ArtículoBananero| “Cuando vengo, nomás vengo, ya sabrás para qué vengo” Por Luis A. Castillo

Y vinieron todos los primeros siete candidatos a la presidencia a vender su humo como si fuese una junta desordenada de barrio mal anochado. Pasaron segundos para darnos cuenta que de pronto, en realidad, estábamos en tierra de nadie, del que tiene más plata, del que grita más, del que promete y miente más. Era como si un grupito de “muchachos”, zánganos y mal educados, desubicados y desorientados, peleles y pendejos, habían acordado a propósito, los muy bribones, los muy ratas, a hacernos perder el tiempo, escuchando sus promesas improvisadas, respuestas elucubradas días antes, a preguntas ya acordadas, en un supuesto “debate” que al final fue todo, pero no debate. 

Apenas empezó, el muchacho más alto y fornido, ninguneó al más raquítico, increpándole a que no fuera malcriado, que aprendiera a ser educado y que contestara a su saludo. El raquítico, forzadamente se vio reducido a su angosto lugar, apenas pudo exhibir en la comisura de sus labios un ¡ay que vergüenza,no lo tomes tan a pecho hombre!

Viendo tal escena de cristales rotos, otro muchacho, auto poseído de una aura celestial, pensó que era el momento propicio para relucir su postura sobre la amenaza que el porte de armas significaba. Al hacerlo, fue alzando el tono de voz mesiánico y, embebido en la armonía de su propia voz, fue enfático: dar armas al ciudadano sería un “error catastral”. Si señores, escucharon bien: “catastral”. ¡Qué hable nomás, después de Moreno, el país aguanta todo! 
La discusión se encendía más, se avecinaba una posible catástrofe. Es así que el muchacho del medio del grupo, algo punk, algo vaquero, algo new age, algo bandolero, remató aconsejándoles, que no se acaloren, que al final de cuentas, si somos sinceros, todos contribuimos a la corrupción, porque definitivamente la mismita corrupción viene del núcleo familiar y que, más que nada, no estaba abierto a discutir su sesudo juicio de valor.

Ya a esas alturas, el “muchachito malcriado”, es decir, el raquítico, con su sonrisa socarrona de yo no fui, ya recuperado del espanto, profundizó su pensamiento, clavó la mirada mortífera al muchacho alto y voz estruendosa, y desde su fondo extrajo la incontrovertible “verdadera verdad”: los “muertos fallecidos” no regresan.

Cuando se pensó que una vez escuchada tal reflexión, los ánimos regresarían a su temperamento normal, para por fin proseguir con dicho debate, el muchacho alto y de voz estruendosa sentenció: de hoy en adelante “no comerán tres veces al día”.Retumbó el cielo… Era menester atenuar la ira del bravucón. El trío, los Desafinados, que había permanecido mojigato sin mucho que decir, empezó a canturrear la melodía del Sanjuanito, de pasadita, rapidito nomás:  “Cuando vengo, nomás vengo, ya sabrás  para qué vengo”.

Luis Alfredo Castillo 

Articulista 

Prensa República Del Banano

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Nancy Ordóñez dice:

    Excelente apreciación sobre el llamado “debate”, entre comillas, porque de debate no tuvo absolutamente nada. Me avergüenza solo pensar que estos candidatos son quienes pretenden dirigir mi país. Piensan que con mentiras y calumnias contra el correísmo ganarán votos. ¡Desubicados! Fue una burla y falta de respeto. ¿Será que nos vemos reflejados en estos candidatos?
    ¿Será que el Ecuador es lo que se refleja en Ellos? No hay propuestas que nos den esperanza de cambio. ¡Qué acierto el de Andrés Arauz no participar en esta payasada! Ahora más que nunca, tenemos claro por quién irá nuestro voto.

    Le gusta a 1 persona

  2. ralvear dice:

    Lo que no dijo el Coronel, es que su gobierno pudo haber sido el mejor del mundo; pero la traición a su pueblo y a sus allegados en todo el Ecuador como Patricio Acosta, Cor. SP Terán, Pinos, Ludeña y otros; le pasa factura como a otros traidores. Ahora comanda el pelotón de perdedores como en su tiempo lo hizo Oswaldo Hurtado, esperanzados en una segunda vuelta para negociar sus votos.

    Me gusta

Responder a ralvear Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s