la palestra pública como vocero de sus intereses, transmitiendo a la ciudadanía una suerte de experticia en materia económica. El inicio de la puesta en escena de este plan fue tras el anuncio del presidente Moreno de la famosa “mesa servida”, que no existía, y la grave crisis económica que según el jefe de Estado enfrentábamos, oportunidad perfecta para Dahik quien meses después fue uno de los mentalizadores del paquetazo que incluía la eliminación de subsidios, la flexibilización laboral, y la reducción del Estado, receta que tuvo la respuesta popular del levantamiento de octubre 2019.