#ArtículoBananero| Rafael Correa, patrimonio político de la Revolución Ciudadana

Sepultura política, el costo de la traición de los desleales a la Revolución Ciudadana

Artículo de Opinión

Durante el gobierno del Econ. Rafael Correa quizás el caso más conocido de traición, fue con el extinto «Movimiento Ruptura de los 25» hoy «Construye».

La ex ministra Romo junto a su círculo, se separaron del gobierno de la Revolución por «discrepancias». Fueron los primeros traidores de la Revolución Ciudadana, o al menos, conocidos ampliamente.

Participó (Romo), en varias contiendas políticas de las que después de eso no ganó ninguna; ni ella, ni su círculo. Solo, como sabemos, en el gobierno de Lenin Moreno tuvieron espacio. Primero a partir de la asesoría directa de su círculo al traidor, para luego pasar a ser su Ministra del Interior y finalmente de Gobierno. Luego intentaría ser su Vicepresidenta (De Moreno, no de los ecuatorianos).

El segundo y mayor traidor del proyecto de la Revolución Ciudadana es el actual y saliente Presidente de Ecuador, Lenin Moreno Garcés. El llegó al poder con el patrimonio político del Ex presidente Econ. Rafael Correa. Esto no es un secreto.

Lenin Moreno, no tiene ni tuvo la capacidad para gobernar. Carece de carácter, liderazgo y a consecuencia de esto no tiene una buena oratoria «Su famosa frase: no hay texto»; además de elementos básicos para tener la facha de líder. No olvidemos, la falta de principios fundamentales como la honradez, responsabilidad y la lealtad.

Por el contrario a desarrollar estas características de las que carece, se aprovechó de su condición imponiéndose a los demás; visto durante las protestas de Octubre y el pico de la pandemia del COVID19, lo que lo ha dejado como un verdadero patético.

Por fortuna esto no es un prejuicio mío, sino que está comprobado. El 92% de ecuatorianos no le creen al actual Presidente de la República, según las últimas encuestas de CEDATOS. Su falencia de patrimonio político le costó, casi la pérdida de la presidencia ante el candidato de la Banca, hoy nuevamente candidato, Guillermo Lasso.

No solo eso. Ante la traición del proyecto político de la Revolución Ciudadana, optó por aliarse a la derecha, co-gobernar con ellos y aparte cumplir el plan de gobierno que ellos promocionaron durante sus campañas. Se reunió con toda la clase politiquera del país, dejando a un lado a quienes a través del patrimonio político de Rafael Correa, le dimos el voto.

Junto a ellos, la Bancada de Alianza PAIS, quienes también llegaron con el patrimonio político de Rafael Correa, algunos, tomaron posición junto al Morenato. La decisión de los traidores y desleales es fácil, buscar que los siguientes cuatro años, ellos, estuvieran bien con su «plato de lentejas».

Muchos renunciamos «me incluyo» y rechazamos que nuestra dignidad sea comprada. Endeudados, con hambre pero con la dignidad por encima de cualquiera.

La compra de conciencias se repitió con varios líderes sociales «que de líderes no tienen nada». Sus bases vieron que más les importó un cargo, un poder momentáneo, un plato de lentejas que el proyecto político, que la búsqueda del bienestar de los ecuatorianos. No sé hasta qué punto estén tranquilos/as, sabiendo que no hay testigo tan terrible, ni acusador tan potente, como la conciencia, que yace en cada uno de nosotros.

Esos conceptos que en ese espacio deberían haber tomado vida, no fueron más que aniquilados de inmediato por la deslealtad.

Pero el costo político de esto, se refleja en la actualidad. Ministros menospreciados incluso por la propia clase politiquera de la derecha, asambleístas presos, asambleístas denigrados, funcionarios inservibles y candidaturas que no fueron votados ni siquiera aún, por su propia familia.

Inclusive los propios traidores reconocen el patrimonio político de Rafael Correa; tanto así, que hicieron volantes, carteles, mensajes en el que incluían a Rafael Correa para ganar un escaño… escaño que resultó ser su sepultura política. Hoy en día con las redes cuya información fluye, es difícil engañar al electorado; o por lo menos, las formas aún no están capitalizadas.

Si la clase politiquera dejara a un lado sus pasiones, estos correistas odiantes, pudieran aprender sobre la importancia y la gloria de construir un patrimonio político, más que el económico. ¿Lo dudan? pregúntenle a Lasso qué tal le va con su patrimonio político.

Diane Rodríguez (O)

@dianerodriguezz

Prensa República Del Banano

Un comentario Agrega el tuyo

  1. ARTEMIDORO ZEVALLOS VERA dice:

    Existen otros, cuya ruindad e iniquidad los priva de respetabilidad, ya que no de capital político, que ni es deseable en el ejercicio de sus tareas ni, ¡por todos los dioses!, podría ser atribuible a @MashiRafael: los jueces y fiscales paniaguados, que dictan sentencias o elaboran dictámenes e inician procesos investigativos sesgados, bajo el “influjo síquico” de ultratumba del Gran Demente que se creyó investido del “poder originario” (No es difícil de entender: la médium es la Bruja Romo y seguirá siéndolo hasta la derrota final de este régimen de oprobio). Lo mismo es aplicable a los grandes medios de comunicación y la mayoría de sus articulistas, drogados por el odio e incapaces de ocultar que sólo defienden el orden social y político que precautela sus oscuros y mezquinos intereses.
    Diane, usted señala a los que perdieron lo que se les otorgó; yo le pido que me permita colocar al lado de ellos a los que nunca tuvieron las virtudes que ambos admiramos en los seres humanos. Abrazos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s