Ecuador: Por lo menos 2 de cada 10 mujeres en el periodismo fueron víctimas de acoso

Un estudio reveló que en Ecuador por lo menos 2 de cada 10 mujeres en el periodismo fueron víctimas de acoso en su lugar de trabajo. Además, 13% de mujeres recibieron ofertas laborales con un acercamiento inapropiado.

Esta investigación sobre las condiciones laborales de hombres, mujeres y disidencias sexuales en el periodismo la realizó Chicas Poderosas EC, una agrupación de comunicadoras, con el apoyo de Friedrich-Ebert-Stiftung (FES-ILDIS) y Meedan.

El estudio, denominado “Así Hacemos Periodismo”, señala que los periodistas en el país se enfrentan a horas extendidas de trabajo, pagos injustos y falta de beneficios de seguridad social.

El equipo realizó una encuesta digital dirigida a mujeres, personas de las disidencias sexuales y hombres, que fue respondida por 236 periodistas, de forma anónima y en línea. Mujeres periodistas fueron quienes más participaron de la encuesta. Además, se realizó dos grupos focales y ocho entrevistas.

Resultados

Del total de entrevistados, 6% se identifican con un género dentro de las disidencias sexuales, 31% son masculinos y 63% femeninos.

El 31% trabaja en medios tradicionales (Radio, prensa y televisión), el 62% en medios digitales y el 7% en academia, ONG y otros.

Según los datos de la encuesta, las y los periodistas trabajan más de 40 horas semanales, incluidos quienes tienen contratos a medio tiempo. En este escenario, se vulneran aún más los derechos laborales de las mujeres, quienes hacen más trabajo por un salario menor en comparación con sus colegas varones.

4 de cada 10 mujeres en el periodismo ganan menos de $500 trabajando más de 40 horas semanales.

El porcentaje de quienes están en relación de dependencia es del 37.6%, casi igual a quienes están emprendiendo o son independientes que son el 36.8%. Mientras que el 19.5% está en el desempleo y un 6.1% está en pasantía, activismo o voluntariado. Del total de desempleados, el 15% son mujeres.

Los datos, dice el estudio, “permiten establecer que las redacciones son espacios marcados por la heteronorma y los estereotipos de género. Además, falta incluir a reporteres de diferentes orígenes étnicos. Las personas trans y las personas indígenas, entre otras diversidades, no tienen lugar en los medios de comunicación tradicionales, mientras que las personas negras son apenas un pequeño porcentaje”.

El estudio refleja la constante violencia en contra de las mujeres en los espacios de trabajo. El acoso, por ejemplo, es una de las denuncias más recurrentes.

El informe explica que las violencias hacia las mujeres en entornos laborales periodísticos provienen de colegas hombres en cargos de igual o más jerarquía, personal del servicio público y la audiencia.

“Mi exjefe me citó fuera de horario laboral y me llevó a un hotel donde quiso abusar de mí a cambio de ayuda laboral y económica”.

Fuente: Pichincha Universal, Republica del Banano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s