#Por Correa: ¡Por más obras! ¡ARAUZ PRESIDENTE! Por Luis A. Castillo

El odio obnubila la mente, la desvincula de la realidad, la entorpece, la distorsiona y la hace cometer los actos más absurdos que van contra el consenso nacional, contra el diverso “sentido común”, para convertirse en actos risibles y caricaturescos, actos políticos propios de la lejana Banana Republic.

Tanto es el odio visceral que, según el mismo Guillermo Lasso, prefirieron sacrificar la economía, por la consigna de silenciar a Rafael Correa. “Los economistas”, confiesa Lasso, “al comienzo del gobierno de Moreno decían”: “no importa, hay que neutralizar a Correa desde el punto de vista político aunque nos cueste la economía”. Y…¡costó la economía! . El sufrimiento social lo manifiesta. Tremendo error garrafal político de la derecha.

A pesar de haber puesto en marcha la máquina del Estado y halar las poleas del poder mediático, sus adversarios no han logrado persuadir con su relato anti correísta. Hoy andan desesperados. Su ocaso político se les avecina. No han podido reducir la voluntad del colectivo social a su capricho. ¿Por qué será?

Hoy, con ánimos de frenar la avanzada incontenible del correísmo, el Consejo Nacional Electoral ha negado a Correa sus derechos políticos de libre expresión. Sin embargo, entre más tratan de invisibilizarlo y de silenciarlo, mayor es el apoyo de la ciudadanía, reflejada en el primer lugar en la intención de voto. Pero al prohibirlo, el pueblo rebelde lo ha multiplicado en la punta de la lengua. Todos lo recuerdan. Saben que con él se vivía mejor. Entre más se lo ha denostado de “delincuente” y de “prófugo de la justicia”, mayor ha sido la determinación ciudadana a favor de Correa, mayor es su imparable peso político. ¡Rara es la prohibición de silenciarlo cuando los mismos contrincantes en el “debate” no pararon, en tanda, de mencionar su nombre! ¡Raro “delincuente” y “prófugo de la justicia” este Correa! ¿Por qué será?

¿Será porque públicamente hubo una descarada metida de la mano en la justicia, que no siguió el debido proceso, que para condenarlo tuvieron que salir con la payasada del “influjo psíquico”, y que eso, precisamente, ante la percepción popular demostró su inocencia? ¿Será porque a pesar de repetir todos los santos días que Correa robó 70 mil millones, y hasta ahora, aún teniendo toda la máquina del Estado, no le han encontrado un centavo mal habido? (A propósito, Guillermo Lasso no hace mucho en una entrevista en Castigo Divino dio a entender de que es imposible mover $800 millones sin rastreo alguno. Pero, eso sí, cuando se acusa a Correa, ¡sí es “posible” mover $70 mil millones! ¡Juzgue usted!) Sí, hablo del mismo Rafael Correa Delgado que dejó joyas millonarias que pudo haberse llevado. Sin embargo, el mismo Correa vivía en Bélgica en un “ático” como cualquier ciudadano de clase media, y por $6 mil (pagados) lo sentenciaron a 8 años. El relato de ficción no cuaja. Ahora el pueblo los encara y los castigará en las urnas. Y… tienen miedo. La cárcel los espera.

¿Serán sus logros? Logros palpables que la vista no puede negar. ¿Será por la abundancia del logotipo, “Ecuador Ama la Vida”? Recordemos cómo este desgobierno ha tratado de borrarlos, incluso hasta la desfachatez de cubrirlos con sábanas. ¿Serán (y vale repetir y repetir) los hospitales, las escuelas, el despliegue de infraestructura, en carreteras, en aeropuertos, en hidroeléctricas, en proyectos de riego, en vivienda? ¿Será su lucha contra la pobreza? Lucha que fue fructífera en la innegable e inédita reducción de la pobreza general y extrema.

Más allá del odio visceral de unos cuantos, por su legado descrito arriba y por el salto cualitativo, de saber de que si nos proponemos, ¡sí es posible el cambio social y cultural! Correa se afirmó en la conciencia y despertó al pueblo ecuatoriano, aquellos que históricamente han tenido sus derechos conculcados. Por eso mismo cayó bien, por su forma de ser: sin apariencias y sin tapujos, humilde como su pueblo. Lo mismo es y será Arauz, porque lo excederá. Es decir, por más obras: Arauz será nuestro próximo presidente. El 7 de febrero del 2021 será el reinicio del cambio de época de la Revolución Ciudadana. ¡A las urnas! ¡Todo, todito UNO!

Luis Alfredo Castillo

Articulista

Prensa República Del Banano

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. benjamín dice:

    Todo todito 11111111111111Muchas gracias Sr. Castillo realmente sus artículos son excelentes. Siga adelante.

    Le gusta a 1 persona

  2. Edwin dice:

    Felicitaciones Luis por tu posición política y el trabajo arduo e intelectual al escribir tus artículos.

    Le gusta a 1 persona

  3. Ángel uyaguari dice:

    Si señores si hermanos ecuatorianos, ahora es nuestra oportunidad, de eliminar para siempre a varios vividores de la politica, a aquellos que están en el ocaso de sus artificiosas maniobras., a aquellos hambreadores de los mas humildes de mi patria amada
    El próximo domingo sera la ocasión para nokear a tantos vulgares delincuentes todos a votar por la lista 1 y a cuidad cada voto para que tampoco nos.roben lo ganado

    Me gusta

Responder a Edwin Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s