#ArtículoBananero| Del podio y la gloria, al maltrato, olvido y destrucción Por Gabriel Quiñónez

el

Ecuador está enfrentando una de sus peores crisis económicas, sociales y de salud pública de las últimas décadas; pero todo está calladito. Cortinas de humo y una comunicación estatal efímera e irresponsable solo contribuyen a aumentar la percepción negativa por gran parte de la población ecuatoriana. Contamos con un desgobierno que parecería “impreparado” e improvisado-lo hemos dicho más de una vez-frente a todo el desastre que se vive.

La historia del deporte ecuatoriano, más allá de sus épicos momentos, del esfuerzo, entrega y coraje de cada uno de sus deportistas. En esos días, tuvieron que convivir involuntariamente con la “atención” pulverizada del Estado, sin referentes en políticas públicas o leyes, y la desatención a los escenarios deportivos. Al otro extremo, la ciudadanía sin vías afectivas por el Estado, de lo que significaba educar y promover la importancia de la actividad física y recreativa.

Estuvo presente la mirada de olvido hacia las personas con discapacidad, en las que Estado no les ofrecía nada, para esos días, ni siquiera sabían qué era el Comité Paralímpico, un Ministerio del Deporte o la Constitución; ellos al igual que los deportistas convencionales desconocían cuáles eran sus derechos, y menos aún tenían voz.

No reconocer y borrar los logros en la administración del expresidente, Rafael Correa, en el deporte ecuatoriano, seria ser deshonestos con la historia. En 2007, se aplicó un modelo que fortalecía el sistema deportivo, un Estado como garante de derechos de los deportistas, creando así el Ministerio del Deporte, Ley Deporte, y algo sin precedentes el Comité Paralímpico Ecuatoriano. Lo que permitió avances, logros y la democratización del deporte. Y lo principal, recobrar la importancia, visibilización y respeto hacia el deportista paralímpico y convencional, dentro y fuera del escenario de deportivo. ¿Lo olvidamos?

La creación de los cinco Centros de Entrenamiento de Alto Rendimiento-hoy en total deterioro- el Plan de Alto Rendimiento, becas, casas y acompañamiento multidisciplinario, proyectos emblemáticos, eran el territorio de miles de sueños hechos realidad para los deportistas ecuatorianos y la ciudadanía. Para muchos desmemoriados y egocéntricos, será difícil reconocer los avances de esa época y trabajar sobre lo ganado.

En el transcurso de estos tres años, la distracción, retroceso y contradicciones están “a flor de piel”. Eliminación de una Cartera de Estado, reducción de presupuesto, un antitécnico y dudoso plan de alto rendimiento, olvido en escenarios deportivos un ejemplo es el coliseo, Nubia Villacis Díaz, la obra ya contratada del Complejo Deportivo de San Rafael, y otros holocaustos. ¿A quiénes se afecta?

“En cambio nosotros no traemos una medalla nunca”, así se desconoció la entrega y logros de nuestros deportistas. Sí, reconocemos el proyecto Juego Limpio 2030, que, según datos de la secretaria del Deporte, es inaugurar 1.000 canchas en todo el país, en tres años de gestión se han entregado 10.

A estas alturas, ya análisis sobran. Al igual que los escenarios deportivos sin mantenimientos, y otros sin ser entregados y cerrados, existe un brutal e irresponsable trato hacia nuestros deportistas por parte de la Secretaria del Deporte, tal es el caso del gimnasta, y medallista de los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires, Argentina 2018, Joshua Calvache, que semanas atrás desde sus redes sociales ofrecía boletos para una rifa, dinero con el que cubriría el costo de una operación, medicina y rehabilitación. Otro caso similar, son las suplicas insistentes de la especialista en salto triple y largo, Yuliana Angulo, radicada en Guadalajara, España desde 2018, y sin apoyo estatal para su preparación rumbo a Tokio 2021, busca el apoyo de familiares y amigos para cubrir sus gastos. Y parece ser, que todo este desastre no tiene fin, hoy la velocista olímpica, Marizol Lanzazuri, denunció desde redes sociales “”Me cansé de pedir limosnas a la Federación Ecuatoriana de Atletismo”.

Landazuri, no cuenta con los recursos para poder realizar su base de entrenamiento en Estados Unidos, y cubrir los gastos previos en la búsqueda de un cupo a la cita olímpica Tokio 2021. ¿Hasta cuándo tanta mediocridad y odio hacia nuestros deportistas?

Los súbditos de Moreno, durante casi cuatro años solo han renegado, perseguido, destruido; y sostener que nada del pasado sirvió, pero hay dudas, ¿Qué acciones saludables e inmediatas se realizaron para mejorar” tanto mal al deporte ecuatoriano”?

Por Gabriel Adrian Quiñonez Díaz (O)

@GabrielAdrianQ

Prensa República Del Banano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s