#ArtículoBananero| Entre Moreno y los sacerdotes de la difamación, espejos rotos Por Luis A. Castillo

Del discurso del diálogo de los brazos abiertos y de los aires de libertad solo quedan pedazos de espejos desperdigados, cuyos despojos dan razón de una narrativa pestilente de engaño. En efecto, de lo que prometió Moreno de ser la continuación de la década de logros materiales y de alta autoestima, solo queda el residuo de un Rey Midas abucheado que ya ni asoma, y que todo lo que ha tocado se ha destruido y desintegrado. Como resultado, hay un entorno nacional de zozobra y de miedo. En un “Estado suicida”, sin esperanza de vacunas, la muerte asoma en la esquina de cada calle.

Para colmo, y como daño colateral, los sumos sacerdotes de los medios de la difamación ya empiezan a rasgarse las vestiduras. El ocaso para ellos está a la vista, pero ya la nueva camioneta está lista. Eso sí, mientras el jolgorio de la farsa se daba, la pachanga de lanzar lodo retumbaba los cuatro puntos cardinales. Atizaban el fuego, apuntaban con el dedo, jugaban con la vida ajena como en casino y, con todo desmadre, pronunciaban el nombre y apellido del infeliz correísta que se cruzaba por la mente del verdugo manchahonras. Y por el sufrimiento causado por los diletantes, ¿quién responde? Hoy se comen la larga cola con la misma boca.

No pudieron posicionar la idea  del “prófugo de Bélgica”, el chuzo y desabrido cuento de las “vaquitas”, que la “cubanización”, que la “venezolización”, que la “desdolarización”, y dale que dale…; que el miedo que una mafia narco gobernaría el Ecuador, que no hay vacunas para niños por culpa de Correa, que el pajarito inoportuno cantó y la farsa se desinfló. Toda esta narrativa mal oliente no persuadió. Hoy lúcidos de miedo, desabridamente se percatan que: “El país no empieza ni termina en Sanborondon”. ¿Qué? ¿Cómo  es eso? ¡Ya nada! Cansaron y nadie les creyó. No pudieron destruir al invencible Rafael Correa Delgado. Es más, entre más lo persiguieron, más lo fortalecieron. ¡A arreglar maletas! Perdieron.

Y perdieron porque no lograron persuadir de boca a oreja a más de tres millones de ecuatorianos. Como tampoco caló en la conciencia la consigna del Morenato/Trujillato de borrar cualquier aspiración a que la Revolución Ciudadana, hoy Unión por La Esperanza (UNES) ejerza el poder, esto es, usando toda artimaña para obstaculizar su registro legal en el Consejo Nacional Electoral, y luego poniendo en vilo su participación en los comicios. Inclinaron la cancha hasta que su participación solo se puso en firme el 25 de diciembre.

Las huellas quedan: lo que se ve es una estela de trampas, de relatos burdos, de un rosario de golpes blandos fraguados. Entre otros, se ve la ilegal consulta popular del 7 veces Sí, el Consejo de Participación Ciudadano y Control Social Transitorio, el robo de la Presidencia de la Asamblea, y la trampa mayor de inhabilitar a Rafael Correa. Las huellas quedan: un gobierno inoperante, sordo, mudo e indiferente. También queda la desconfianza de una Asamblea Nacional, cómplice y cuestionada por evidente corrupción, y la sombra nefasta de una fiscalía politizada, sobresaliente solo en su mala fe, todos unidos en el jolgorio de la ineptitud. En retrospectiva, error garrafal el de Moreno no haberse “largado” después de comerse su “arroz con huevo”.

La respuesta: el progresismo ha triunfado, véaselo desde todo ángulo. La derecha está sepultada. Moreno, al desnudo, refundido sin movimiento político, yace huérfano, sin un solo voto, y sin Roldán, ni Romo, ni Martínez, ni los Granda a su lado. La gran obra de su destrucción pasa factura a la traición, con un Moreno rechazado. ¿Qué queda? Entre Moreno y los sacerdotes de la difamación, sólo hay pedazos de espejos rotos desperdigados.

Luis Alfredo Castillo

Articulista

Prensa República Del Banano

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Carmen M. Rivadeneira B. dice:

    Un gran artículo. La descripción de una verdad sin tapujos.

    Me gusta

  2. Nancy Ordoñez dice:

    Nada más apegado a la realidad. ¡Excelente artículo! Así terminan los traicioneros, los vendepatria: como espejos rotos desperdigados. Nos han dejado agobiados, confundidos y con dolor al ver a mi hermoso país sumido en la incertidumbre. Nos traicionaron. Los verdugos han conspirado en contra de su propio pueblo, negándonos el derecho a la vida misma. Han velado solo por sus intereses personales, y nos hemos quedado expectantes del show durante cuatro años. ¡Descarados! Sin embargo, ¡soplan vientos nuevos! Es hora de juntarnos. Rompamos el miedo y la incertidumbre. Regresemos a la libertad y a la justicia que nos hemos dejado robar. Soñemos por un vivir diferente. Encarnemos esos sueños haciéndoles realidad. Seamos los que somos: un pueblo lleno de voluntad, que ya aprendió a caminar con dignidad.

    Me gusta

  3. Ana dice:

    La Prensa es corresponsable en esa destrucción, usando la libertad de expresión como excusa para calumniar y mentir. Todo lo que publiquen debería enraizarse en hechos comprobables. Es imprescindible erradicar la falta de profesionalismo a la que se acostumbraron algunos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s